Ya en la calle el nº 1032

¿Quién dijo miedo?, por Juan Montiel

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

JUAN MONTIEL/DIRECTOR DEL «EL GRAN SHOWMAN»

Tras la tempestad llega la calma. Y en esta calma echo la vista atrás y analizo cómo empezó todo y cómo hemos llegado hasta aquí.

Todo empezó de la forma más casual. Juana Mari Pérez, una compañera y amiga de la Asociación “Banda de música” a la que pertenecemos los dos y directora de la Banda Infantil, me preguntó en un ensayo si había visto la película “El Gran Showman”. Le contesté que no y me dijo que no podía ser…que tenía que verla porque era una película maravillosa.

¿Quién dijo miedo?, por Juan Montiel

Nada más llegar a casa, tras el ensayo con la banda, alquilé la película en una plataforma digital. Reconozco que mi compañera llevaba razón…la película me cautivó y me hizo pensar. ¿Sería yo capaz de poder escribir un guión teatral para adaptar la película a una obra de teatro musical con voces en directo? ¿Quién dijo miedo? Días después comencé a escribir el guion y tras acabarlo me dispuse a buscar al elenco. Por supuesto, tenía claro que Juana Mari formaría parte del mismo ya que conocía sus dotes vocales aunque nunca había interpretado. Pero para esto estaba yo…para ayudarla y orientarla en interpretación.

De esta forma fui reuniéndome con los posibles actores, actrices,  exponiéndoles el proyecto. Tengo que reconocer que no tuve muchos problemas para conseguir su adhesión al proyecto porque la mayoría conocían la película y era un sueño su participación.

¿Quién dijo miedo?, por Juan Montiel

A la vez también conseguí involucrar al Grupo de Danza “Aliesán”, tras reunirme con sus directoras Ana y Esperanza. Aliesán dispone de un magnífico plantel de bailarinas con una dilatada experiencia en los escenarios. Igualmente  pedí colaboración al elenco de actores, actrices y equipo técnico (sonido, microfonía, proyecciones…) del grupo “Animateatro”, del que soy director y no dudaron en unirse al proyecto.

Una vez concluida esta selección me dirigí a la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Calasparra para exponerle el proyecto que tenía entre manos y para pedir su colaboración con el fin de llevarlo a cabo. Necesitaba su apoyo en medios técnicos y materiales. Tras analizarlo no dudaron en apoyarlo y darme su confianza y todo tipo de facilidades.

¿Quién dijo miedo?, por Juan Montiel

Conseguido todo el equipo humano, tan variopinto como el de la película (formado por más de treinta personas desde los 8 años hasta los 75) comenzaron los ensayos. Este fue el primer escollo con el que me encontré: llegar a acuerdos para fijar día y hora de ensayo era labor imposible (actores estudiando en Murcia, otro en Granada, otra vivía en Caravaca, estudiantes de Bachillerato con exámenes, estudiantes de la ESO, un cristalero que acababa su jornada laboral a las 8 de la tarde, trabajadores en fábrica con horarios cambiantes, etc).

Cuando todo parecía estar cerrado y preparado, se me ocurrió convertir el Auditorio en el “Circo Barnum”, que la gente al entrar al Auditorio se sintieran ya en el circo. Para ello pedimos colaboración al grupo de teatro “Aquelarre” de Calasparra que hicieron una labor magnifica como animadores en el hall y en el patio de butacas a la vez que presentadores del musical.

¿Quién dijo miedo?, por Juan Montiel

Tuve que idear ensayos en pequeños grupos donde, por desgracia, siempre faltaba alguien y yo mismo tenía que hacer la sustitución para poder ensayar las escenas.

Gestionar esta situación ha sido mi quebradero de cabeza y quizás la causa de que no hayamos estrenado antes el musical.

La última semana, previa al estreno, fue agotadora. Temía por las voces de los cantantes ya que hicimos dos ensayos generales (martes y jueves) y luego tres representaciones en viernes, sábado y domingo. Cinco días de siete cantando a ese nivel podría haber pasado factura, pero afortunadamente todo salió bien y pudieron tener la voz preparada para la ocasión.

¿Quién dijo miedo?, por Juan Montiel

Entre bambalinas mucha tensión pero también mucha sincronización. Todo estaba perfectamente programado, la regidora hizo una gran labor y todos arrimaron el hombro ayudando a cambiar el vestuario, facilitar el atrezzo, y animar al grupo.

Actuar con voces en directo suponía un nuevo reto por la complejidad de los cambios de micrófono entre actores, actrices, así como la coordinación del equipo técnico para  conseguir un verdadero equilibrio entre las voces y la música.

La iluminación también ha sido una parte fundamental para el resultado final del musical,  ya que hemos estudiado escena por escena cual sería la adecuada en cada momento.

Todo ello ha supuesto un gran esfuerzo y trabajo por parte de todos para que el resultado haya sido el esperado, satisfactorio, superando incluso las expectativas imaginadas desde un principio.

¿Quién dijo miedo?, por Juan Montiel

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.