MARI CRUZ GIMÉNEZ/TRABAJADORA SEMANARIO EL NOROESTE

Querida Gloria.

Gracias por este año que me has dado; tú sabes que te admiro un montón.

Las personas con discapacidad podemos ser Mujer del Año, por qué no. Tenemos que luchar por las barreras que nos lo impiden.

La discapacidad en la sociedad es muy difícil, y hay gente que se hace la sorda ante nosotros y nos ignora.

Cada día de doy cuenta de la discriminación que sufrimos, por eso tenemos que luchar y decir “basta”.

La discapacidad no tiene que ser un obstáculo ni para mí para nadie. También somos personas y merecemos un respeto.