JESÚS AMO PÉREZ

Cinco serán los candidatos a rector de la Universidad de Murcia: los decanos de las facultades de Química, Pedro Lozano, y Ciencias del Trabajo, José Luján, los catedráticos de Óptica Pablo Artal y de Filosofía Moral Emilio Martínez Navarro; y el catedrático de Documentación José Antonio Gómez.

Entrevistamos a José Luján Alcaraz.

¿Qué le motivó a dar el paso y presentar su candidatura a rector de la Universidad de Murcia?

No hay una única razón, sino una suma de ellas que se concretan en el convencimiento de que, en este momento de mi vida personal y profesional, estoy en disposición de contribuir a resolver problemas que afectan al presente de universidad y, sobre todo, a devolver a la comunidad universitaria la ilusión en un proyecto común basado en la calidad de la docencia, de la investigación y de la transferencia de conocimiento a la sociedad.

Desde 2014 es usted decano de la Facultad de Ciencias del Trabajo, además, desde este mismo año ocupa el puesto de presidente del Consejo Económico y Social de la Región de Murcia ¿Qué experiencia le han aportado estos años para coger las riendas de la Universidad de Murcia?

Creo que bastante. La gestión universitaria no es nueva para mi. Antes fui Secretario General en la UPCT, por ejemplo. Pero la visión de la universidad que tiene un decano es muy importante.

La experiencia CES es distinta: por una parte, te ofrece una perspectiva privilegiada del entramado institucional regional y de la importancia que para el desarrollo de la Región de Murcia tiene el trabajo que desarrollan las diferentes organizaciones representativas de intereses económicos y sociales; y, por otra, te convence del valor de la participación, el diálogo y el consenso como método más eficaz para encontrar solución a los problemas.

Imaginemos que gana las elecciones ¿Cuáles serían las primeras medidas que adoptaría?

La primera que hay que tomar es puramente administrativa: aprobar la resolución sobre estructura y competencias de los Vicerrectorados, la Secretaría General y la Gerencia.

Pero la pregunta, obviamente, iba en otra dirección. En esa, lo inmediato es disponer lo necesario para que los departamentos puedan preparar sus planes de ordenación docente y los centros puedan planificar el próximo curso. Y fijar un calendario de entrevistas y negociaciones para abordar asuntos que no admiten demora como el estudio de plantilla del PAS, la reducción del precio de los másteres o la situación del profesorado

En los últimos años se habla de que caminamos hacia una nueva Revolución Industrial, basada principalmente en la Ciencia y la Tecnología ¿Cómo piensa abordar desde la Universidad los nuevos requerimientos de este mercado laboral?

Por una parte, es necesario potenciar nuestra capacidad investigadora, especialmente por medio de la internacionalización. Por otra, habrá que revisar nuestros planes de estudios para adecuarlos a las demandas de las profesiones del futuro.

Si es verdad que todavía no se han inventado el 60 o 70 por ciento de ellas, no debemos perder el tiempo para tomar decisiones atentas a los grandes cambios que se vislumbran en los ámbitos de la tecnología, la inteligencia artificial y la robótica, el big data, la biociencia y la nanomedicina.

Usted hace hincapié en la importancia de la actividad de representación estudiantil, sin embargo es consciente de la dificultad entre esta actividad y la conciliación de la misma con el estudio ¿Qué ideas tiene para favorecer esta necesaria conciliación?

En la candidatura estamos convencidos de que la actividad de representación estudiantil es un derecho y un deber de todos los estudiantes que debemos fomentar y reconocer adecuadamente.

Para ello es necesario dotar de un presupuesto adecuado a las delegaciones de centro, favorecer la adaptación y reconocimiento académico inherente al desempeño de funciones y mejorar el reconocimiento de créditos CRAU a los estudiantes que realicen actividades de representación estudiantil.

Su equipo tiene claro cuáles son los pilares principales de la universidad, en cuestión de docencia, investigación, internacionalización, calidad, sociedad y empresa y gobernanza ¿Cómo es la Universidad que queremos?

La Universidad que queremos es la Universidad de Murcia. Una universidad con espléndido futuro que se asienta en la tradición de sus 100 años de existencia. Una universidad que no se limita a cumplir su funciones docentes y de investigación, sino que quiere ser reconocida por unas y otras como referente nacional e internacional. Una universidad, en fin, que identifica y representa a Murcia en el mundo y se ofrece como el mejor socio para el empresariado regional.