Francisco Cassinello (por la Familia Cassinello)

Al Ayuntamiento de Calasparra

Han pasado ya tres semanas desde que tuvo lugar el acto que confirmaba el acuerdo tomado, por unanimidad, en el Pleno del Ayuntamiento de Calasparra del día 27 de Junio pasado, por el que el Auditorio del Castillo  pasó a denominarse Teatro Abierto del Castillo Juan Enrique Cassienello, “Jota Cassinello”. Y hemos querido dejar pasar este tiempo prudencial para mostrar nuestro más sincero y profundo agradecimiento con objeto de alejarnos temporalmente de las fuertes emociones que la inmediatez de un acto tan extraordinario como el que tuvo lugar el día 11 de agosto  pueden hacer perder la objetividad necesaria y suficiente para declarar la franqueza de este agradecimiento.

Sí, agradecimiento en primer lugar al pueblo de Calasparra representado por su Ayuntamiento; agradecimiento a todos los grupos políticos con representación municipal que, por unanimidad, aprobaron la nueva denominación del mencionado auditorio con el nombre de Juan Enrique Cassinello; agradecimiento al Alcalde de Calasparra, Don José Vélez (para nosotros Pepe Vélez) como creador e impulsor de la idea; agradecimiento al equipo de gobierno por su apoyo y trabajo en la preparación y desarrollo de este acto; agradecimiento muy especial,, al concejal Don Antonio Merino como responsable directo de la organización del evento del día 11 de agosto por su esfuerzo, por el trabajo realizado y por las brillantez con la que se desarrolló el acto; y agradecimiento al público que participó con entusiasmo y pasión convirtiendo un posible acto protocolario en un episodio excepcional  y sorprendente, lleno de emociones y sentimientos y que, creemos, nos hizo disfrutar a todos de manera singular. 

Podríamos citar aquí la seriedad de la organización, podríamos mencionar la sensibilidad de las intervenciones, podríamos aludir a la notoriedad de las actuaciones musicales, podríamos hablar de la perfección en la coordinación, organización y  desarrollo del acto, y podríamos hacer referencia a multitud de detalles, aspectos y pormenores, todos ellos, para nosotros, sobresalientes y, aún así, creemos que nos faltarían palabras y términos para poder definir todo lo que pudimos sentir aquella noche.

Por eso, por todo ello, por haber hecho posible esa noche mágica y sobre todo porque un lugar tan atractivo y emblemático de esta localidad como es el Castillo lleve el nombre de “Jota Cassinello”, queremos manifestar nuestro más sincero agradecimiento y nuestro más verdadero reconocimiento.

No recuerdo quien dijo que la gratitud es lo que separa el derecho del privilegio. Tened por seguro que para nosotros, para nuestra familia, todo lo que ha hecho ese Ayuntamiento en este sentido es un verdadero privilegio  por el que siempre estaremos agradecidos.