LETICIA RICO

Aquí me encuentro con Juan Antonio Montoya un gran corredor de encierros, más conocido como «Juanin», dentro de este círculo. Nació en Calasparra el 30 de Junio de 1994, años más tarde se trasladó a vivir a Barcelona con su familia, peroJuan Antonio Montoya nunca deja de sentir y visitar su tierra y mucho menos en fechas tan señaladas como son los encierros, que año tras año viene a vivir con nosotros. Le conocí por un amigo en común y tras conocer su pasión desmedida por el mundo del encierro, en aquel momento pensé que nadie mejor que él para que me hablase de un encierro desde dentro. Le pedí que me respondiera a unas preguntas y el accedió encantado. Mi intuición no me falló como podréis comprobar. Desde aquí quiero agradecerle el tiempo que me ha dedicado para conocerle un poco más a fondo a la hora de vivir el encierro y hacer un pequeño reportaje para la entrevista.
– En invierno te dedicas a estudiar, ¿Qué estudias, y de donde sacas el tiempo para tu preparación como corredor?
Efectivamente, en invierno estudio, estoy cursando el grado de Derecho en la Universitat Autònoma de Barcelona y, además de estudiar también trabajo, así pues, no es ninguna sorpresa para mí el tener que sacar tiempo de donde no lo hay. Normalmente si no voy muy saturado de trabajo ni de estudio acostumbro a salir a correr para poder mantenerme en un mínimo de forma física ya que, creo que la estado físico en el que te encuentres a la hora de correr un encierro es vital tanto para ti y tu seguridad como para la de los demás corredores que van a tu lado. Siempre intento sacar un rato para correr y no dejarme y si una semana no puedo salir a la siguiente intentar de hacer si no lo de las dos semanas, un poco más de lo normal.
– ¿A qué edad comenzaste a correr encierros?
Aunque esté mal, lo reconozco, cuando empecé a correr encierros todavía no era mayor de edad, ni mucho menos. Mi primer encierro lo corrí a los 16 años, fue el encierro infantil de Calasparra, a partir de ahí, cada año siempre hemos intentado aumentar el número de encierros a los que asistir para así poder ir aprendiendo y mejorando la manera de correr ya que correr al lado de personas que saben tanto, como las que tenemos a los alrededores de nuestro pueblo te hace mucho bien.
– ¿En tu familia hay antecedentes de corredores? ¿De dónde crees que te viene esa afición?
Pues concretamente de corredores en mi familia no hay, eso sí, mi abuelo desde joven siempre ha asistido a los encierros y a las vacas de Moratalla, Canara y todos los pueblos de alrededor aunque como ya digo, él siempre dice que » los toros donde mejor se ven es desde la barrera ». Precisamente de ahí viene mi afición, de mi abuelo, desde bien pequeño siempre me ha llevado con él a los encierros de todos los alrededores de Calasparra, ningún año nos perdíamos ninguno, ahora ya no puede asistir porque la edad no le permite estar por los campos ni mucho rato de pié pero puede confiar que ha dejado un buen legado en su nieto, le agradezco con toda mi alma que me inculcase esta afición, tanto los encierros como las corridas de toros a las que todos los años asistíamos con nuestro abono de feria.
– ¿Qué opinaron en casa cuando empezaste a correr?
No, la respuesta a esta pregunta siempre es típica, por supuesto, y como no podía ser de otra manera, cuando empecé a correr todo eran discusiones con mi madre (tal y como pasa hoy en día también) para que no corra, pero eso sí, tengo que admitir que siempre ha respetado que me guste esto de los encierros y aunque a regañadientes nunca me ha prohibido ir a ningún sitio a correr y eso es de agradecer. También decir que siempre hay regañinas por correr más cerca o más lejos del toro pero luego también le gusta ver los videos y fotos que, a veces salen por internet. En definitiva, yo la entiendo a ella porque soy su hijo y se preocupa por mi y ella me entiende a mí y respeta que esta afición es la mayor que tengo en mi vida.
– Eres un corredor fijo en Calasparra, pero además de la ciudad del arroz te desplazas a muchos más destinos. ¿Qué significa para ti Calasparra? Y cuéntanos alguno de esos destinos.
Por supuesto, Calasparra, como mi pueblo que es, no puede faltar nunca en mi calendario y así es, Calasparra para mí es especial y creo que eso nunca cambiará, el motivo de que sea especial, aparte de porque sea mi pueblo es por el ambiente y por lo que significan los encierros. En cualquier otros sitios donde vamos normalmente te echan en las calles dos novillos o dos novillos y una vaca, en cambio en Calasparra, son seis, en los demás lugares siempre tienes los nervios típicos de antes de correr un encierro, pero en Calasparra siempre es especial, ese ambiente que hay en la curva de la biblioteca, los compañeros, el público, la tensión se respira en el ambiente, para mí es extraordinario, no tiene comparación con ningún otro encierro de la zona y además son especiales para mí porque son los que cierran mi temporada de encierros y es donde siempre intento dar el 200% de mí, además de Calasparra hay varios destinos a los que junto a mis compañeros intentamos no faltar a ninguno, algunos de estos destinos son Socovos, Tazona, El Sabinar, Riópar, Bogarra, Liétor, Moratalla, Isso, Letur etc.. en general todos los encierros que hay en la Sierra del Segura en los meses de Julio y Agosto añadiendo algunos encierros en la Región como por ejemplo, además de Moratalla, Canara o Blanca. Realmente se me hace muy difícil destacar alguno de estos encierros en concreto porque todos tienen algo especial que te acelera el corazón cuando ves venir a los animales, Letur con su barranco tan característico, Tazona con su espectacular entrada de los novillos al pueblo, Socovos con sus largas calles para ajustar delante de los toros. Si tuviese que destacar alguno este año, aparte de Pamplona, donde este 2014 ha sido la primera vez, destacaría Isso por su gran recorrido para correr los astados y también destacaría Bogarra con su gran cuesta y lo bonito que es correr delante de los novillos allí. Si tuviese que destacar algún pueblo en negativo sin duda sería Tobarra, donde creo que tienen un serio problema con los cruces de personas mientras corres y con la cantidad de menores que participan en el encierro, desde mi humilde opinión y con todo el respeto del mundo, pienso que sería algo que tendrían que corregir y seguro que con el tiempo lo conseguirán.
– ¿Has sufrido algún percance desde tus principios como corredor?
Percances graves nunca he sufrido, es decir ninguna herida por asta de toro ni nada parecido, solo lo habitual en los corredores, algún que otro apretón por parte de los toros y alguna caída que por suerte y gracias a Dios no han traído más consecuencias que algún rasguño y el susto pertinente. Esperemos que todo lo que me pase, si es que me tiene que pasar algo, sea algún que otro rasguño.
– Antes del encierro, ¿sigues algún ritual?
Puesto que soy una persona creyente (y no me avergüenzo de decirlo) siempre antes del encierro me persigno tres veces para que mi Cristo de la Sangre y mi Virgen de la Esperanza me proteja a mí y a todos los compañeros que corren a mi lado en cada encierro.
– Y por último, ¿Qué crees que piensa o siente la gente que te conoce y se preocupa por ti en esos momentos, y tú que les dirías?
Pues piensan que estoy loco perdido, y lo veo completamente normal, pero como ya he dicho antes siempre me respetan y me han respetado y es de agradecer, yo lo único que les puedo decir es que sigan rezando por mi para que no me pase nada malo que los quiero mucho y aunque ellos crean que no, siempre que hago una carrera delante de un toro los tengo a todos presentes.