Ya en la calle el nº 1034

Publicado en la revista CANGILÓN un texto sobre el material lingüístico de Vélez Blanco recopilado por Miguel Sánchez Robles

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
  • El artículo, redactado por Ángel Custodio, reúne la compilación de voces que el novelista caravaqueño recogió entre 1983 y 1985
  • Presentación del último número de CANGILÓN, con un trabajo que da cuenta del material lingüístico recopilado por el maestro y escritor caravaqueño Miguel Sánchez Robles, a propósito de Vélez Blanco, en el centro mismo de la Oróspeda, entre 1983 y 1985.

ÁNGEL CUSTODIO NAVARRO SÁNCHEZ

El pasado día 4 de noviembre se ha presentado, en Alcantarilla, el último número de la revista CANGILÓN (Revista de Etnografía del Museo de la Huerta de Murcia), el 40.

En el mismo se contiene el artículo por mí redactado: El tesoro de las voces dialectales en la Oróspeda: material recopilado por Miguel Sánchez Robles en la localidad almeriense de Vélez Blanco, entre 1983 y 1985.

Ahí se transcribe y versa el material escolar que entre 1983-1985 recopiló en Vélez Blanco, Miguel Sánchez Robles, con especial atención al fondo lingüístico dialectal que supuso dicha recopilación de voces (en lo que se apartan de la Gramática normativa, pero también en lo que evidencian, un léxico patrimonial y autóctono).

El trabajo, incluido en una experiencia de integración de la escuela en el entorno local y que fue reconocido con un Accésit a un Premio Nacional en 1987 sobre innovación educativa otorgado por el Ministerio de Educación y Ciencia, tiene además un valor considerable al explicitar el dominio lingüístico murciano hacia poniente, en tierras almerienses, camino del andaluz.

Se da, asimismo, cuenta del conjunto del material recopilado, de extraordinaria calidad para la globalidad de la cultura velezana –en su expresión local, pero también comarcal- y su estrecha vinculación, como exponente significado, con cuanto comportan las tierras de la Oróspeda, en cuyo centro geográfico exacto se ubican los Vélez.

Hace 40 años, y durante dos cursos escolares, en el colegio Castillo de los Vélez, de Vélez Blanco, tuvo lugar la recopilación, por escolares de nuestra generación, y más jóvenes, de parte de nuestra cultura, bajo la dirección de dos maestros bien concienciados: el mencionado Miguel Sánchez Robles y Ana Gil Martínez.

Sobre Sánchez Robles –Caravaca de la Cruz, 1957; poeta de prestigio, con muy estimable obra velezana, en aquellos años, y hoy con renombrada fama, a nivel del Sureste y general español como autor contemporáneo, con numerosos galardones como escritor- cabe decir que fue un acierto esta loable tarea por él dirigida. En efecto, el material recopilatorio y la Memoria sirvió para la elaboración del libro Manifestaciones literarias y folclóricas de Vélez Blanco, de1985 (editado por aquel colegio).

Sobre esa obra publicada en 1985, sobre la personalidad de Sánchez Robles, y sobre su poesía, en aquel entonces, obtendrá más información el lector interesado, en el libro/periódico a él dedicado por el Instituto de Estudios Almerienses, titulado Un hábito de vida (publicado por Alfaix, en 1988), con ilustraciones del pintor de Chirivel, Antonio Egea.

La lectura del texto de 1985 -ya en Mallorca, donde residíamos desde 1982, pero con contacto permanente con los Vélez; como hoy, en Eivissa y Formentera, desde el 2000- nos sugirió muchísimas cosas por y para hacer en el futuro; como se deriva de la colaboración con Revista Velezana, desde 1994… y, andando el tiempo, como un tema central de investigaciones diversas: el habla velezana.

La relevancia del material localizado por mí en 2011 transciende, desde el estricto punto de vista sociocultural y filológico, lo meramente local o comarcal velezano, por cuanto ayuda a describir la riqueza lingüística del dominio murciano, en su ámbito de poniente, como tránsito hacia el andaluz, en plena y legendaria Oróspeda: el país conformado por la comarca de la Sierra de Segura, en Jaén, eje del Sureste; la de las Altiplanicies de Baza y Huéscar, con la Sagra como elemento mítico, en Granada; la del Noroeste o Tierras Altas, con Caravaca y su entorno, en Murcia; la de la Sierra del Segura, en Albacete, y en el centro, los Vélez, en Almería.

Ahí está, en este texto, el Vélez Blanco de mitad de los 80, y también la huella y trabajo de personas amigas que ya faltaron, a las que va nuestro homenaje.

Agradezco, profundamente, la labor realizada por María José Gómez Guillén, de CANGILÓN, en pro de la inclusión de este texto, así como a toda la Dirección de la revista, por el interés manifestado en pro de la divulgación de la común cultura en la cuenca del Segura, inclusive la expresada fuera de los límites geográficos exactos de la Región de Murcia.

También, me consta, que el recopilador de aquel material, Miguel Sánchez Robles, tan ligado y vinculado a Vélez Blanco (por este y otros escritos), ha referido su extrema gratitud por esta labor de recuperación y divulgación de una parte de lo no publicado de aquel trabajo de mitad de los 80. Y, por eso, ahora nuestra obligada difusión.

Como la revista CANGILÓN se edita en formato papel y en formato electrónico, su localización será muy fácil.

Ya trataremos de hacer presentaciones en Vélez Blanco y en Vélez Rubio de esta revista (ya se da noticia en la web del Museo Miguel Guirao). Y, si procede, en Caravaca. Al igual, también, que difusión en los Vélez de EL NOROESTE DIGITAL, por su labor loable, en pro del fomento de la cultura en todo el entorno.

Significativamente aparezco, bajo el título del texto que ahora se difunde, calificado por CANGILÓN como “Jurista especializado en protección del patrimonio cultural y lingüístico”, y decirlo a propósito de este escrito, es una satisfacción muy grande.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.