MICAELA FERNÁNDEZ

Albudeite conjuga dos tradiciones durante la mañana del Domingo de Resurrección, el fin de la Semana Santa y la bienvenida a la primavera Albudeite celebra el Domingo de Resurrección dos de las tradiciones más antiguas de la localidad, el Encuentro en la plaza de la Iglesia con Cristo Resucitado y la Quema de Judas, un simbólico acto de purificación con el que Albudeite elimina todo lo malo del año para comenzar un nuevo periodo.

Quema Judas

Quema Judas

La procesión de Domingo de Resurrección la abre el Corazón de Jesús, seguido por San Juan Evangelista y Nuestra Señora de los Remedios, patrona de la villa, sin el Niño que porta, el cual es llevado por el Hermano mayor de la Cofradía.

Tras separarse se reencuentran en la plaza, a la que llegan por dos calles distintas. San Juan recibe al Corazón de Jesús y se retira a un lado y Nuestra Señora de los Remedios hace tres reverencias el Corazón de Jesús y éste devuelve a su Madre otras tres reverencias. Es el momento del Encuentro.

Tras la última reverencia el Hermano mayor coloca al Niño en el brazo de la Virgen. Seguidamente tras un baile de las tres imágenes son introducidas en el templo mientras suena el himno nacional.

Cuando ya todas las imágenes se encuentran en el interior del templo, en la plaza, hace su aparición un grupo de hombres y toman en volandas al Judas, un monigote que, tras ser arrancado de su sitio por una multitud que pide su linchamiento, es quemado en un árbol o barandilla próxima, presenciándose su purificación por medio del fuego Esta es una de las tradiciones que se ha conservado en la región a lo largo de los siglos, la Enramada de la plaza y la Quema de Judas.

El proceso de ambos espectáculos que realmente, es uno solo se inicia con la constitución del Alcalde de Ramos. Un mozo pide al alcalde de la villa su vara de mando y un grupo de jóvenes adornan la plaza enramando las casas de la plaza y del pueblo a los que solicitan una ‘limosna’.

Por la mañana, aparece entre el follaje el ‘Judas’, lleva carteles en el pecho, que manifiestan por qué está allí y cuál es su delito.

Los vecinos confeccionan éstos escribiendo en ellos criticas al poder, algunos de ellos escritos en poseía, a los que prenden fuego posteriormente. La interpretación de la fiesta representa el fin de la Cuaresma-Semana Santa, el fin de las prohibiciones y de las abstinencias.

La Semana Santa de Albudeite mantiene, además, gran solemnidad en las distintas procesiones tanto diurnas como nocturnas que celebra.