JOSÉ ANTONIO FERNÁNDEZ SANTILLANA/CONCEJAL SOCIALISTA EN EL AYUNTAMIENTO DE CARAVACA

 La reforma laboral del Gobierno de Pedro Sánchez ha visto la luz gracias al talante de diálogo y capacidad de negociación para ponerse de acuerdo con todos las partes, por un lado, los sindicatos UGT y CCOO, por otro lado, las organizaciones de empresario CEOE y CEPYME, y finalmente el Gobierno de España. Esto ha sido un logro, a diferencia de la Ley de Rajoy de 2012 (hasta ahora vigente), donde en ningún momento se produjo este escenario, señores del Partido Popular, ¿de verdad esto no les dice nada?

Los objetivos de esta reforma laboral son principalmente hacer frente al abuso de contrato temporales que caracteriza al mercado de trabajo español y luchar contra la precariedad, dos aspectos que nos alejan de otros países europeos. También se busca acabar con los aspectos más lesivos de la Ley del Partido Popular de 2012. Cuando entró al Gobierno Pedro Sánchez, España era uno de los países con mayor tasa de pobreza salarial. El contrato indefinido será el contrato ordinario a partir de ahora. Uno de los objetivos principales del rediseño de la normativa laboral pasa por poner coto al mayor problema que había en España, LA TEMPORALIDAD.

Con la llegada de la pandemia se popularizó la figura de los ERTE como alternativa al despido, de hecho, el Gobierno vigiló mucho para que no se despidiera a nadie por el coronavirus. El Real Decreto Ley 8/2020 de 17 de marzo aprobado por el Gobierno de Pedro Sánchez, entre otras cosas, reforzó la cobertura a los trabajadores afectados por un ERTE y se prohibió despedirlos por un plazo de seis meses tras el final del ERTE. Además, se permitió que pudieran acceder a la prestación por desempleo, aunque no tuvieran el periodo de cotización necesario para recibirla y que no computara como uso de su paro, es decir, si más adelante perdieran el trabajo tendrían el tiempo intacto del paro que les correspondiera.

 Según informe de UGT y CCOO, entre 2020 y 2021, mediante los ERTE se lograron contener 3,6 millones de empleos en España. ¿Por qué miente el Partido Popular? Dicen que, gracias a ellos y a la reforma laboral de 2012 de Rajoy, en la pandemia por Covid-19 los trabajadores se podían acoger a los ERTE y que los habían creado ellos. En primer lugar, decir que no tienen idea, y en segundo lugar porque les viene bien lanzar el bulo y contrarrestar el éxito de la reforma laboral de 2021 del Gobierno de Pedro Sánchez. Nada mas lejos de la realidad, en el año 1980 el Estatuto de los Trabajadores ya recogía la figura del ERTE. En la reforma laboral del PSOE de 2010 se contemplaban los ERTE y seguían apareciendo en el artículo 47. Lo que hizo el Partido Popular en su reforma de 2012 fue quitar el requisito de autorización oficial de los ERTE por ETOP, no solo no se los inventaron, sino que directamente los fastidiaron. Desde entonces y hasta que Pedro Sánchez aprobó este Real Decretoo, para aprobar estos ERTE solo se requería el acuerdo con los sindicatos y en caso de desacuerdo el empresario los aprobaba igualmente y al trabajador solo le quedaba la vía de la demanda. Os podéis imaginar la de fraudes que propició la reforma de los ERTE de Rajoy. La reforma laboral de 2021 ha vuelto a incluir el requisito de autorización oficial para evitar el fraude con los mismos. Además, estos han estado vigente hasta el 28 de febrero de 2022.

En definitiva, la nueva reforma laboral tiene como objetivo que los ERTE sigan siendo una herramienta para proteger el empleo y a la vez conseguir que las empresas continúen con su actividad en periodos de crisis económica.

 Ssant