Personal sanitario del Área Quirúrgica del Hospital Comarcal del Noroeste (Enfermeros/as y Auxiliares de Enfermería)

Los abajo firmantes, personal sanitario del Área Quirúrgica del Hospital Comarcal del Noroeste (Enfermeros/as y Auxiliares de Enfermería), formamos parte de ese colectivo de trabajadores a los que durante la pandemia del COVID-19 nos aplaudíais, durante el confinamiento y desde los balcones de vuestras casas, todas las noches a las ocho en punto.

También formamos parte de ese colectivo de personal sanitario al que se le ha concedido el Premio Princesa de Asturias a la Concordia por estar en primera línea de la lucha contra el COVID-19. A todos vosotros os damos las gracias de todo corazón.

Durante el tiempo que ha durado la pandemia hemos tenido que protegernos, no solo cuando hemos realizado la asistencia a los pacientes a los que hemos tenido que prestar asistencia, sino que también hemos tenido que aislarnos, en algunos casos, de nuestra familia. Hemos tenido que dejar de ver a nuestros padres y familiares e incluso en muchos casos hemos tenido que mandar a  nuestros hijos con ellos porque el riesgo de contagiarnos era muy superior al resto de personas de a pie.

Al principio de la pandemia hemos tenido que trabajar en situaciones muy precarias por no decir temerarias al no tener a nuestra disposición los equipos de protección individual que deberíamos tener (batas, gafas, mascarilla, trajes y batas impermeables, etc.).

Hemos tenido que alterar nuestros turnos de trabajo para no coincidir mucha gente en los Servicios para evitar contagios y con ello la cuarentena que nos hubiera apartado de nuestro puesto de trabajo (trabajo que para el que no lo sepa es vocacional, es decir, lo hemos elegido nosotros).

Pero una vez pasado el estado de alarma y vuelto a la “normalidad” intentamos recuperar nuestro turno. Dentro de nuestro turno se encontraba el hacer 24 horas un sábado y un domingo al mes. Así evitábamos el tener que venir a trabajar todos los fines de semana del mes. Decir que este turno veníamos realizándolo durante veinte años sin ninguna queja por parte de nuestros superiores y sin ninguna incidencia laboral que aconsejase lo contrario. Nos dirigimos a nuestra Directora de Enfermería puesto que nuestra supervisora nos comunica que tiene órdenes de Dirección de prohibir el turno de 24 horas y que debemos de quedarnos con el que tenemos de 12 horas, en base a una Resolución del Gerente del Servicio Murciano de Salud y que dice que durante el estado de alarma los turnos del personal adscrito al Servicio Murciano de Salud tendrán un máximo de duración de 12 horas.

Como nos consta que durante este tiempo de alarma, en otros centros del Servicio Murciano de Salud nuestros compañeros siguen haciendo dicho turno de 24 horas (en algunos centros hacen 24 horas todos los días del mes) por no decir también que nuestros compañeros del 061, SUAP (Servicio de Urgencias de Atención Primaria), médicos especialistas, médicos de puertas de Urgencia y sin irnos más lejos los supervisores del Hospital Comarcal del Noroeste realizan hasta 31 horas seguidas de trabajo, nos dirigimos a nuestra Directora de Enfermería pidiendo reunirnos con ella.

Después de insistir para la reunión y con una falta de sensibilidad y de respeto increíble hacia nosotros (ante la que había estado cayendo en su ausencia durante la pandemia), que no dejamos de ser trabajadores bajo su dirección y creemos que también compañeros suyos, nos recibió a las dos semanas de proponérselo.

Amparándose primero en la Resolución del Gerente del Servicio Murciano y una vez vuelto a la normalidad sigue sin dar su brazo a torcer dándonos largas mientras intenta que cejemos en nuestro derecho a conciliar nuestra vida laboral amparándonos en el Estatuto de los Trabajadores en concreto en su artículo 34.8 donde habla del derecho del trabajador a adaptar la duración y distribución de su jornada laboral a fin de conciliar su vida personal, familiar y laboral…

Desde aquí decirle a nuestra Directora de Enfermería que lucharemos para conseguir de nuevo nuestro derecho a conciliar nuestra vida laboral a pesar de tu intransigencia y poco tacto que estás teniendo hacia nosotros, personal del Área Quirúrgica del Hospital de Caravaca, al cual deberías cuidar un poco más y tenernos un poco más de consideración.