Han dejado huella en sus respectivos cargos a lo largo de los últimos años. 2021 ha sido un año también de despedidas, de emprender nuevos retos y dejar paso a quienes vienen detrás con nuevas ideas, con nuevos proyectos. Y, aunque no es fácil de un día para otro cambiar tu modo de vida, todos ellos han sido excelentes representantes en cada una de sus áreas de trabajo.

Esperanza Moreno

La moción de censura presentada por PSRM y Ciudadanos, además de la implosión de este último partido, tuvo otras consecuencias, unas inmediatas y otras en el medio plazo para la hasta entonces consejera de Educación y Cultura, la calasparreña Esperanza Moreno. Tras ser sustituida por María Isabel Campuzano, expulsada de Vox, de sus consejerías, se convirtió en la jefa de gabinete de Fernando López Miras, cargo en el que estuvo unos meses tan solo para fichar por Google para su proyecto Google For Education.

Google For Education es una iniciativa impulsada por Google con el objetivo de apoyar a la educación y “reducir las brechas educativas en todo el mundo”.

Sergio López Barrancos

Sergio López Barrancos

El caravaqueño Sergio López, director general de Formación Profesional y Enseñanzas de Régimen Especial, dimitió por sorpresa unos meses después de Esperanza Moreno, aunque siempre ha desvinculado su dimisión a la de ella y, de hecho, estaba considerado el hombre de confianza del Partido Popular dentro de la nueva cúpula de Educación.

Sergio López (1977) entró en política municipal en 2015 como número dos del PP, pero en 2017 la entonces consejera Adela Martínez-Cacha lo llama como director general. Y en septiembre de 2019 continúa con Esperanza Moreno, siendo reconocido, entre otros por UCOERM, como el mayor artífice del incipiente prestigio de la formación profesional en la región.

Sergio se queda con lo que ha aprendido de grandes profesionales y con haber forjado amistades que perduran: “parece que ya hay una edad en la que cuesta conocer gente nueva y buena, no ha sido mi caso. He hecho grandes amigos, de todas las ideologías y sectores”, además de rendirse a los grandes profesionales que ha encontrado: “en la pandemia su compromiso ha sido del 200%”.

Sergio López ha puesto las bases en estos años para que la formación profesional resulte atractiva tanto a alumnos como empresas. “No se trata de sacarse un título, sino de formar buenos profesionales, hay que adecuarse cada día a lo que los sectores nos demandan. Los cimientos están puestos, ahora hay que desarrollarlos”.

No sabemos –o no sabe o no dice- si éste es el final de su carrera política, razones hay para dudarlo dada su gran valoración dentro del Ejecutivo regional, lo que sí sabemos es que durante la entrevista nos recuerda en todo momento que él ha vuelto al CEIP La Santa Cruz, su colegio, ahora como director. Y de lo orgulloso que se siente de su profesión como maestro y más tras haber conocido desde dentro su funcionamiento: “he aprendido mucho de las buenas prácticas de la región. No hay que envidiar a nadie, aquí los maestros y profesores realizan cosas maravillosas, están motivados y, si cabe, en estos tiempos difíciles trabajan con una ilusión máxima y renovada”.

Tomás Buitrago junto a Juan Jesús Moreno

Tomás Buitrago

Su nombramiento como Hijo Adoptivo de la ciudad de Mula hace tan sólo unos días ponía el broche de oro a un año lleno de grandes emociones.

Tras más de 30 años al frente de la Cooperativa de Frutas y Cítricos de Mula, en los últimos meses hemos sido testigos de su jubilación, de la inauguración de uno de sus principales objetivos, la planta de BIO, y el verlo nombrado Hijo Adoptivo.

Aunque seguirá ligado a la agricultura muleña y a la Cooperativa, Buitrago, forma ya parte de la vida económica y social de Mula.

Martín Jiménez

Martín Jiménez

Es otro de los grandes nombres de la comarca del Río Mula que siempre estará presente.

En 2020 dejaba su puesto como director del IES Ribera de Los Molinos de Mula, también dejaba la presidencia de la Cooperativa La Vega de Pliego, y, este 2021, deja la Comunidad de Regantes de Pliego, una institución que ha quedado totalmente modernizada y con grandes proyectos en marcha.

Nos cuenta que este 2021 ha sido un año complicado respecto a la pandemia “que quiere despedir el año recordándonos que aún no se ha terminado”.

Sobre la Comunidad de Regantes destaca “cuando veo cómo se gestiona una entidad de la que fui fundador, junto con otros once agricultores allá por 1983, me va dando una perspectiva de que hicimos una muy buena gestión, y ahí está, con un potencial económico de primera magnitud para Pliego y, lo único que deseo, es que vaya mejorando, consolidando y ampliando la gestión realizada”.

“La renovación producida en la Comunidad de Regantes, agricultores jóvenes, que llevará a consolidar lo realizado y a actuar sobre el ahorro energético que ha de producirse para disminuir los costes del agua a los agricultores. Del 2021 me queda la satisfacción por el deber cumplido en la gestión de lo público”. Ahora se encuentra volcado en el asociacionismo social. En la asociación de HHT, una de las tantas enfermedades raras que hay en España. “Este es mi retiro definitivo. Bueno, este y el de mi nieto. Para 2022, que los proyectos sean realidad”.