LETICIA RICO
En esta ocasión he tenido el placer de reunirme con Pedro Pérez «Chicote», un empresario de reconocido prestigio en el mundo taurino, Matador de Toros y Apoderado; natural de Granada.He compartido suenorme ilusión de trabajar por y para la feria de Calasparra, hemos hablado de esta nueva etapa como empresario en nuestra localidad, su opinión sobre la situación actual del toro en la región, y mucho más.
– ¿Qué le parece la afición de Calasparra? ¿Y su feria?
– La afición de Calasparra me parece una afición muy exigente, con una personalidad muy acusada; que por su formato de feria, por el número de festejos y por esa personalidad tan torista, tan acusada, hacen de ella una de las principales aficiones de España. Y el objetivo nuestro es colocar a esa feria como principal feria de novilladas nivel nacional, y creo que de momento ya lo estamos consiguiendo.
– ¿Por qué su apuesta por esta plaza?
– Desde hace años vengo siguiendo la trayectoria y el histórico que lleva la Plaza de Toros de Calasparra, y es por su personalidad, el número de festejos, por su promoción en base a los novilleros y ese acentuado carácter torista; que hacen de ella una plaza muy carismática y además de tener también un matiz moral para mí, porque mi padre fue empresario de esa plaza hace ya cerca de 30 años. Es así que se reúnen una serie de circunstancias que hacen que para mí sea un ilusionante proyecto la Plaza de Toros de Calasparra.
-¿Como ves el presente y futuro de la fiesta en la región?
-Ciertamente creo que el futuro de la fiesta en la región es muy halagüeño por la cantidad de novilleros y toreros que tiene esta región, pero que debe de pasar obligadamente por Calasparra. Yo creo que va a ser la plaza que tire del carro de ese futuro, y de hecho ahí están los cinco novilleros murcianos presentes en la feria de este año.
-¿Según pasan los acontecimientos tienes pensadas novedades para próximas ediciones?
Si, claro. Cada vez que pasa un festejo tomo nota y voy pensando ya en el próximo, en el 2016, y ya de cara a cosas nuevas. A corregir defectos y avanzar en el objetivo de colocar a esta plaza como referente.
-¿Has llegado a pisar esta plaza vestido de luces? Si es así, ¿Cómo fue la experiencia?
-Así es, uno de mis primeros paseíllos como novillero sin picadores fue en esa plaza. Y tengo un gratísimo recuerdo de la afición, de la gente, del cariño con el que me trataron, fue de verdad, una experiencia extraordinaria.
-¿Has pensado alguna vez en desvincularte del mundo del toro, o lo ves imposible?
-Hay un momento en la vida en el que tienes que tomar una decisión y darle más tiempo a la vida personal que al toro, pero desvincularse totalmente si lo veo como un imposible. Naces torero y mueres así, no puedes dejar de sentirlo y de una forma u otra estar ahí.
-¿De dónde viene esa gran afición por el mundo del toro? ¿Algún antecedente dedicado al mundo del toro o familiar que siga tus pasos?
– Soy hijo y hermano de banderilleros. Mi padre «Pedro Chicote» fue novillero y banderillero de toros; también empresario. Mi hermano ha estado más de 12 temporadas a las órdenes de El Fandi, después con Finito de Córdoba y ahora con Rivera.
– Y por último, un llamamiento a la afición.
Tan solo decir que es una feria hecha a conciencia con unos carteles de lujo tanto en ganaderías como con la elección del escalafón novilleril, apostando también en ellos por los toreros de la región. Hay que concienciar tanto a los calasparreños como al resto de la afición murciana que una feria de este calibre y magnitud, tanto por el ganado como por los toreros es muy difícil de conseguir. Calasparra es por historia, tradición y esfuerzo una feria referente a nivel nacional, y para que siga siendo así, los tendidos han de verse llenos. No hay que olvidarse que la feria la componen los encierros, tertulias, y varios actos taurinos más además de las novilladas, pero lo que pasa dentro de la plaza es la esencia pura del toreo que no se puede perder.

Agradecerle por su tiempo y dedicación en esta entrevista, a la que a pesar de su apretadísima agenda en plena temporada taurina, no dudó un segundo en concederme cuando se la pedí. Desearle toda la suerte del mundo en esta nueva andadura y nosotros poder vivirla a su lado. Y como no podía ser de otro modo acabamos esta entrevista con un ¡Que Dios reparta suerte!