CARM

El presidente de la Comunidad, Pedro Antonio Sánchez, aseguró hoy que la “creación artística de Salzillo y su escuela unen cultura y fe y se convierten en una gran oportunidad para continuar conociendo la Región de Murcia y seguir abriendo al mundo el Año Jubilar de Caravaca de la Cruz”.

Pedro Antonio Sánchez realizó estas declaraciones durante la presentación de la exposición conmemorativa del Año Jubilar 2017, ‘Salzillo y Caravaca de la Cruz. El escultor del mayor crédito de estos Reynos’, que se exhibirá en la antigua iglesia de la Compañía de Jesús de Caravaca desde el 20 de febrero hasta el 28 de mayo.

El jefe del Ejecutivo regional resaltó que en este Año Santo “hemos recopilado muchas iniciativas con el fin de que no haya ninguna excusa para no ir a Caravaca”, y recordó que hay más de un centenar de actividades “de todo tipo y programadas a lo largo de todo el año”. Durante la presentación, Pedro Antonio Sánchez estuvo acompañado por el presidente de la Fundación Cajamurcia, Carlos Egea; el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca; el alcalde de Caravaca, José Moreno; y el comisario de la muestra, el catedrático Cristóbal Belda.

“Nos hemos tomado muy en serio este Año Jubilar, y lo hemos hecho con convencimiento y orgullo, porque es una ventana que se abre al mundo para que se conozca mejor qué es Caravaca de la Cruz y qué es la Región de Murcia, y lo mucho que podemos ofrecer”.

Subrayó que se está haciendo una gran labor de promoción y proyección “porque hay mucho que ofrecer”, y reiteró que “mi objetivo es que el día 31 de diciembre de 2017 empiece todo”, ya que lo que se pretende es dar “un impulso definitivo al Jubileo permanente y aprovechar este proyecto estratégico para la Región de Murcia”. Asimismo, invitó a todos a “ser cómplices de este gran proyecto, que no va a defraudar a nadie”, y a “disfrutar de esta experiencia que va a sorprender a muchos”.

“La Cruz de Caravaca nos convoca en este Año Jubilar a través del arte de Salzillo y su escuela”, dijo el presidente, quien subrayó que el hilo conductor de esta exposición “es el magisterio de Salzillo, y cómo tantos años después aún podemos seguir descubriendo matices de esa obra que tanto ha cambiado el concepto artístico de la Región de Murcia”.

Salzillo y la escuela de Caravaca

La exposición ‘Salzillo y Caravaca de la Cruz. El escultor del mayor crédito de estos Reynos’ está compuesta por más de 50 piezas, 8 de las cuales serán sometidas para la ocasión a un proceso de mejora en el Centro de Restauración de la Región. Está formada por esculturas, pero también pinturas, tejidos, planos, mapas, libros y diversos objetos como vasos sagrados. Las obras proceden de museos, iglesias, conventos y colecciones privadas de toda la Región.

Las obras que pasarán previamente por el Centro de Restauración son ‘San Judas Tadeo’ y ‘San José y el Niño’, ambas de Nicolás Salzillo; ‘San Francisco de Asís’ y ‘San José con el Niño’, de Ginés López Pérez; ‘San Isidro Labrador’ y ‘San José con el Niño’, ambas de Francisco Salzillo; ‘San José con el Niño’, de Roque López, y la imagen de San Roque, ubicada en la parroquia de San Andrés de Murcia.

La muestra forma parte del proyecto ‘Huellas’, que sigue poniendo en valor el patrimonio religioso de la Región de Murcia. Junto al propio Salzillo, los autores más significativos cuyas creaciones estarán presentes son las de escultores de su escuela de Caravaca, como Ginés López Pérez, José López, Marcos Laborda y Francisco Fernández Caro.

El visitante que se acerque a Caravaca encontrará en esta exposición dos de las más preciadas obras de Francisco Salzillo: los pasos de San Juan y La Verónica, que desfilan en la mañana del Viernes Santo murciano, y que son cedidas por el Museo Salzillo para esta ocasión. Las dos esculturas están datadas en 1755, año en el que el caravaqueño José López trabajaba en el taller del maestro Salzillo.

Otras obras representativas son los santos gremiales realizados por Salzillo (San Isidro Labrador, San Roque…) y, sobre todo, las nuevas atribuciones documentales que vienen a cambiar el panorama de la escultura en Murcia en el último tercio del siglo XVIII. También se podrán contemplar las distintas versiones de la Virgen de las Angustias esculpidas por Salzillo, José López o Marcos Laborda.

Otra pieza de gran simbolismo es la mantilla de la reina María Cristina de Borbón, un homenaje al trabajo manual o artesanal de las bordadoras que los gremios reivindicaban y a cuyas aspiraciones dio forma Francisco Fernández Caro. En la última sección de la exposición, la figura de Carlos III está presente como gran reformador en la dignificación de ese trabajo manual, realizando también un homenaje al citado monarca, del que se conmemoró el centenario de su nacimiento el pasado año 2016.