LAURA CABALLERO ESCÁMEZ/PSICÓLOGA

Se avecinan tiempos diferentes y aquellos que tienen vacaciones podrán descansar y desconectar de los problemas cotidianos. Así que vamos a dar algunas pautas para poder disfrutar de este tiempo y enfrentarnos a los cambios, ya que a veces en vez de relajarnos, disfrutar, romper la rutina y desconectar, por el contrario, acabamos estresados, decepcionados, aburridos, enfadados o vencidos por el calor.

Es normal querer sacarle el máximo partido esta época, pero muchas veces nos creamos tantas expectativas que finalmente nos frustramos porque esperamos resultados que no se dan. Suele pasarnos que en lugar de disfrutar nos convertimos simplemente en espectadores de nuestras sensaciones y no en protagonistas.

Sería interesante por esta vez “desconectar” de vedad, de los relojes, de las prisas, de las redes sociales y las aplicaciones. Cierto es que con la situación de pandemia que estamos viviendo, aunque parece nos estamos recuperando, son muchos los hogares en los que la economía ha cambiado y el presupuesto será reducido o nulo estas vacaciones. A veces podemos organizar planes de bajo coste y lo importante es salir de la rutina.  Aprovechando que los días son largos (tanto para los que trabajan como para los que no), lo ideal es buscar siempre un momento para disfrutar de aquello que nos gusta.

También debemos tener en cuenta que hay personas no hacen determinadas cosas por vergüenza, por no gustarse a sí mismas y no mostrar a los demás lo que no nos gusta de nosotros. Así que fuera complejos… ¿acaso está la gente pensando todo el día en eso no nos gusta de nosotros? En este punto se hace importante hablar de la alimentación. Podemos preparar comidas y cenas más ligeras y apetitosas, ya que hay muy buenas opciones, para después disfrutar de lo que tanto nos gusta en otros momentos tratando de buscar el equilibrio. Si hacemos deporte pues mejor que mejor. Otro tema indispensable es el calor y el estrés, y que a veces en estas fechas los confundimos. Cuando tenemos calor, podemos sudar, agotarnos, irritarnos, y todo esto puede producir un aumento de nuestra sensibilidad. Por lo tanto, será importante además para cuidar nuestra salud, refrescarnos cuando sintamos calor. Seguir las recomendaciones de las autoridades en estas fechas también es importante, evitando realizar actividades sofocantes en las horas centrales del día y no exponernos al sol en dichos momentos, así como usar protección solar, gorras y ropa fresca.

Si vamos a salir de viaje es recomendable no dejar la organización para el último momento. Preparar una lista con las cosas por hacer es una forma sencilla de no olvidarse de nada, controlar mejor la situación y minimizar los contratiempos. Algo que también puede ayudarnos es ajustar nuestras vacaciones a nuestro presupuesto, es decir, tener en cuenta cuánto podemos gastarnos, y dejar un margen para imprevistos y no estar todo el rato pensando en lo que estamos gastando. Sea como fuere, ojalá que todos podamos disfrutar en la medida de nuestras posibilidades de algunos días de desconexión, siempre con la precaución que requiere este tiempo, ya que, aunque parece estar más cerca el final de la pandemia, no debemos olvidar que todavía hay que mantener la guardia.