Jesús Rodríguez Marín/Surf.Nature.Murcia

– ¿A surfear yo?, jajaja…

Es difícil liberar el surf de sus tópicos más comerciales, tales como ubicaciones únicas para ello (Hawai, California, Australia…), estéticas concretas (pelazos, tipazos, gorras…), formas de vida alineadas con éste (skater, rocker…), etc, a la hora de comentarle a alguien si le apetece “un baño”, o en el momento en que alguien por su cuenta, se aventura un poco a contemplar la posibilidad de probar este deporte.

Pienso que lo inteligente es mantener al margen ciertos tópicos y prejuicios para acercarse a la esencia del surf, y entonces decidir. Seguramente la mayoría de habitantes de nuestra costa murciana, hemos surfeado de niñ@s, hasta en el mar menor, con el simple hecho de flotar sobre una tabla o flotador, e intentar que nos empuje alguna ola o en su defecto algún amigo o familiar, para deslizar aunque sea unos centímetros sobre el mar.

Es un deporte, una meditación, una conexión con lo natural y contigo mismo, una conexión social algunos días y una desconexión total otros, es una práctica muy completa física y mentalmente, y además es una cultura y una filosofía de la que puedes elegir formar parte o no, independientemente de tu práctica habitual.

Para todos los públicos: no hay límite de edad, condición física, diversidad funcional, barreras mentales…es adaptable a tod@s y “sanador”. Una vez consigues deslizarte sobre una ola, estás dentro, esa sensación desprovista al principio de técnicas y pretensiones, ese dejarse llevar por la satisfacción de disfrutar por un instante de la forma más primitiva, es inexplicable y engancha.

Cierto es, que tras adentrarte en el surf e ir conociendo sobre su cultura, vas llegando de manera natural a estos tópicos, que en este caso, ya no llevan consigo una connotación de barrera, sino un enriquecimiento de esta filosofía, por complementar de manera práctica nuestro aprendizaje y ampliar nuestro conocimiento al respecto.

Es en este momento, cuando esas ubicaciones únicas, ya no te parecen únicas sino anecdóticamente interesantes dentro de la cultura surf, e incluso objetivo de viajes para acallar nuestra curiosidad en primera persona; esa estética concreta, ya no te parece imprescindible sino práctica, te vas poniendo en forma tanto durante la práctica en el agua como fuera de ésta para mejorar tus próximas sesiones; y empiezas a usar gorras y gorros tanto para protegerte del sol, como del frio al terminar una sesión invernal; el skate, que quizás tan ajeno te parecía, ahora es tu mejor aliado cuando no hay olas o prefieres practicar en tierra las técnicas que luego llevaras al agua…No obstante no son complementos ni prácticas obligatorias, ni antes ni durante ni después de tu inmersión en la cultura surfing, ni mucho menos barreras, pero si pueden enriquecer tu aventura surfing.

Nuestra idea del surfing en la escuela Surf.Nature.Murcia, está desprovista de tópicos y formas comerciales al respecto, volviendo así a la práctica más primitiva de éste: “para todos y para disfrutar”, se aplaude tanto la evolución como la satisfacción solamente de haber disfrutado del baño, “un baño es un baño”, una de las frases más populares en la cultura surfing, es la que mejor identifica nuestra filosofía  en el surf, a nivel personal y en la escuela.