JAIME PARRA

Escribe en estas páginas el actor Jesús Martínez una anécdota que le sucedió con Rubén Alonso Bermúdez tras su accidente para explicar su valía como Fernando III el Santo y su identificación con este Rey; Adrián Caparrós se refiere a otra sobre Carolain Michaela Morales para explicar la cercanía de esta reina, Beatriz de Suabia, con el pueblo de Caravaca.

Me quedo yo con la imagen del 3 de mayo de Rubén armando caballeros con su espada a la chiquillería de Caravaca porque si en algo coinciden representantes de moros y cristianos es la necesidad de “reconquistar” a los niños para la Fiesta de Moros y Cristianos.

Es solo un paso, pero todo suma, y sin duda fue un acierto la elección de Rubén y Carolain como Reyes Cristianos porque además se han convertido en unos grandes embajadores.

¿Cómo vivisteis este Baile del Cristiano?

Carolain: Bastante intenso, una mañana especial, más relajados porque ya sabes dónde estás. Disfrutamos muchísimo. ¿

¿Cómo es vuestra relación con los nuevos Infantes de Castilla?

Carolain: Muy cercana, más con la familia de la nena que con el nene pero porque estuvieron con nosotros en la Junta el año pasado y teníamos más confianza. Los dos son un encanto.

No podéis terminar vuestro reinado con los infantes del año pasado.

Carolain: Aunque fue solo un año era una familia, unos niños tan educados, no pudimos tener más suerte. La amazona chica también es un amor, por lo que como la familia de Rubén está en el Bando de los Caballos también es muy buena la relación con ella y con María.

¿Qué momento de las fiestas fue vuestro preferido?

Rubén: Cuando echas por el casco antiguo el día 3, porque está la gente muy cercana, no es como las tribunas, que con las vallas no puedes acercarte. Los viejicos están en las sillas, “suerte en la batalla”, te dicen; al acabar, los niños con su espadica de juguete…, es por lo que merece la pena.

Hay otros muchos momentos de satisfacción personal pero esos son los momentos que te hacen más difícil irte como Rey.

Carolain: A mí me gustó mucho la Jura del Rey, porque fue el primer acto que íbamos como Reyes; y el 2 por la mañana cuando te recogen, es cuando sabes que estás en las Fiestas, que no hay marcha atrás.

A mí también me gusta mucho el cariño que me dan los niños y cuando te recogen los grupos en la casa.

¿Qué idea tenías del Parlamento?

Rubén: Buscábamos disfrutar, eso lo hablamos Jesús y yo, porque representas a Fernando III y en parte tienes que sentirte él… disfrutarlo. Porque si es un tostón ni tu disfrutas ni el público tampoco.

¿Y tú Carolain cómo lo viviste?

Carolain: Yo sentía la ofensa tanto a él como a la Cruz, como si alguien viniera a atacarnos. Me emocionó muchísimo, cuando terminó rompí a llorar de la emoción, de la alegría… y me dije: “quedan dos desfiles, ya está el sueño hecho realidad”.

¿Qué pensáis hacer cuando acabe la Fiesta? ¿Tú Rubén eres también caballista?

Rubén: Se puede salir de caballista y de cristiano. Esto de ser del bando es como si te metieras de lleno, y da igual salir como se dice “aunque sea tirando del bombo”… pero del bombo del bando cristiano.

Carolain: No quieres irte de la Fiesta, me tengo que meter en algo o parece que no sabes vivir.

¿Entendéis que alguien que dude sobre salir de Rey pueda tener temores a no hacerlo bien?

Rubén: No hay nadie que nazca enseñado, que no se espere a salir cuando esté preparado, porque nadie lo está y tú te metes como Rey y te garantizo que sale gente hasta debajo de las piedras para ayudarte.

Otra cosa es que no quieras coger esa ayuda.

Carolain: Sin miedo, que para adelante, que es un sueño que se puede lograr tan solo una vez en la vida, y te puedes arrepentir si no lo tomas, y más yo que pensaba que era inalcanzable. La familia festera te lo pone muy fácil y la familia te apoya siempre está ahí, y eso es incondicional. Mi abuela este año ha podido acompañarme en muchos actos.

Y si además tienes la suerte de coincidir con un presidente que vive la Fiesta de la manera en que la vive Adrián, que lo quiere perfecto, pero no obligándote, sino transmitiéndote lo que siente, entonces perfecto.

Un deseo para estas fiestas.

Para nosotros, que no llueva y que, tras el año pasado tan complicado, que estemos bien de salud. Para los caravaqueños que disfruten lo máximo, para los de fuera que vengan que, aunque no sea Año Jubilar, las Fiestas de Caravaca son muy grandes.