Paletilla de Cordero de Ibn Razin

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

GREGORIO L. PIÑERO

Si hay unas carnesreinas en la antigüedad y, especialmente en las mesas de la Edad Media, son las de cordero y de carnero. Habitualmente solían sacrificarse ya adultos, por meras razones económicas, pues así podía aprovecharse su lana en varios años y, además de reproductores, al ser el carnero de mayor tamaño y peso, se daba alimento con una sola cabeza ovina más personas. No obstante, también se sacrificaban corderos. Los Almohades no iban a ser menos.

Nuestro paisano de la Madīnat Mursiya (مدينة مرسيّة, Murcia), el sabio Ibn Razin (entre 1227-1229 y 1293), en su “RELIEVES DE LAS MESAS, ACERCA DE LAS DELICIAS DE LA COMIDA Y LOS DIFERENTES PLATOS” (traducción de la doctora Manuela Marín Niño, Ediciones Terea, S.L., 2007), entre sus abundantes recetas sobre carne de cordero, nos describe una sencillísima y cuyo resultado es delicioso.

No tiene título y por ello deduzco que era muy común y conocido. Así que, para identificarlo, le he denominado “Paletilla de cordero de Ibn Razin”.

Ingredientes:

  • 1 paletilla de cordero por cada dos o tres comensales (según el tamaño), cortada en tiras medianas, salvo el extremo hacia la mano que se deja más largo (si es de cordero segureño, resultará excepcionalmente bueno).
  • Aceite de oliva.
  • Pimienta molida y en grano.
  • Zumo de limón.
  • Cilantro seco.
  • Almendras peladas.
  • Azafrán
  • Huevos (1 por comensal).
  • Miga de pan.

Elaboración:

Textualmente Ibn Razin nos los decribe así:

“Se coge una paletilla de cordero y haces tiras de toda ella. Se ponen en una olla con sal, aceite, vinagre, pimienta, cilantro seco y almendras machacadas disueltas en agua. Se pone la olla al fuego para que cueza y, cuando esté a punto, se encostra con huevos y migas de pan. Se deja sobre el rescoldo para que se temple. Cómelo y que aproveche si Dios Altísimo quiere”.

Como puede apreciarse es un plato muy sencillo de preparar. En mi elaboración, salpimenté las tiras de la paletilla previamente con sal y pimienta molida, y llevé a cabo un truco que aprendí hace muchos años de un carnicero de Cehegín amigo de mi padre: regar en crudo la carne de cordero en abundancia con zumo de limón y, de este modo, se le retira cualquier sabor a zamarra que pudiese tener, dejando macerar, al menos en este caso, una hora.

Sellé la carne en la olla donde cocinaría el plato con aceite hirviendo y, a continuación, puse unos granos de pimienta y revolví. Una vez “despertada” la especia, agregué el vinagre, el cilantro seco y las almendras machacadas en el mortero y recogidas con agua. Cubrí de agua, llevé a ebullición y dejé cocer a fuego lento (corregiendo de sal). Cuando había reducido bastante, añadí los huevos (uno por comensal) batidos con la miga de pan y unas hebras de azafrán.

Se sirve el plato en seco y se riega al gusto con la salsa que se presenta en salsera.

El resultado fue delicioso.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *