DE CARA

Pedro Antonio Hurtado García

El procedimiento gramatical de las discográficas resulta, a veces, verdaderamente inaceptable. Presentan en la envoltura del disco lo que, comercialmente, entienden como más cuidado. Pero, la documentación informática del propio soporte fonográfico, viene, copiosamente, plagada de errores gramaticales, de concepto y de presentación, pero también ortográficos, lo que resulta lamentable.

Difícilmente se coloca una coma en el título de una canción, vital para interpretar correctamente el mensaje que ese título quiere trasladar. No es igual, por ejemplo, “Don’t cry for me Argentina” que “Don’t cry for me, Argentina”, coma dulcificadora del título que no suele existir.

Las faltas ortográficas y las formas de presentación deberían estar vigiladas hasta por el Ministerio de Cultura. No puede permitirse poner a la venta documentos escritos con errores tan garrafales, mientras la R.A.E. se afana en poner orden en el lenguaje más y mejor reglado del mundo.

Es impresentable colocar las denominaciones de las canciones, álbumes u otras informaciones, mediante el llamado “Tipo título”: la letra inicial de cada palabra en mayúscula. ¿Por qué?. “Soy Un Corazón Tendido al Sol” debe presentarse como “Soy un corazón tendido al sol”, pues no procede el resto de las mayúsculas a las que se da cabida en ese título, salvo que alguna palabra reflejara nombre propio o quedara escrita después de punto, aunque pocas veces se usa ese punto en denominaciones musicales. El acento ortográfico suele ser inexistente, ignorando el reglamento académico.

Imprescindible unificar criterios, esfuerzo, adaptación a lo reglado y respeto a nuestra enriquecida lengua, por favor. Se venden menos discos. Con esa desidia, seguro, se venderán bastantes menos. Buenos días.