JAIME PARRA

FOTOGRAFÍAS: MAR SANDOVAL

En el número 27 de la Gran Vía, junto a la librería Rosendo, la zona más transitada de Caravaca de la Cruz, donde se encuentran franquicias y entidades bancarias, ha inaugurado Ortodent sus nuevas instalaciones.

Un sueño que tenía Jorge Martínez desde que en 1998 toma las riendas de Ortodent, empresa que su hermano había fundado dos años antes: ofrecer a sus clientes las mejores instalaciones y el mayor número de servicios en el centro neurálgico de Caravaca de la Cruz.

Por su clínica han pasado más de doce mil pacientes, muchos de ellos en estos veintitrés años se han convertido también en amigos, no solo de Caravaca, también del resto de la comarca del Noroeste y de pueblos limítrofes como Nerpio.

Especializados en odontología general, higiene dental, ortodoncia, prótesis dental y, en los últimos años, en implantología, que cada vez cobra mayor importancia.

Ortodent es una clínica, explica Jorge Martínez, que ha crecido gracias al pueblo de Caravaca, por lo que, cuando decidió trasladarse a las nuevas instalaciones, tenía claro que contaría con las empresas y los oficios de Caravaca y su comarca. “Yo me debo al pueblo de Caravaca”, es una frase que repite varias veces durante la entrevista, “que es quien me ha hecho crecer”.

Por eso Ortodent es una de esas empresas siempre dispuestas a patrocinar el deporte base, eventos deportivos u otras actividades que redunden en beneficio de los caravaqueños.

Jorge Martínez, gerente de Ortodent

Jorge Martínez, gerente de Ortodent

“He ampliado la clínica para dar a mis pacientes el servicio que merecen”, Jorge Martínez

¿Cómo fueron sus comienzos?

Clínica Ortodent nace en el año 1996. Dos años después yo cojo las riendas porque mi hermano se fue al seminario para posteriormente convertirse en sacerdote. Estoy veintiún años al frente. Me sitúo en un piso en la Gran Vía, la clínica ni mucho menos daba los frutos que está dando ahora. Fueron años difíciles con un equipo más reducido; un dentista, un auxiliar y yo. Ahora somos trece personas trabajando en Clínica Ortodent y hemos pasado de tres gabinetes a los siete de la actualidad.

¿Qué buscaba con su nueva ubicación?

En principio, no quería moverme de la ubicación actual, quería que fuera en la Gran Vía, entre Rosendo y el Dulcinea.

Buscaba unas instalaciones modernas, amplias, elegantes, yo tenía una idea y mi prima Rebeca Fernández, que es diseñadora, la ha llevado a cabo. Para mí era muy importante la fachada, porque una imagen vale más que mil palabras, es la carta de presentación de Ortodent. Con la ayuda en el diseño de Raúl Picón hemos conseguido que sea llamativa pero elegante sin caer en los colorines ni en la extravagancia.

Y buscaba sobre todo que mis pacientes se encontraran cómodos: son más de doce mil historias clínicas, doce mil pacientes que han pasado por las anteriores instalaciones y he conseguido estas instalaciones para prestar los servicios que ellos merecen.

¿Cómo ha evolucionado Ortodent?

Actualmente Ortodent cuenta con siete gabinetes dentales, equipados con todo tipo de material, entre ellos un escáner en tres dimensiones en el que podemos ver imágenes en 3D con vista a los implantes, lo presto de un año para atrás, antes tenía que desplazarme a Murcia porque no había clínica o centro radiológico que diera la imagen en tres dimensiones.

Me abre mucho campo sobre todo el tema de la implantología, que es una de nuestra especialidades, ya que cada año la trabajamos más, las personas son más reacias a hacerse puentes o tallar piezas suyas, por lo que la odontología se ha vuelto más conservadora. Este año hemos puesto más de 700 implantes, con unos resultados óptimos.

Trabajamos con una casa de implantes muy buena, con garantía de por vida, siempre que el paciente venga cada seis meses a sus revisiones y tenga un mínimo de higiene.

La visita a un dentista puede ser costosa. ¿Cómo pueden financiarse sus pacientes?

Por eso financiamos muchos tratamientos. Entendemos que para un pensionista puede ser muy difícil por lo reducidas de las pensiones, por lo que damos muchas facilidades, podemos financiarles hasta 72 meses del tratamiento. Bankia, Cajamar, Santander, Caixabank… me ofrecen microcréditos para poder financiar yo a estos pacientes y poder hacerlo a 36 meses sin intereses y sin gastos de apertura.

Además, trabajo con compañías aseguradoras, como Santa Lucía, Previsora Bilbaína, Ocaso, Mapfre, Helvetia, Almudena…, y el asegurado se puede aprovechar de una serie de descuentos.

Con los avances médicos ustedes tendrán que estar continuamente formándose.

Sí, la odontología avanza, por ejemplo, con la ortodoncia invisible (Invisalign), en la que se busca más la estética. Y en implantes trabajamos con el implante inmediato: cualquier paciente puede venir, hacemos la exodoncia (extracción) y se va de la clínica con un implante definitivo.

Por un lado, buscamos la funcionalidad, que el paciente pueda comer, y por otro la estética, que el paciente no se vaya desdentado.

En los últimos años están proliferando en el mundo de las clínicas dentales, las franquicias, ¿qué ventajas tiene el dentista de barrio respecto a ellas?

Siempre recomiendo a todos los habitantes de la comarca que cuando tengan que realizarse cualquier tratamiento que acudan a su dentista de barrio, al de toda la vida.

En las franquicias habrá muy buenos profesionales, pero no tienen el trato de tú a tú tan personal; en muchas de estas franquicias hoy te ve un odontólogo, dentro de dos meses está otro….

En la comarca hay muy buenos compañeros y muy buenas clínicas. Esas franquicias seguro que no pueden tener la cercanía que usted con sus pacientes.

Si tuviera un problema dental en fin de semana o festivo, ¿podría ayudarme Ortodent?

La tarjeta donde doy las citas lleva mi móvil personal, y sea sábado o domingo si el paciente padece algún dolor, se le ha podido romper una prótesis…, yo estaré encantado de atenderlo.

Le gustaría añadir algo para terminar.

Me gustaría dar las gracias, primero al pueblo de Caravaca y a la comarca, ya que ellos me han ayudado a crecer y puedo gozar de estas instalaciones amplias, modernas. A mi hermano, que no pudo acudir a la inauguración, porque se encontraba en Boston, pero con él empezó todo, y a mis padres, quienes creyeron en esto proyecto desde que comenzó y me ayudaron en los primeros momentos, que fueron muy difíciles, y a mi mujer y a mis hijos, a los que les he robado tiempo por Ortodent.

A mis compañeros. Se pueden tener las mejores instalaciones pero sin este magnífico equipo no servirían, algunos me acompañan desde hace dieciocho años.

A los medios de comunicación, me ha gustado apostar por la publicidad y ellos me han respondido en días tan importantes para mí como el 20 de diciembre. Esa noche también me acompañaron las autoridades, como nuestro alcalde, José Moreno, o el portavoz popular, José Francisco García, así como otros concejales de la corporación.

Quisiera no olvidarme en mis agradecimientos de las personas y empresas que me han ayudado, como Ivaac, Framasa, Rótulos Reales, Pintura Emilio Navarro, Carpintería Zarco, los hermanos Sabina, Alfonso Muñoz, Climacruz, fontanería Sequero, Cavadecor o Escaylor.

Estoy muy agradecido a mis vecinos de Caravaca y de la comarca que me respondieron en la inauguración como siempre lo han hecho, me considero una persona con muchos amigos.