JUAN ANTONIO MARTÍNEZ PIQUERAS/Biblioteca Caravaca

Realmente no podemos hablar de ninguna colección de textos, en ningún formato, que hayan salido a la luz en ninguna excMonedas orígenesavación arqueológica comparable a las de Ebla o Ninive.
En la península ibérica, término que me gusta usar no solo en su concepto geográfico, sino cultural, puesto que también en eso somos una península , los primeros escritos de los que tenemos noticia se escribieron hacia la mitad del primer milenio antes de Cristo en la desaparecida Tartesos, civilización que floreció en Andalucía occidental y tuvo relaciones comerciales con imperios del otro lado del mediterráneo.
La siguiente cultura en dejar textos escritos y cuyo hábitat abarca el actual territorio murciano es la ibérica, a la que encontramos en toda la fachada mediterránea y gran parte del interior desde el siglo VII antes de Cristo hasta bien entrado el siglo I. Su lengua, descifrada pero no traducida, al igual que la tartesica, nos ha llegado a través de la cerámica, placas de plomo, estelas de piedra y monedas.
Sus relaciones comerciales con fenicios, primero y griegos después, así como con cartagineses y romanos, les aportaron influencias que suponemos abarcaron al desarrollo de su signario o alfabeto, a través de Tartesos o por contacto directo. Sea como sea, se conocen variantes no sólo en los signos utilizados, sino en la forma de lectura (de izquierda a derecha o de derecha a izquierda) según las zonas.
En la región de Murcia existen yacimientos importantes en Mula (Cigarralejo) , Cieza (La Serreta), Archena…, pero además hay numerosos restos por estudiar; Los Villares y Villaricos en Caravaca, donde no podemos olvidar que el famoso templo de la Encarnación (hoy ermita cristiana, pero anterior templo romano), está situado sobre un santuario ibérico. Pero tampoco en ninguno de ellos se ha encontrado nada parecido a una biblioteca o una pequeña colección de textos, si bien, el arqueólogo P. Brotons, nos adelantó que está en estudio un disco encontrado en el estrecho de la Encarnación con posibles inscripciones ibéricas.
Más restos escritos dejó la civilización romana en su dominación de la península. No olvidemos que varios emperadores nacieron en nuestras «provincias» además de individualidades notables de la cultura en diversas disciplinas.
Personalmente me gusta imaginar un tiempo en el que las tropas romanas del cerro de La Fuente en Archivel, tenían a la vista algún que otro poblado ibérico con los que comerciaban a diario hasta el momento en que, por una u otra razón, las relaciones más o menos amistosas cambiaron y el castillo fue abandonado por sus moradores
Es de época romana uno de los escritos más conocidos de Caravaca, situado ahora sobre el dintel de la puerta del Museo Arqueológico, anterior ermita de la Soledad, y que fue encontrado en el estrecho de La Encarnación. La inscripción, a pesar de tener milenios, seguiría estando de plena actualidad con solo cambiarle el nombre. Dedicada a Lucio Emilio Recto, hombre notable que mandó erigir varios monumentos, como el teatro de Cartagena y el templo de la Encarnación, dejando además encargada una comida anual en su honor. De esto dejan testimonio esta inscripción de la que hablamos y otra similar hallada en Cartagena.
A pesar de todo, abandonamos la antigüedad sin ese hallazgo, aunque fuese a pequeña escala, que nos hable de una colección de documentos, en cualquier soporte, que hayan soportado el paso de los avatares históricos.
Mucho es lo aportado por Begastri, desde la época en que visigodos y bizantinos se disputaban la región, dándose el caso incluso de tener obispos en ambos bandos con la misma jurisdicción supuesta. Varios son los geógrafos musulmanes que viajaron y describieron nuestras tierras, incluso nacidos en ellas fueron notables poetas , pero no encontramos noticia de biblioteca, de archivo ubicado en esta comarca hasta bien superada la edad media. Y, no encontrándose la biblioteca o colección propiamente dicha, sí que hay noticias de ella (y de otras más) desde el siglo 15, existiendo aún la frontera con el reino nazarí de Granada, pero de eso hablaremos más adelante.

———————

[1] (o lo hemos sido durante siglos) con un pequeño istmo de comunicación con el resto del continente del que además nos separa una cadena montañosa y muchas señas de identidad que se dan más fácil en los países ribereños del sur europeo y norte africano, además, claro está, del propio levante mediterráneo del que vinieron fenicios y griegos entre otros

 

[2] Espero que ningún político de la actual Italia use esto para reivindicar “España para sus bisabuelos”, que ya los hay en otros lugares que la reclaman para sus abuelos.

(3) Vease Abul Hassan al abbas al caravaquí

(4) Corrijanme rápidamente los que sí tengan noticias en este sentido