JAIME PARRA

Octubre actúa este sábado 23 en el Caravaca Power Pop. Nos ponemos al día con la banda caravaqueña que forman José Esteban Martínez-Iglesias, Leandro Martínez-Romero, Juan Manuel de León (Dele), Ángel Perni y J. Ángel Gómez

¿Qué recuerdos tienes de tu primer concierto?

Lo recordamos muy bien porque, entre otras cosas, lo tenemos grabado.

Fue en el Pub Zipi y Zape. Estaba lleno hasta arriba y hacía tanto calor que en un descanso tuve que tomar suero de todo lo que estábamos sudando.

Tocábamos sobre todo versiones de grupos que nos gustaban. Algunos de ellos estaban de moda entonces y todo el mundo saltaba y gritaba. Tener un primer concierto así mola. Solo teníamos dos canciones propias que entre tanta versión no quedaban del todo mal.

¿Cómo se lleva el mantener el grupo con la paternidad, el trabajo…?

Le va quedando menos tiempo para dedicarle. No solo al grupo en sí. También a la labor de composición. Para crear hace falta casi aburrirte. Así que, en esta vida adulta con todas las cosas que llevamos para delante, no va quedando mucho hueco.

Siempre que Octubre saca un disco, entre sus seguidores, además de la alegría, existe el temor de que sea el último. ¿Hay Octubre para tiempo?

En realidad, yo siempre he tenido ese temor. Cuando termino de componer y tras grabar un disco me quedo como vacío. No tengo nada más y no sé si voy a volver a componer algo en mi vida. Luego tengo la suerte de que, pasados unos meses empiezan a salir ideas musicales que, podrían valer para futuras canciones del grupo. Todavía no he compuesto nada tras nuestro último EP, pero quién sabe.

En tu caso, Lean, has pasado de tocar ocasionalmente con Octubre a ser miembro de la banda, ¿cómo se ha producido?

Es verdad que mi relación con el grupo ha tenido dos grandes fases. Comencé a tocar con Octubre sustituyendo a mi primo José Luis Yago muy al comienzo, un tiempo después nuestros caminos se separaron aunque siempre mantuve el contacto con el grupo. José Esteban cuida muy bien a las personas que alguna vez han formado parte de la banda. Colaboré en la grabación del segundo y del tercer disco, aun sin ser en ese momento miembro oficial del grupo. Durante la gira del tercer disco, después de un concierto en Lorca al que asisití como público, tuve la necesidad de volver a tocar y a entrar de lleno de nuevo en Octubre. La vuelta fue tan natural que pareció que nunca me hubiese ido y aquí seguimos, veinticinco años después de las primeras actuaciones, como siempre, manteniendo intacta la ilusión por el próximo concierto.

¿Estudio o directo?

Los dos. Cuando estás mucho tiempo sin estar en el estudio quieres volver, y cuando estás mucho tiempo sin tocar en directo estás deseando que lleguen los conciertos. Son dos facetas distintas de la creación e interpretación musical, pero poder vivir las dos cosas es un lujo.

¿Qué os supone tocar en casa? ¿Tenéis algún otro concierto a la vista?

No tenemos ningún otro concierto a la vista. Por eso este es tan importante. Ya no vamos a ser un grupo que vaya a estar tocando todos los fines de semana. Eso ya lo hemos vivido y estuvo bien. Pero ahora necesitamos otras cosas. Queremos que nuestros directos sean especiales. Seleccionaremos muy bien las propuestas que nos lleguen para tocar y decidiremos.

A los más jóvenes que os conocen menos o escuchan otros estilos musicales, ¿qué les dirías para que se acerquen a descubriros y al Caravaca Power Pop?

Yo les diría que se quitaran los prejuicios. Que hay tanto que descubrir en todos los géneros y estilos musicales que merece la pena descubrir cosas nuevas o no tan nuevas.

Pero se lo diría sin juicios de valor. Yo, cuando era joven también tenía muchos prejuicios. A lo mejor es algo que va con la edad. Pero he disfrutado tanto cuando los he podido superar…