MICAELA FERNÁNDEZ

El pasado 14 de marzo se impartió en Mula, dentro de los actos de la Semana Cultural del Marquesado de los Vélez, una conferencia titulada “Obras de Mateo Gilarte en la Iglesia de Santo Domingo de Mula” a cargo de Antonio Gabarrón García y Teresa Zapata Caballero, Licenciados en Historia del Arte. 

Gilarte

Gilarte

Las obras atribuidas al pintor Mateo Gilarte se encuentran ubicadas a ambos lados del altar mayor de la iglesia parroquial de Santo Domingo de Guzmán y representan “La Adoración de los Reyes” y “La Huida a Egipto”, cuya manufactura está datada alrededor de 1650 y pertenecientes a la Escuela Barroca Levantina. Se trata de óleos pintados sobre lienzo pegado a la tabla. 

Ambas obras poseen idéntico formato y conservan sus marcos originales de elegante decoración policromada sobre fondo dorado. Hasta 1964, y a través de un trabajo de investigación del Historiador del Arte Español D. Alfonso Emilio Pérez Sánchez, estas obras estaban consideradas como anónimas dada la falta de documentación sobre ellas. 

Tradicionalmente se ha considerado que ambas obras están vinculadas a la Casa-Palacio de los Marqueses de los Vélez, en Mula, y en concreto, que fueron encargadas por el VI Marques de los Vélez D. Fernando Joaquín Fajardo de Requesens y Zúñiga, hombre culto y gran coleccionista de obras de arte, y que llegó a ser Virrey de España en Nápoles. 

El taller de los Gilarte, de origen oriolano, se instalo en Murcia en 1648. De ellos destacan los hermanos Francisco y Mateo, que realizaron varias obras a ambas manos entre las que pueden encontrarse las ubicadas en la iglesia de Santo Domingo. Mateo Gilarte uno de los pintores más importantes del Barroco Murciano, y realizó obras de gran envergadura como la realizada en la Capilla del Rosario de Murcia (El ciclo sobre la vida de la Virgen) o la magistral La Batalla de Lepanto, ubicada también en dicha capilla del Rosario. Podemos encontrar obras de Mateo Gilarte en el Museo del Prado, Museo de Toledo y en la catedral de Murcia (El sueño de San José). Mateo Gilarte tiene influencias de Zurbarán y de Pedro Orrente, y está considerado el puente entre el arcaico barroco levantino y sus formas más libres en cuanto a movimiento y presunción de atmósferas. 

La conferencia impartida hizo un repaso cronológico en relación a las obras y al marquesado de los Vélez; la documentación conocida sobre las mismas y sus distintas exposiciones públicas,  como su exhibición en la Exposición Iberoamérica de Sevilla de 1929 -Pabellón Mudéjar en representación de Murcia y Albacete-, las exposiciones regionales EL LEGADO DE LA PINTURA (1999) y HUELLAS, en la Catedral de Murcia (2002). 

Igualmente se explicaron las características del Barroco Murciano en comparación con otras escuelas de pintura como la Sevillana o la Madrileña, la biografía de Mateo Gilarte y su estilo a lo largo de su carrera, y las fuentes iconográficas de la época. 

Finalmente se hizo una descripción de ambas obras “La Adoración de los Reyes”, y “La Huida a Egipto”, explicando su técnica, composición escénica, y origen de ambas iconografías basadas en los evangelios apócrifos y leyendas orales. 

La temática de ambos cuadros se enmarca dentro del programa iconográfico religioso de LA SAGRADA FAMILIA, muy de moda tras el Concilio de Trento, y que pretendía poner en valor las cualidades de la familia cristiana resaltado virtudes como la humildad y la capacidad de sacrificio.