Juana Espín
Persona de Apoyo

El primer grupo de autogestores de APCOM, fue constituido en el año 2000, donde un grupo de siete personas empezaron a tratar temas, con el fin de conseguir una mayor autonomía y mejorar su calidad de vidAutogestores 2015a. Mas tarde en Marzo de 2006 nació otro grupo de autogestores, formado este por personas jóvenes.

A lo largo de estos años los dos grupos de autogestores han ido consiguiendo los objetivos que se marcaron en su comienzo, siempre con la ayuda de la persona de apoyo, por lo poco a poco van siendo más autónomos.

Actualmente todos los participantes que empezaron con el grupo de autogestores han alcanzado las metas, por lo que ya no forman parte del grupo de autogestores. Para APCOM es un gran logro que dos grupos de autogestores hayan conseguido los objetivos y dar paso a otro nuevo grupo de autogestores que emprenden un nuevo camino basado en la autodeterminación.

A día de hoy podemos decir que APCOM ha remodelado su grupo de autoestoges quedando compuesto por Larabas, Elena, Jesús Javier, Paco Amor, Mª Jesús, Juan Manuel, Zaida, Julia y Fernando, habiendo también una nueva persona de Apoyo, Juana Espin.
El grupo de autogestores es un grupo de personas con discapacidad intelectual que se reúnen periódicamente, normalmente cada 15 días, y donde se les ofrece la posibilidad de disponer de un espacio para aprender a ser más autónomos, expresar sus emociones, conocerse mejor, asumir sus problemas, tener su opinión propia y a tomar sus propias decisiones.

Los grupos de autogestores promueven la ‘autodeterminación’, la capacidad de decidir por uno mismo, que es la meta de estas personas que encuentran en sus asociaciones herramientas para conseguirlo. Trabajan continuamente repartidos por la Región y el encuentro autonómico es su ocasión anual para conocer otros puntos de vista, estrechar lazos y ampliar su círculo de relaciones.

La autodeterminación es un proceso que implica ir ganando control y experiencia en nuestras vidas. Con el tiempo pasamos de depender para todo de otras personas que nos enseñan, cuidan y atienden a ser más independientes y decidir lo que queremos hacer en diferentes aspectos. Donde vivir y con quien, qué servicios utilizar, como pasar el día, qué estudiar, donde trabajar, o con quien relacionarnos, son todas decisiones importantes que debemos hacer en un momento u otro. En definitiva significa que la persona controle su vida y su destino: permitir elegir, tomar decisiones, etc…

Por ello la PCP (Planificación Centrada en la Persona), se desarrolla inicialmente como un medio para incluir más directamente a las personas con discapacidad en el proceso de desarrollo de metas y planes y para poder implicar a los miembros de la familia y otras personas capaces de proporcionar apoyos significativos y no remunerados en la construcción de un futuro lleno de expectativas para la persona con discapacidad intelectual, pero lo que principalmente se pretende es que la persona determine el proceso de planificación y formule planes.

La PCP tiene las siguientes características:
– Se centra en las posibilidades, en las capacidades y en las habilidades de la persona con discapacidad significativa.
– Es un proceso dirigido hacia unas metas elegidas por el propio protagonista o por sus apoyos.
– Se caracteriza por la presencia de la persona con discapacidad en los entornos comunitarios e integrados.
– Requiere la participación activa de las personas con discapacidad y de todos los apoyos implicados.
– Reafirma la importancia de la opción( aprender a elegir), del respeto (en función de la decisión) y de la competencia (en función de sus posibilidades y potencialidades)
– Ayuda a visualizar y a situar a la persona con discapacidad dentro de este proceso de proyecto personal

Todas las personas con o sin discapacidad anhelan poder elegir y tener control sobre sus vidas, desean tener derecho a un trabajo estable y remunerado, desean aumentar su calidad de vida, aunque, de hecho, las oportunidades no son las mimas para todas ellas. Las personas con discapacidad exigen que se le proporcione apoyos, piden que los esfuerzos de los profesionales estén centrados en ellos mismos y no en los servicios, piden que sus demandas sean atendidas y que se den las acciones concretas en función de sus necesidades personales; además desea apoyos consistentes y continuos que faciliten su inclusión en la comunidad desde todos los ámbitos y esos solamente pueden ser posible partiendo de la PCP.