JOSÉ MORENO MEDINA/anterior alcalde de Caravaca y portavoz socialista en el Ayuntamiento

Buenos días a todas y todos:

En primer lugar felicito a todos los concejales y concejalas por su toma de posesión y especialmente a D. José Francisco García como nuevo alcalde de Caravaca.

El pasado domingo 26 de Mayo de nuevo el PSOE de Caravaca volvió a ser la fuerza política más votada, obteniendo  10 concejales y faltando tan solo uno para la mayoría absoluta. Este hecho nos colocaba en una situación preferente a la hora de buscar apoyos para formar gobierno y es lo que hemos estado haciendo estos días desde el fin de las elecciones municipales. Se ha estado muy cerca de conseguirlo pero finalmente el gobierno municipal lo ostentará la coalición entre el PP y C´s, cuya suma de concejales resulta 11. Esto nos coloca, aún siendo el partido con mayor número de concejales, fuera del gobierno, hecho que asumimos con naturalidad democrática.

De este modo, iniciamos esta nueva legislatura, dejando atrás los “mercados persas” de los últimos días. Lo hacemos con fuerza e ilusión, sintiendo el apoyo y respaldo de los miles de caravaqueños y caravaqueñas que nos han votado, incluso el de muchos que no.

Personalmente pienso que la administración pública honesta debe llevarse a cabo desde unas convicciones en las que creo profundamente, mediante las cuales, la gestión municipal alcanza su verdadera dimensión de servicio público a la sociedad y a la ciudadanía. Estos principios son: el trabajo, el diálogo y la cercanía a los vecinos y vecinas. Sin estos tres pilares, sin la coherencia y el compromiso con la ideología que nos hace luchar por ellos, nuestro cometido en el Ayuntamiento no tendría sentido.

En estos últimos cuatro años he tenido el honor de poder presidir este Ayuntamiento como Alcalde, en unos momentos difíciles en muchos aspectos, donde había que recuperar la confianza perdida por parte los ciudadanos en la institución local y remar contra corriente de una situación económica difícil. Creo que a lo largo de este tiempo nos hemos ganado esa confianza con trabajo y honestidad, trasmitiendo calma y tranquilidad, sin escándalos innecesarios.

Pero todos estos avances no hubieran sido posible sin el trabajo de grandes personas que he tenido la suerte de tener a mi lado incondicionalmente, con una generosidad y vocación de servicio incuestionable. Con una gran valentía dieron el paso a sabiendas que la situación iba a ser muy complicada y agradezco a cada uno de estos concejales y concejalas cada minuto, cada hora, cada día que han dedicado a nuestro municipio, y os puedo asegurar que ha sido muchos.

Y gracias de corazón a las alcaldesas y alcaldes pedáneos, que han llevado cabo la política desde la primera línea, con una vocación de servicio por encima de lo normal.

Gracias también al personal de confianza yal imprescindible apoyo de los trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento, sin cuyo esfuerzo y profesionalidad todo esto no hubiera sido posible.

Y, cómo no, gracias a nuestras familias, por su apoyo y comprensión.

Pero ahora comienza un nuevo periodo, donde aplicaremos toda nuestra experiencia, trabajo e ilusión ante un nuevo reto al que nos presentamos con ideas renovadas y otras inamovibles, con un nuevo equipo de personas trabajadoras y preparadas. Con responsabilidad y firmeza llevaremos nuestra labor de control y complemento al gobierno.

Creo no equivocarme si digo que a todos los aquí presentes nos une el enorme amor a nuestro pueblo. El progreso de él depende de nosotros y esta es una gran responsabilidad. Sinceramente espero que seamos capaces de hacer hincapié más en lo que nos une, que es mucho, que en lo que nos separa, que es muy poco. La sociedad caravaqueña espera esto no debemos defraudarla. Por esta razón, desde nuestro grupo estaremos vigilantes para que la consecución del bien común esté por encima de cualquier otro interés, sobre todo de los personales.

Para acabar recitaré una poesía del cantautor chileno Víctor Jara que quizá ya me hayáis oído alguna vez pero que vuelvo a repetir porque refleja perfectamente el porqué nuestro partido se sienta en este Salón de Plenos. Dice así:

El amor a mi hogar, mi mujer y mis hijos.

El amor a la tierra que me ayuda a vivir.

El amor a la educación y al trabajo.

El amor a los demás que trabajan por el bienestar común.

El amor a la justicia como instrumento del equilibrio para la dignidad del hombre.

El amor a la paz para gozar de la vida.

El amor a la libertad, no el libre albedrío, no la libertad de unos para vivir de otros, sino la libertad de todos, la libertad para que yo exista, y existan mis hijos, y mi hogar, y el barrio, y la ciudad y los pueblos y todos los contornos donde nos ha correspondido forjar nuestro destino.

Sin yugos propios ni yugos extranjeros.

Muchas gracias y buenos días.