MICAELA FERNÁNDEZ

La Comarca del Río Mula es una zona eminentemente agrícola. Con pequeñas explotaciones, principalmente familiares, la fruta de hueso y los cítricos son los principales recursos económicos de muchas familias.

Hablamos con Martín Jiménez, presidente de la Comunidad de Regantes de Pliego y de la Cooperativa La Vega de Pliego para conocer cómo están afrontando la situación actual en materia agrícola.

¿En qué está afectando en estos momentos la crisis sanitaria al campo?

Está afectando en cuanto a la movilidad de los agricultores y de los trabajadores para la realización de tareas de recolección de cítricos, clareado de las frutas de hueso y trabajos de tratamientos fitosanitarios.

En otro ámbito, fundamental para el cultivo como es el agua, el nivel cultivo en Pliego ha ido incrementando en estos cuatro últimos años como consecuencia de las actuaciones que se han realizado en relación a la organización y planificación como Comunidad de Regantes de Pliego y de las obras de modernización que nos han permitido tener, a fecha de hoy, unas infraestructuras de regadío modernas y tecnológicamente muy avanzadas, por lo que podemos afirmar que nos ha sorprendido esta pandemia con los sistemas de regadío y su organización preparada para superar la situación actual.

¿Qué cultivos pueden ser los más afectados por la falta de demanda o dificultad en la recolección y exportación?

Este sector productivo es esencial para la alimentación. Un sector primario que en estos momentos la ciudadanía, espero, se conciencie de la importancia que tiene para el mantenimiento alimentario de los ciudadanos. Aún así, se ha generado incertidumbre en cuanto a las relaciones en el consumo de determinados productos, fundamentalmente las frutas de hueso.

Se ha comprobado que el consumo de los cítricos en general se está comportando al alza, por lo que la demanda, por lo que la demanda ha ido creciendo, no así está pasando con los frutos de hueso (nectarinas, albaricoque, melocotones…), bien es verdad que estamos iniciando la campaña. No obstante esperemos que el nivel de consumo sea aceptable en términos generales como el resto de productos agrarios.

¿Cuántas familias, tanto productoras como recolectoras o derivadas de su tratamiento posterior se pueden ver afectadas?

En esta comarca, especialmente en Pliego, las unidades de producción, parcelas o concentración de parcelas productivas son muy pequeñas, estando la propiedad muy repartida. Por lo que, en términos locales del ámbito de la Comunidad de Regantes de Pliego, con un número de 1.400 comuneros, unas 822 hectáreas, en 1.500 parcelas, podemos observar el minifundio existente y ello relacionado con los productores.

Por ello la economía familiar se sustenta en rentas agrarias muy bajas, donde muchas de las tareas las realizará el propio agricultor dueño de las parcelas, siendo puntual, aunque no menos importante, la realización de trabajos por parte de jornaleros ajenos a la propiedad. En definitiva, son muchas familias que se ven afectadas por el trabajo propio de la agricultura de una forma directa o indirecta.

¿Las medidas que está ofreciendo el gobierno son válidas para las necesidades del campo?

Las medidas en cuanto a la movilidad y formas de traslados no son suficientes, aunque hemos de ser comprensibles que lo prioritario es la SALUD. Se constata la importancia del empleo que nuestro sector general. Empleo en muchas ocasiones artesanal, con grandes esfuerzos y que no todo el mundo está preparado ni facultado para desarrollarlo. Aunque las medidas se han pretendido a adaptar a la situación laboral, no están cubriendo toda la demanda que se genera desde el sector agrario.

¿Es asumible por los agricultores las dificultades del transporte de trabajadores?

La recolección de las cosechas se está viendo incrementada por los costes que general, entre otros, el transporte del personal a las parcelas. Estos costes se podrán asumir en función del valor de los productos que finalmente llegue al productor.

¿Puede encarecer el precio del producto?

Seguro que encarecerá el precio al consumidor, casi con toda seguridad. Lo que no tenemos claro que eso repercuta al agricultor. De nuevo el gran problema que tenemos los agricultores es la relación entre el precio de venta al consumidor y el precio de liquidación al agricultor. Si ya antes de esta situación no estaba equilibrado, mucho nos tememos que en esta situación tengamos menos garantía de tener un valor de precios garantizados de cobro para el agricultor. Los costes de producción, claro, recolección, manipulación y transporte van a ser mayores de lo habitual. La limitación en el transporte de trabajadores al campo, la situación física de proximidad entre los trabajadores, todo eso incrementa los costes.

Actualmente, las empresas de manufactura de productos agrícolas han mantenido su trabajo, ¿cree que la situación podrá mantenerse?

Estamos dando un ejemplo del mantenimiento de los productos de primera necesidad en los supermercados, en los lineales para el suministro a la ciudadanía de unos productos tan necesarios como complementos alimentarios. Todo ello sin anteponer precios, costes o rentabilidades. En esta situación, más que nunca, nuestra dedicación es la recolección de nuestros productos, transformarlos o adecuarlos para su consumo con todos los controles de calidad exigibles, sabiendo que los costes de producción se verán incrementados al menos en un 30%. Pues bien, el sector está trabajando y seguiremos proporcionando esos productos. Espero que a este sector como a otros, se le ayude, se le compense por la bajada en la renta que percibiremos los agricultores.

Los agricultores pararon sus reivindicaciones para seguir abasteciendo a la población, ¿han demostrado con ello que son uno de los primeros eslabones de la cadena alimentaria?

Somos el primer eslabón de la cadena alimentaria. En la Comarca del Río Mula, sobre todo el Mula, Yéchar y Pliego la mayoría de las producciones de los agricultores salen con destino final a la venta al consumidor a través de las cooperativas dentro de los canales de comercialización que cada una de ellas tenemos. Sabemos muy bien las relaciones de precios entre el valor que recibe el socio y el que cuesta al consumidor de un mismos producto. Siempre unos diferenciales enormes. De eso se trataba en esas reivindicaciones, que dejamos guardadas como tantas otras cuestiones por motivo de esta pandemia. Un sector estratégico en orden, me atrevo a decir, secundario respecto a la SANIDAD.

Un sector como así se ha demostrado que no ha cerrado las puertas, aunque sí estamos teniendo problemas de servicios auxiliares que nos son necesarios para seguir trabajando. Espero que no sea necesario reivindicar el establecimiento de mecanismos que mantengan las rentas a los agricultores para seguir cultivando y produciendo esos productos tan necesarios para la alimentación de las personas, de los ciudadanos.

Esperemos que esto no genere un abandono de la agricultura por no ser rentable, más bien diría, por generar más gastos que ingresos a las ya maltrechas economías de los agricultores. Por otro lado, quiero mostrar mi reconocimiento y gratitud al esfuerzo y dedicación que están realizando todos los trabajadores de la Comunidad de Regantes y de la Cooperativa La Vega de Pliego en el trabajo diario para el mantenimiento de los servicios de regadío así como en el almacén, suministros, servicio de supermercado y administración.

Para terminar, dirigirme a los comuneros de la Comunidad de Regantes de Pliego para incidir en el gran logro, que afortunadamente tenemos en las infraestructuras de regadío y la organización social de la comunidad, una sola y única Comunidad de Regantes de Pliego, que como sabéis los sistemas de regadío han estado funcionando perfectamente y tele-controlados desde los sistemas de la comunidad de regantes y desde los propios comuneros.

Por otro lado, a los agricultores, socios de La Vega de Pliego, a los que siempre, siempre, por muy malas situaciones, de SALUD, consumos o precios de nuestros productos, estarán garantizadas la comercialización de las mismas.

Un fuerte abrazo a todos los agricultores con mis deseos de mantener esta situación, de poco contagio en nuestra Comarca y de mucha SALUD.