PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Representó a su Suiza natal en el popular “Festival de la Canción de Eurovisión”, en 1973. Y lo hizo con el tema titulado “Je vais me marier, Marie”, alzándose con la duodécima posición clasificatoria. ​ Colaboró, en 1977, con el brillante y acreditado compositor y músico francés, Jean-Michel Jarre, en la elaboración del álbum, en francés, “Paris by night”, cuyo destacado “hit” fue el titulado “Où sont les femmes?”. Al año siguiente, trabajó con los productores de música disco Henri Belolo y Jacques Morali. Su mayor experiencia de éxito internacional se la proporcionaron las canciones del género disco denominadas “I love America” y “Got a Feeling”.

Patrick Juvet (21-08-1950, Montreux-Vaud-Suiza/01-04-2021, Barcelona-España) cantante, compositor y pianista suizo que gozó de numerosos éxitos discográficos en Francia, aunque muy concretos en número, pero notables en su intensidad de repercusión. Digno representante de la música pop de la época, en la que se hallaba tan centrado como vinculado a la misma, pero vino a multiplicar su fama internacional gracias a la música disco, de la que fue firme protagonista durante la segunda parte de la década de los años ’70. Sus residencias habituales estaban establecidas, últimamente, en Düsseldorf, París, Los Ángeles y Barcelona, donde era titular de un piso-vivienda en el que, a los 70 años, su cuerpo fue encontrado sin vida y en unas circunstancias que, todavía, se hallan en proceso de investigación.

Piano a los 7 años.- Pese a su origen suizo, creció Juvet en la próxima La Tour-de-Peilz, con sus padres, Robert y Janine, así como Daniel y Nancy, su hermano y hermana, respectivamente. El progenitor se dedicaba a la venta de aparatos de radio y televisores, condición que, quizás, fue el detonante para la gran afición musical que se creó en Patrick Juvet, quien inició estudios de piano a los siete años, apreciándosele, posteriormente, un inusitado interés por la música de “The Beatles”. Tenía 18 años cuando “desembarcó” en París con marcada escasez dineraria. Un amigo le animó a probar suerte, como modelo, en Alemania, razón por la que, durante dos años, se instaló en Düsseldorf, regresando a la capital francesa en 1970.​

Crisis del artista.- Le presentaron, en Saint-Tropez, al francés productor de música Eddie Barclay, quien le allanó el camino para que grabara su primer sencillo, en 1971. Escribió, igualmente, la canción “Le lundi au soleil”, interpretada por Claude François. ​El tema “Où sont les femmes?”, antes mencionado, fue grabado nuevamente en inglés bajo el título “Where is my woman?”, con el fin esencial de ser presentado en el debut de Juvet, en inglés, exactamente en la discográfica estadounidense “Casablanca Records”. El letrista de ese proyecto fue Víctor Willis, el original vocalista del grupo “Village People”. También participó en la sonora banda del film titulado “Laura, les ombres de l’été”, de David Hamilton. Pero llegó el imparable declive de la música disco, al iniciarse la década de los ’80, cuando se reintegró, en 1982, en la escena musical francesa a través del álbum “Rêves immoraux” que, gozando de una gran aceptación, no podía ser comparable con sus comerciales éxitos anteriores. Nuevos periodos de crisis financiera, personal y de repetidas intervenciones estéticas que delataban su incapacidad para asumir el paso del tiempo, llevaron a Patrick Juvet a padecer intensas depresiones, relación con el alcoholismo y traslados alternativos e injustificados a Europa continental, Londres o Los Ángeles, para acabar, finalmente y en la segunda mitad de los años ’80, en su Suiza de origen.

Su música sigue “ahí”.- Pero llegaría 1991 y recuperaría su ilusión con el álbum etiquetado como “Solitudes”, que le reinstalaría en París, un plástico que ofrecía temas emotivos, personales e íntimos, en el que se hacía acompañar por ​sólidos y francófonos intérpretes como Luc Plamondon, Marc Lavoine o la siempre querida cantautora, modelo y actriz, Françoise Hardy. ​Tuvo que llegar 2005 para que Juvet publicara su autobiografía “Les bleus au cœur: Souvenirs”, un trabajo en el que abunda sobre su bisexualidad y su carrera artística, enmarcada en éxitos desbordados y conducida, finalmente, por un decadente ostracismo, aunque tenemos que reconocer que su música sigue imperando cuando suena y, ¡lo importante!, levantando los pies del suelo a quienes la escuchamos. ​