Pedro Antonio Hurtado García

Andy Gill (01-01-1956, Mánchester-Lancashire-Reino Unido/01-02-2020, en el mismo lugar de nacimiento), influyente guitarrista, compositor, productor discográfico y miembro fundador del grupo de rock inglés conocido como “Gang of Four”, creado en 1976, una de las más importantes bandas del postpunk británico de todos los tiempos. La formación debutó en la escena musical con el álbum que lucía su propio nombre, “Gang of Four”. Con el paso de los años, fueron dejando una imborrable huella en bandas de altísima consideración que supieron otorgarle a su legado la inmensa importancia que ofrecía. Entre esas formaciones cabe mencionar a R.E.M., Nirvana o Red Hot Chili Peppers.

Pieza clave.- Se le reconoció, especialmente, por su particular estilo dentado en la guitarra, su vinculación al género pospunk y a álbumes como el imprescindible “Entertainment!”, de 1979, elevado a los altares de la música como pieza clave del postpunk y reivindicado por diversas generaciones. También “Solid gold” (1981), así como sus sencillos repletos de incuestionable éxito, tales como “At home he’s a tourist”, “Anthrax”, “What we all want”, “Damaged godos” o “I love a man in a uniform”.

Multifuncional.- Fue muy completo y amplio su trabajo en la banda “Gang of Four”, con la que actuó, además de como guitarrista, como productor de grabación, productor y coproductor de todos los álbumes de la formación, incluído el último de ellos que data del año 2005. Fue, igualmente, productor de álbumes para artistas como “The Young Knives”, “The Jesus Lizard”, “Fight Like Apes”, “The Futureheads”, Michael Hutchence, “Killing Joke”, “Red Hot Chili Peppers”, “Polysics”, “Therapy?” o ​“The Stranglers”, bandas y artistas nacidos en tierras británicas, estadounidenses y hasta japonesas.

Más de 40 años de existencia.- El grupo se disolvió en la segunda mitad de los años ’90, decisión adoptada luego de publicar “Shrinkwrapped”, álbum lanzado en 1995. Pero retomaron la actividad pasada una década, gozando su regreso de una excelente repercusión en el mundo de la música alternativa. Tras ese retorno, la formación ha continuado en activo, ininterrumpidamente, hasta nuestros días. Por ejemplo, el pasado año, desarrollaron una gira intercontinental para celebrar sus cuarenta años unidos bajo la denominación de “Gang of Four”.

Referentes de grandes artistas.- La historia ha puesto de manifiesto que multitud de bandas han copiado el estilo de Gill y, también, el de “Gang of Four”, lo que convirtió al artista, individualmente, y a su banda, de modo colectivo, en grandes referentes emulados por la generación del revival punk funk y postpunk para formaciones como “The Futureheads”, “Bloc Party”, “The Rapture”, “Radio 4” y una interminable lista de conjuntos musicales identificados con el género señalado.

De igual nombre.- Frecuentemente, resultaba confundido con el británico crítico independiente de música, igualmente llamado Andy Gill. Curiosamente, cabe anotar que, unos seis meses atrás, falleció el referido comunicador que había trabajado para medios como “The Independent” o “Uncut”.

Matrimonio.- El músico británico contrajo matrimonio con Catherine Mayer, periodista y cofundadora de “Women’s Equality Party” (“Partido igualitario de mujeres”). Su fallecimiento fue comunicado por la prestigiosa revista musical “Rolling Stone”, así como por su propia banda, “Gang of Four”, el mismo día del óbito, noticia que confirmaron, a través de “Twitter”, sus compañeros del grupo Tobias Humble, Thomas McNeice y John Sterry.

Discrepancia de las causas.- Gill contaba con 64 jóvenes años. Un portavoz de la banda comunicó al “New York Times” que su muerte se produjo como consecuencia de una neumonía, mientras que otra versión indica que el guitarrista falleció en un hospital de Londres, pese a que su muerte se anuncia como registrada en Mánchester, como consecuencia de una enfermedad respiratoria. “Esto, es muy difícil de explicar para nosotros, pero nuestro gran amigo y líder supremo ha muerto hoy. La última gira de Andy, en noviembre, era la única forma en la que podía retirarse, con una ‘Stratocaster’ alrededor de su cuello, gritando y ensordeciendo a la primera fila”, manifestaban sus compañeros de banda entre sentidos sollozos, quienes también señalaron que “Él, tenía un gran compromiso para la visión artística, pues llegaba al punto en el que escuchaba las mezclas para próximos álbumes o podía planear una gira desde la cama de un hospital”, comentaban refiriéndose a la demostrada capacidad del músico fallecido.

Inteligente, entregado y generoso.- Fueron, sin duda alguna, unas manifestaciones muy sentidas en las que no olvidaron una especial mención para la amistad vivida con Gill, así como el agradecimiento de sus compañeros para quien van a recordar, siempre, como una persona inteligente, entregada, generosa y, como le ocurre al periodista televisivo Matías Prats Luque, con una enorme facultad para contar chistes malos, añadiendo con enorme franqueza que “era uno de los mejores en lo que hacía. Su influencia y creatividad con la guitarra nos inspiró, al igual que a todas las personas con las que trabajó y quienes escucharon su música. Sus álbumes y producciones hablan por sí solos”, sentenciaron sus consternados compañeros de banda.

Descanse en paz un joven hombre que vivió por y para la música y cuya muerte le hace una equilibrada justicia que, seguramente y por merecérselo, debió disfrutar en vida. Buenos días.