EQUIPO DE DEBATE QUÍQUERO DEL IES LOS CANTOS

Después de mucha preparación, llegamos a Caravaca el día 27 hacia las 9:30 de la mañana. A pesar de todo, estábamos un poco nerviosas por lo abstracto del tema pero confiábamos en el trabajo que habíamos realizado y en nosotras mismas.

Llegó la primera ronda. Después de un sorteo comenzamos a debatir contra uno de los institutos de la región. Los nervios del primer debate siempre son los peores. Es el momento en el que te pones a prueba a ti mismo y a tus conocimientos sobre el tema. Pero poco a poco te vas sintiendo más cómoda con lo que haces y los nervios empiezan a desaparecer. Son momentos de mucha tensión pero al final son esos los que te hacen luchar con más fuerza por tu propósito.
Conforme avanzaban las rondas, notábamos cómo el nivel iba avanzando progresivamente y durante algunos momentos llegamos a dudar si pasaríamos a la siguiente fase. Pero para nuestra sorpresa, ¡estábamos en semifinales! Fue uno de los momentos más emotivos de todo el torneo, y esta emoción hace que tomes nuevas fuerzas y tomes los siguientes debates con una ilusión diferente a la de las rondas eliminatorias.
Y con estas sensaciones comenzamos a debatir la semifinal. Para nuestra sorpresa, nos tocó debatir otra vez contra uno de los equipos que más difícil nos había puesto nuestro pase a la semifinal. Terminamos el debate sin conocer el resultado y nos trasladamos hasta el Ayuntamiento de Caravaca, donde se llevaría a cabo la resolución del mismo. Fueron momentos de tensión hasta que finalmente nos comunicaron que éramos finalistas . Así que subimos al escenario dispuestas a dar lo mejor de nosotras. Fue bastante curioso que durante todo el torneo tuvimos que debatir – por puro azar – la postura en contra. Y al
realizar el sorteo de la final, ¿a qué no adivináis qué postura nos tocó? ¡En contra! No sabíamos muy bien cómo tomarnos esta casualidad, pero optamos por reírnos ante esta situación y debatir por quinta vez el tema.
El veredicto fue otro de los momentos más emotivos y que más nos unió como equipo. Sabemos que este resultado ha sido fruto del trabajo continuo, horas de preparación, pero ha ido mucho más allá. Es una cuestión de confianza mutua, saber que la persona que saldrá detrás de ti dará lo mejor de sí misma . Nos hemos convertido en mucho más que un equipo de debate, somos compañeras que hemos aprendido las unas de las otras y hemos descubierto el significado de la palabra equipo.
Estos torneos se han convertido en una de las experiencias más enriquecedoras, ya no solo a nivel académico, sino también personal. Hemos ganado confianza en nosotras mismas mientras superábamos los distintos retos que nos afrontaba esta oportunidad.
Por ello, no solo nos sentimos nos sentimos orgullosas de ganar este debate regional, sino de todas las personas que nos han ayudado a crecer en distintos aspectos de nuestra vida, tanto nuestros profesores – un pilar fundamental de este equipo – como nuestras familias. Y por supuesto, el resto de compañeras. Gracias amigas.

El equipo está formado por: María Guirado (Introductora); Rosana Hidalgo (Argumentadora); María Dolores Valverde y Charo Fernández (Refutadoras) y María Isabel Amor (Conclusora).