PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA
Que «El Noroeste » sea un semanario y, como su nombre indica, aparezcamos solamente una vez cada 7 días, hace inevitable que, a veces, se nos amontone nuestro trabajo y tengamos que ser selectivos, pero tenemos situaciones, casos y sucesos que, por su importancia, magnitud o relevancia, no podemos dejar «aparcados». Por eso, en esta ocasión, nuestra página habitual vamos a dividirla en dos partes para no dejarnos acontecimientos significativos en eGerry Goffinl tintero que ya quedaron pospuestos por haber tenido que atender, la pasada semana, la desaparición de Bobby Womack, quien nos ha dejado huérfanos de la que iba a ser su primera actuación española, el próximo día 24 de Julio, en la vigésima edición del festival «La Mar de Músicas», de Cartagena. Pero, sin duda, tendremos que sacrificar detalles y datos significativos al compartir un mismo espacio para dos obituarios diferentes, aunque contaremos con la ventaja de no habernos perdido ninguno de ellos.
Hoy, comenzamos recordando a Gerald «Gerry» Goffin, a quien, popularmente, se le conocía, sencillamente, como Gerry Goffin (11-02-1939, Brooklyn-Nueva York-Estados Unidos/19-06-2014, Los Ángeles-California-Estados Unidos). Cantante, compositor y autor de inimitables hits musicales como «Will you love me tomorrow», «The locomotion», el trabajo que más fama y respeto le proporcionó, «Up on the roof» o «Take good care of my baby», además de «Theme from mahogany (Do you know where you’re going to?)», para Diana Ross, así como «Saving all my love for you» para Whitney Houston. Goffin ha dejado de existir a los 75 años de edad, tal como informó su ex-esposa, la siempre relevante cantante Carole King, en su perfil del «Facebook», donde señaló que «Gerry fue mi primer gran amor. Tuvo una profunda influencia en mi vida y el resto del mundo». Seguidamente, fue Michele, la que era actual esposa de Goffin, quien confirmó que «el óbito se produjo por causas naturales». Desde muy joven, escribió hermosos textos para lo que serían grandes e inolvidables canciones. Contaba entre sus más distinguidos seguidores con los mismísimos The Beatles.
Extraordinariamente querido por la que fuera su esposa, Carole King
Gerry Goffin y Carole King contrajeron matrimonio en 1959, fueron padres de dos hijas y se separaron en 1968. En 1990, pasó a formar parte del «Salón de la Fama del Rock’n’roll». Entonces, volvió a casarse y ser padre de tres hijos más. «Sus palabras exponían aquello que sentían muchas personas, pero que no sabían cómo expresarlas», indicó su ex-esposa, la ya citada Carole King. «Gerry fue un buen hombre, con fuerza dinámica, cuyas palabras e influencia creativa seguirán sonando en las generaciones futuras», concluyó la que fuera afamadísima cantante y anterior esposa del finado.

Lo irremediablemente irreversible
Un grupo de incondicionales seguidores del artista se afanaron en investigar las conflictivas y siempre extrañas circunstancias que rodearon la muerte de Gerry Goffin, proporcionando una prueba irrefutable de que el cantautor todavía estaba vivo. Más de 2 millones de personas han hecho «clic» en el popular vídeo de «YouTube» titulado «¿Gerry Goffin está vivo?. ¡Prueba sorprendente!». Y, con ello, casi 30.000.- personas vienen comentando sobre el tema, sembrando una clara incertidumbre sobre lo que, sin duda alguna, ya es irremediable e irreversible.

Constructor de éxitos para números e importantes intérpretes
Descanse en paz este incomparable autor de grandes temas del pop comercial de los años ’60, un hombre que supo evolucionar y convertirse en creador y artífice de la fama y éxito natural de muchos artistas que han pasado a formar parte de la historia de la música contemporánea, cuyos triunfos deben al inconfundible poder creativo de este irrepetible neoyorkino.

Adiós, también, al profundamente autoexigente Jimmy Scott
Y no podemos dejar de dedicarle un espacio, igualmente, a quien fuera paisano de nacimiento de Bobby Womack, nuestro protagonista del obituario de la pasada semana. Nos referimos a un músico que ha visitado el festival de Jazz de San Javier en alguna edición anterior, Jimmy Scott (17-07-1925, Cleveland-Ohio-Estados Unidos/12-06-2014, Las Vegas-Nevada-Estados Unidos), a quien se le conocía, además, como Little Jimmy Scott, actor, productor y cantante de pop, jazz, y rhythm and blues que se ha despedido de nosotros a los 88 años de edad. Por cierto, un festival, el costero, que se inauguró el pasado sábado con la que, sin duda, constituyó una memorable actuación de George Benson

Sellos discográficos de notable prestigio
Entre 1951 y 1955 vivió en Nueva Orleans. Allí grabó temas para los sellos «Royal Roost», «Coral» y «Roost Records». En el último año citado fichó por «Savoy Records», sello discográfico que le produjo su primer disco de larga duración titulado «Very truly yours». Un año después se pasó a «King Records» para una serie de sencillos, aunque, en 1959, sería recuperado por «Savoy» para editarle su segundo LP bajo la denominación de «The fabulous Little Jimmy Scott». En 1962, firmó con la compañía de Ray Charles, «Tangerine», grabando su tercer álbum de estudio: «Falling in love is wonderful», pero tuvo que retirar el disco del mercado cuanto «Savoy» le denunció por mantener contrato en vigor con la compañía querellante. Este complejo problema le colmó de tensión e incertidumbre y le condujo a abandonar el mundo de la música para, circunstancialmente, dedicarse a trabajar como repartidor en el Sheraton Hotel, de Cleveland. En 1969, grabó su cuarto disco, «The Jimmy Scottsource», para «Atlantic Records». Y ya, en 1975, regresó a «Savoy» para el quinto plástico: «Can’t we begin again». Pero ninguno de sus discos consiguió el resplandeciente éxito comercial que él mismo se exigía, por lo que decidió seguir trabajando lejos de la música.

Padres adoptivos y extraña enfermedad
Cantó, por vez primera, en la iglesia y fue educado por unos padres adoptivos, al haber fallecido su madre en un accidente de tráfico, cuando el artista solamente contaba con 13 años de edad. Sufría una muy extraña enfermedad hereditaria, llamada «síndrome de Kallman», que le impidió experimentar la pubertad, lo que le generó el detener su crecimiento cuando su altura aún no llegaba a los cinco pies. Igualmente, su voz no cambiaría respecto a la de su niñez. Sus inicios profesionales en el mundo musical tuvieron lugar en los años ’40, tomando parte en diversos espectáculos itinerantes. En 1948, se incorporó a la orquesta de Lionel Hampton y registró su primera grabación, junto a este neoyorkino, de Louisville, para la compañía «Decca», en Enero de 1950. «Everybody’s somebody’s fool», fue una de las canciones de esos encuentros, tema que se introdujo en las listas de R&B, en Octubre del citado año, para convertirse en un «top ten hit». Abandonó sus trabajos con Hampton, en 1951, para retomar su carrera en solitario y recuperar el éxito que, por su incontestable nivel de autoexigencia, él nunca percibió con la intensidad que su público le tributó. Su reconocimiento mundial, a nivel musical y artístico, no ha cesado hasta su fallecimiento, un respeto profesional que se le mantendrá siempre a través de su música y sus canciones.

Demasiadas veces «adiós»
Vamos a tener que localizar todos los sinónimos de la palabra «adiós» porque, últimamente, la venimos utilizando en exceso para despedir a una serie de monstruos, incluso a pares, como es el caso de esta edición, que permanecerán imborrables en nuestra memoria por los muchos recuerdos e insuperables vivencias que su música nos ha aportado. Buenos días.

Pedro Antonio Hurtado García
es Director de Zona de CAJAMURCIA-BMN
en el Noroeste murciano