MICAELA FERNÁNDEZ

Aunque se descarta que de momento pueda afectar al arbolado de la Región de Murcia, la bacteria ‘Xylella fastidiosa’ que está dañando parte del olivar italiano y otras regiones europeas, ya se está trabajando en la prevención debido a que se han dado los primeros focos de ejemplares infectados, en este caso almendros, en el sur de Alicante y las islas Baleares.

Una bacteria puede alojarse en distintas especies agrícolas como el almendro, el olivo, la vid y los cítricos, entre otros, así como en otras especies forestales, y cuyas consecuencias pueden ocasionar daños importantes en las economías de las zonas afectadas.

La presencia de esta bacteria en el arbolado no es fácil de detectar ya que los síntomas que presenta el árbol dañado son similares a las que pueda tener por la falta de agua. Las primeras muestras visibles en un ejemplar afectado es sequedad en la hoja ya que la bacteria produce la obstrucción de los vasos conductores de la savia del árbol acabando con el mismo. Uno de los aspectos más destacados es la prevención en el manipulado de los ejemplares afectados ya que la propagación de la bacteria puede producirse a través de insectos chupadores o por las labores de poda. De ahí que se esté llevando un control riguroso en los movimientos de restos de estas podas y un incremento en los tratamientos para evitar las plagas en los árboles que puedan transmitir la bacteria.

Por el momento no se han registrado casos de zonas en la Región que puedan estar afectadas aunque uno de los espacios que más se podría ver afectado, en caso de que llegara a la Región, sería la zona del Noroeste y Altiplano.