JAIME PARRA

El jueves 16 de febrero a las 19:30 horas en la Casa de la Cultura de Caravaca de la Cruz la educadora Úrsula Caja inaugura el ciclo de charlas de la Escuela Municipal de Padres y madres organizado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento en colaboración con la Federación de Madres y Padres (FAMPA).

Dar a conocer la realidad del acoso escolar, que las familias sepan detectarlo y cómo responder ante él y comprender la realidad social que ayuda a perpetuarlo son los objetivos que se ha marcado para esta charla Úrsula Caja., quien actualmente trabaja en CENUR (Centro de Nutrición y Salud de Alhama de Murcia) englobando todo el área de mediación familiar, educación para la salud y prevención de abusos.

-¿A qué edad pueden producirse los primeros casos de acoso? ¿Y a qué edad suelen darse?

-Los primeros casos pueden darse a cualquier edad, ya que muchas veces los niños intentan imponer su opinión y reafirmar de forma equivocada su autoridad, no obstante, las edades donde empieza a desarrollarse de forma más clara es a partir de 5º de primaria.

-¿Qué indicios deben alertar a una familia de que su hijo sufre acoso?

Hay varias señales. Cada niño es único, sobre todo los padres deben de apreciar cuando su hijo empieza a hacer comportamientos que antes no hacía, unos ejemplos pueden ser:

  • Repentino rechazo a asistir a clase; escusas como: me duele la barriga, no me encuentro bien, o directamente cuando dicen que no les gusta el cole, «ya no necesito aprender más»
  • Falta de apetito
  • Irascible
  • Vuelve corriendo a casa (tarda menos tiempo del habitual)
  • Desinterés ante el mundo social. No quiere salir, se refugia en su habitación.

Pero como he dicho anteriormente, cada niño/ adolescente es único, sobre todo es destacar comportamientos que antes no hacía, escucharlo y darle importancia a aquello que nos cuenten. Todos los detalles son importantes.

-¿Y al centro educativo?

-Desde el centro educativo pueden observar el comportamiento de los alumnos durante el recreo, o bien, ver si les cuesta formar equipos (ser elegidos) cuando hay trabajos en grupo, o en las clases de educación física a la hora de formar equipos.

-¿Qué pueden hacer tanto la familia como los profesores y compañeros para tratar de acabar con ese acoso?

-Una vez se ha detectado el caso lo importante es trabajar en equipo padres, compañeros y centro educativo. No buscar culpables, sino crear un equipo de mediación para desarrollar un protocolo efectivo a tal caso.

Desde la familia sobre todo, haced ver a vuestros hijos/as que esto es una etapa y que la van a superar juntos, haced que confíen en vosotros para así poder ayudarles en posibles complicaciones. No les quitéis valor, nada de usar frases tipo: «esto no es nada» «toda la vida ha pasado» «tienes que aprender a defenderte solo» «pues si te ha dicho X, dile tú lo mismo»

Aconsejable que tanto víctima como agresor, no sólo trabajen la mediación en el centro educativo, sino que busquen ayuda de un experto (psicólogo por ejemplo o terapeuta emocional).

-¿Y para prevenirlo?

-Dar a conocer el problema. No podemos prevenir algo que no reconocemos que existe, es decir: no podemos prevenir el acoso escolar si seguimos pensando que «esto ha sido así siempre» «es cosa de críos»… Tenemos que reconocer que es un acto violento y que debe de estar penado. Además de educar a los niños en la asertividad, empatía y respeto.

-¿Qué hacer cuando es tu hijo el que acosa?

-No sentirte culpable y reconocer que es así. No intentes excusarlo ni defenderlo. Búscale la ayuda que precise para canalizar su ira o sus llamadas de atención. La mayoría de agresores en el fondo se sienten inseguros de sí mismos e intentan hacerse fuertes humillando a otro para que parezca más débil.

Habla con el centro, con la familia de la víctima y no dejes de apoyar a tu hijo. Acude a un profesional para que aprenda técnicas de mediación y canalizar sus miedos, rabia y frustraciones.

-¿Hay algún perfil tipo del acosador o de la persona que puede sufrir acoso?

Si, efectivamente, tanto acosador como víctima cumplen unas características determinadas, pero no siempre es así. Generalmente comparten el hecho de que tienen pocas habilidades sociales, son inseguros de sí mismos… sólo que uno lo enfoca de manera pasiva y otro agresiva. Luego hay diferencias: el agresor suele ser más corpulento y aunque sea inseguro aparenta seguridad; por el contrario la víctima suele ser tímida, tamaño físico inferior y vergonzoso.

-¿Ha aumentado el acoso en la región o más bien la sensiblidad de la sociedad ante el mismo?

-Los datos son alarmantes. La tasa más alta de acoso escolar de España se sitúa en la Región de Murcia, con un terrorífico 11%. No obstante, no creo que haya aumentado especialmente, si que al estar más concienciados se denuncia más por lo que las cifras aumentan, pero no se pueden comparar estos datos con los de hace 10 años por ejemplo, porque básicamente no se tomaba constancia de las agresiones.