Dra. Cristina Naranjo Fernández

Especialista en Neurología

Delegada del Sindicato Médico de la Región de Murcia CESM en el área 4

Allá por el mes de junio, escribí un artículo para reflejar la difícil realidad de la asistencia sanitaria en el área 4. Ya entonces advertí de que “podíamos quedarnos sin médicos de ciertas especialidades”. Ahora, el titular podría ser que “ya no hay retorno”.

Así es. Estamos en un mercado laboral donde hay muy pocos médicos especialistas formados vía MIR para dar cobertura a la demanda tan creciente que existe: la longevidad de los ciudadanos aumenta y las patologías crónicas de la población les obligan a acudir a médicos de Familia y del resto de especialidades de manera reincidente. A su vez, no existe una cantera de médicos que pueda sostener la asistencia.

La población debe saber que las bolsas de trabajo de médicos de todas las especialidades siempre están agotadas en la Región de Murcia. Es decir, que desde el momento en el que los MIR acaban su formación, comienzan a trabajar como especialistas y quedan puestos de trabajo para ofrecer, pero sin médicos disponibles a los que se les puedan ofertas dichas plazas. Esta necesidad de médicos es universal y crónica, pero los centros sanitarios mejor dotados de recursos e infraestructuras y con plantillas suficientemente dimensionadas son el reclamo perfecto para cualquier médico a la hora de trabajar. En estos centros, cuentan con una mayor proyección profesional frente a otros centros.

Este panorama es desolador y más devastador es saber que, dentro de dos o tres años, habrá una jubilación masiva de médicos, e insisto, no disponemos de recambio generacional.

Por ello, desde el Sindicato Médico CESM, antes de verano, ya solicitamos al Servicio Murciano de Salud y la Consejería de Sanidad que definieran las áreas de salud periféricas, que son las que presentan mayor dificultad para completar sus plantillas de médicos como áreas de difícil cobertura. También pedimos que los médicos tuvieran un incentivo económico para trabajar en estas áreas más deficitarias.

Esta es la única herramienta que puede hacer cambiar el panorama sanitario. Sin embargo, el Servicio Murciano de Salud ha rechazado nuestras propuestas y ha dado carpetazo al asunto. La Administración no ha querido volver a plantear este temas en las mesas de negociación y, lo que es peor, no parece preocuparle.

La realidad y el resultado es que faltan muchos médicos en el Hospital Comarcal del Noroeste y especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria en los centros de salud y consultorios.

En determinadas especialidades no se está ofreciendo la asistencia sanitaria a los ciudadanos de la comarca. Lejos de mejorar, le seguirán muchas otras especialidades.

Por consiguiente, los servicios hospitalarios y unidades de Atención Primaria que se mantienen todavía en pie, lo hacen a duras penas, con el inminente acecho de su colapso y un mayor deterioro en la calidad asistencial al no haber suficientes facultativos en plantilla.

Los médicos pedimos responsabilidad e implicación a la población a la hora de entender una situación que no está generada por los profesionales, sino por una Administración que no atiende este problema y que sigue, por tanto, sin ponerle solución ni aceptar las propuestas de los que sí queremos solucionarlo.

Es primordial que la sociedad se sume a nuestras protestas para que, a medio y largo plazo, se pueda igualar la cobertura sanitaria del área 4 a la que recibe el resto de ciudadanos de la Región de Murcia en términos de equidad de acceso a los servicios del sistema sanitario público.

Continuaremos con las reivindicaciones el jueves 14 de octubre, a las 9:00 horas. Apoyados por el Sindicato Médico CESM, los profesionales nos concentraremos durante cinco minutos en las puertas de los centros sanitarios del área 4, una vez más, para exigir a las autoridades sanitarias que se ejecuten las propuestas trasladadas por nuestra organización para frenar este serio déficit de facultativos.

Porque la sanidad es un derecho fundamental de todos.