BITACLICK
Hace dos semanas os contábamos en este, nuestro pequeño rincón de El Noroeste, la necesidad de tener una web profesional para un negocio. Ya no vale eso de “mi web me la hace mi primo”. Al artículo me remito para el que quiera saber por qué.
Esta semana, además, os damos un pequeño consejo para todo el que espere encontrar la solución a todos sus problemas en una tienda online. La clave es que una tienda online NO va a salvar tu negocio. Una tienda online NO va a ser la solución para sacarte del paro y lanzar esa idea que llevas tanto tiempo en mente. Una tienda online NO te va a convertir en el próximo Amancio Ortega. Es probable que una tienda online únicamente sirva para gastar dinero sin resultados.
Y afirmo todo esto siendo consciente de que es tirar piedras contra mi propio tejado, pero al mismo tiempo hablo desde la experiencia de numerosos proyectos que no prosperan porque el empresario no se ha parado a pensar en el trabajo que exige la venta online. Si un profesional hace un trabajo de este tipo, su mayor satisfacción es que el cliente obtenga un beneficio claro de esa inversión.
Una tienda online no nos garantiza nada. Puedes tener la página técnicamente mejor hecha del mundo, muy optimizada para buscadores y con un diseño espectacular. Probablemente no tengas más de 200 visitas al mes y si traducimos esas visitas a compras no tendrás más de 1 o 2 con suerte. ¿Qué sucede? Has gastado un dineral en una buena página y no consigues resultados ¿por qué?
Supongamos que decides abrir una tienda física en una calle de una ciudad muy famosa. Esa ciudad tiene millones de visitantes, pero al mismo tiempo esa calle, donde tú tienes tu modesta tienda, tiene millones de negocios. Algunos son franquicias de muy alto nivel que acaparan toda la atención. Pocos paseantes entrarán en tu pequeña tienda y menos aún comprarán. El mercado está masificado.
La solución es clara. Ya tienes el medio para vender o para que te visiten, ahora debes darte a conocer. Debes conseguir clientes, aumentar las visitas, fidelizar esos clientes. La web es solo una ayuda más, pero tu objetivo real debe ser el de formar una comunidad, conseguir un cierto número de seguidores que apoyen tu negocio.
Para crear una comunidad dispones de herramientas como las redes sociales, el email marketing, los blogs, canales multimedia, etc. Todo apoyado en la página web que debe ser el eje central de la estrategia de marketing online. En las próximas entregas hablaremos sobre las estrategias a seguir en cada una de estas herramientas. 
No crees tu tienda online y te eches a dormir. Únicamente manteniendo tu comunidad activa verás resultados favorables.