PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Le venía de casta, tradición familiar y verdadera dinastía, ya que creció en el seno de una familia íntimamente ligada a la creatividad, siendo músico su hermano Chester y artista, igualmente, su otro hermano, Barry. Ivor Neville Kamen (15-04-1962, Harlow-Essex-Inglaterra/04-05-2021, Londres-Inglaterra) era conocido artísticamente como Nick Kamen, modelo, compositor, músico y cantante que gozó de grandes éxitos discográficos, siendo el más reconocido internacionalmente el que lleva por título “I promised myself”, convertido en todo un “himno” y fechado en 1990, mismo año de “Looking good diving” y “Oh how happy”. Pero también disfrutó de otros notables triunfos gracias a “Loving you is sweeter than ever” y “Nobody else” (ambos de 1987), o “Tell me” (1988).

Famoso por diversas circunstancias: su éxito como modelo, su condición de “guaperas” y delirio de las chicas y, esencialmente, su triunfo, en 1985, cuando protagonizó un anuncio en televisión de la marca de ropa cómoda y deportiva “Levi’s”, lo que le otorgó la condición de “sex symbol” del momento. Contó con el aval de la mismísima Madonna, así como de Stephen Bray, el propio productor y compositor de la rutilante estrella de Michigan. Enorme la calidad artística que siempre derrochó Nick Kamen. Brillantes sus colaboraciones con los más distinguidos artistas de la época y versiones acertadísimas de temas pertenecientes a Sam Cooke, Burt Bacharach, Bob Dylan y coros de Madonna, con la que se le atribuyó un falso romance, ya que fue en una época en la que, él, tenía como novia a Talisa Soto.

De este artista, queda mucho más por contar, por recordar y por reseñar, pero, por razones de espacio, acabamos diciendo que ha fallecido a causa de un cáncer que le fue diagnosticado hace cuatro años y que no ha podido vencer, pese a sus enormes esfuerzos en tal sentido y su plena mentalización para ello. Tenía solamente 59 años.