LUIS FERNANDO RUIZ/Presidente de Nuevas Generaciones Murcia
Como sabrán ustedes, el pasado mes de Julio fui elegido Presidente Regional de Nuevas Generaciones, la organización juvenil del Partido Popular. Bajo el lema “Nuevos Retos” esta organización afronta una renovación, pero lo afrontamos con el mismo compromiso de siempre. Y es que es precisamente eso lo que nos espera en esta etapa, “Nuevos Retos”, el reto de carear este temporal que es la crisis económica en la que estamos inmersos es el más importante de todos. Retos que tenemos que saber afrontar con la mayor de las esperanzas, los jóvenes españoles no tenemos el monopolio de la incertidumbre, ni esta generación tiene más incertidumbre de la que tuvieron las pasadas. Tenemos que conseguir hacer viables todos los logros de las generaciones que nos precedieron y luchar para ganarnos el futuro.
No es camino fácil, ni tampoco lo es rápido, pero estoy seguro que pronto notaremos las mejorías. Ya se están notando en términos macroeconómicos, aunque tristemente aún no lo notamos las personas de a pie, que seguimos haciendo grandes esfuerzos por seguir adelante. Para esto hay que emprender reformas ambiciosas que sean capaces de mejorar aquellas cosas en las que durante estos años hemos fallado. Una reforma, como la reforma de la ley de educación se hace hoy más que necesaria.
¿Estaremos de acuerdo, ustedes y yo, en que hoy más que nunca es necesaria esa reforma? Hay quien opina que no es necesaria, y que una ley educativa que nos sitúa en el furgón de cola de todos los países OCDE y de la Unión Europea es suficiente. Yo no estoy de acuerdo, es necesario reformar esa ley, no es una cuestión de recursos pues los tenemos. Los informes de la OCDE dicen que hay un umbral en el que destinar más recursos no significa más calidad, y España hace ya tiempo que pasó ese umbral. Por tanto es un fallo del sistema, y no como nos quieren hacer creer de recursos. 
Yo no creo que los españoles seamos menos inteligentes que franceses o alemanes, no creo que seamos incapaces de mejorar esos niveles, pero para eso hace falta otro enfoque, otro marco en el que desarrollar la actividad educativa. Hay quien esgrime el argumento de que no se puede reformar la ley cada vez que se cambia de gobierno. No es cierto que cada gobierno cambie la ley. La primera ley a la que se hace referencia fue simplemente para adaptar la ley educativa al marco constitucional. Después el PSOE de Felipe González, y Rubalcaba como Ministro de Educación hizo la LOGSE, el marco en el que nos hemos movido estos años. El gobierno de Aznar impulsó una reforma, la LOCE, que nunca llegó a entrar en vigor y el gobierno de Zapatero y Rubalcaba llevó a cabo la LOE, a la que paradójicamente quitaba el adjetivo de Calidad, dejando bien claro cuáles eran sus intenciones. Por tanto, si atendemos a la realidad, en España sólo ha habido dos reformas educativas, ambas llevadas a cabo por el Partido Socialista, que nos han llevado a los datos que hoy tenemos, y en ambas estaba implicado Rubalcaba. ¿Estarán ustedes de acuerdo conmigo en que esta persona y este partido, el PSOE, están deslegitimados, por los resultados de sus leyes, para imponernos una reforma educativa? 
Necesitamos una ley que tenga como pilares básicos el esfuerzo y la excelencia. Una ley que tenga pruebas externas que informen a los padres del nivel de sus hijos y del buen funcionamiento o no del centro educativo. Una ley que promueva el inglés como formación básica y necesaria, como entiende el Gobierno Regional ampliando cada año el número de centros bilingües. Una ley donde lo importante sean los alumnos y su aprendizaje. La actual lo único que fomenta es la ley del mínimo esfuerzo, no puede ser que un alumno pueda pasar de curso con cuatro asignaturas pendientes y eso es lo que tenemos. También necesitamos un sistema de becas que premie el esfuerzo y la constancia de los alumnos, donde hagamos los recursos públicos sean realmente eficaces y lleguen a todos los alumnos. En la tarea de solucionar los problemas de España el Partido Popular nos propone mejorar, nos propone hacer más con menos, para poder obtener mejores resultados.