Alfonso SánchezALFONSO SÁNCHEZ/Concejal socialista en Caravaca
Varios Ayuntamientos de la Región, llevan años funcionando con su Estatuto o Reglamento de participación ciudadana, tras lograr un amplio consenso en su elaboración y aprobación. Estamos hablando de los Ayuntamientos de Molina de Segura, Murcia, San Pedro del Pinatar, Cartagena, Yecla, Alhama de Murcia, Mula y Lorquí.
La charla coloquio que sobre esta materia organizó hace unas semanas el Semanario «El NOROESTE» ha sido bastante ilustrativa sobre las ventajas de la participación vecinal efectiva en las decisiones municipales. Especialmente claras fueron las palabras del profesor Molina, sobre la necesidad de articular la participación ciudadana a nivel municipal con el fin de mejorar la eficacia en la gestión, evitar el despilfarro, los grandes fiascos y alejar las posibles corruptelas. En Caravaca consideramos no se ha forjado una cultura de participación ciudadana en las decisiones municipales porque, entre otros factores, consideramos no se ha favorecido desde el Ayuntamiento. Además, en Caravaca arrastramos un déficit en tejido asociativo, sobre todo de carácter vecinal, que tampoco se ha impulsado desde la administración local. Quienes tenemos alguna experiencia en la convocatoria de actos, charlas-coloquio, mesas redondas o concentraciones sobre problemáticas que afectan a nuestra localidad, sabemos lo que cuesta superar la barrera de 80 o 100 asistentes.
Interesante es recordar lo que unas pocas asociaciones de vecinos lograron en el año 2003, junto con Caralluma y la Asociación Cultural del Jardinico, ante la pretensión del Ayuntamiento de realizar un nuevo acceso al Castillo, pasando por la Calle Barbacana, seccionando la ladera y rompiendo parte de la trama medieval. Fueron muchos meses pidiendo firmas, con actos informativos, concentraciones y subida al Pleno, …, hasta que al final los responsables municipales retiraron un disparatado proyecto que ya estaba adjudicado. Algo similar hicieron estas asociaciones, apoyadas por los grupos de al oposición, unos meses antes, para evitar que el entorno de las Fuentes del Marqués fuera urbanizable, como así pretendiera en aquel momento el equipo de gobierno.

Luego vinieron los macro proyectos urbanísticos del Roblecillo, Gorrafina, y una larga lista de planes parciales, y otros nefastos proyectos (venta y expolio del Monasterio de las Carmelitas, reforma de la Corredera, etc.) que no pudieron parar las protestas de unos colectivos vecinales agotados y cada vez más apagados, desilusionados y que, al igual que los grupos de la oposición en el Ayuntamiento, fueron ninguneados una y otra vez por los responsables municipales. Aunque el tiempo se encargó de darles la razón.

Desde el Grupo Municipal Socialista consideramos que el gobierno local debe tener en cuenta la opinión de los ciudadanos, tanto individualmente como a través de sus entidades y asociaciones y facilitar la participación de los mismos en la vida cultural, económica, política y social, reconociendo y regulando los derechos de la condición ciudadana como son el derecho a la información, el derecho de petición, de propuesta, de consulta popular y de iniciativa ciudadana, el de ser escuchado, el de intervenir en los plenos, el de poder participar en la elaboración de los presupuestos, etc. En definitiva, el de poder impregnar las decisiones municipales de lo mas esencial que pueden aportar los ciudadanos que es el sentido común.

Por tanto, hemos presentado una Moción que será debatida en Pleno y esperamos que salga adelante con el siguiente Acuerdo: Iniciar los trabajos y calendario para la elaboración del «Estatuto de Participación Ciudadana de Caravaca de la Cruz» y crear de una Comisión de Participación Ciudadana, con la más amplia representación, que se encargue de consensuar el documento base para elaborar, y proponer para su debate y aprobación, el «Estatuto de Participación Ciudadana de Caravaca de la Cruz».