Ya en la calle el nº 1051

MurciaLibro publica ‘Diario de un maldito’, novela de Jiménez-Barbero que ganó su premio de Novela Breve

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

JAIME PARRA

Entre las novedades que MurciaLibro presenta en esta Feria del Libro 2022 se encuentra la novela ‘Diario de un maldito’, ganadora del Premio MurciaLibro de Novela Breve, escrita por José Antonio Jiménez-Barbero, ilustrada la portada por Diana Escribano Henarejos

MurciaLibro publica 'Diario de un maldito', novela de Jiménez-Barbero que ganó su premio de Novela Breve

José Antonio Jiménez-Barbero reside en Murcia, donde ejerce como profesor de la UMU. Entre sus libros publicados destacan ‘El niño que no quiso llorar’ (2016), ‘Desventuras de un padre novato’ (2016), ‘Trilogía del psicópata adolescente’ (2016-2019), ‘Los viajes de Ariadna’ (2017) o ‘El demonio escondido’ (2018).

¿De qué trata “Diario de un maldito”?

Narra en primera persona, y a modo de diario personal, la historia de un ciudadano de a pie que de la noche a la mañana pierde todo aquello que da sentido a su vida: una banda criminal asesina a su mujer y su hija en un ajuste de cuentas. Esta pérdida le aboca a una profunda depresión que le lleva a intentar suicidarse en reiteradas ocasiones.

De forma casi accidental, en una ocasión en la que se dispone a quitarse la vida, mata a un individuo que pretendía robarle. A partir de ese momento descubre una parte oscura de sí mismo que le conduce hacia una espiral de violencia, en una caza encarnizada de aquellas personas que él considera que no merecen vivir.

¿Qué le supuso resultar ganador del Certamen MurciaLibro de Novela Breve?

En primer lugar, fue una auténtica sorpresa, ya desde el momento en que el Fran Serrano, editor de MurciaLibro, me comunicó oficialmente que había resultado finalista. Cuando, días después de aquello, me informaron que el jurado había considerado mi novela merecedora del premio, me llevé una alegría enorme, como te puedes imaginar. El obtener un premio en un certamen literario significa, sobre todo, que un grupo de personas entendidas en literatura ha considerado que tu obra tiene calidad. Ya no es solo tu percepción subjetiva, sino la opinión de gente experta y eso es muy importante para un escritor, sobre todo para los que, como yo, padecemos un ego fluctuante.

¿Para qué escribe José Antonio Jiménez-Barbero?

Para sí mismo. Evidentemente, no por dinero (si dedicara las horas de escritura a otras actividades, obtendría mucha más rentabilidad a mi tiempo, te lo puedo asegurar), ni por otras causas como hacer amigos o ser popular. Uno siempre escribe para sí mismo, al principio. Quieres expresar algo, contar una historia, crear un mundo imaginario que solo conozcas tú, que sea tuyo y de nadie más. Luego, a medida que se va desarrollando todo, es cuando comienzas a desear compartirlo, sobre todo si piensas que has hecho algo bueno que puede resultar atractivo o inspirador para otras personas.

Ahí es quizá donde entra un poco en juego el famoso ego del escritor.

¿Qué le aporta el género negro? ¿Por qué recurre a él?

Bueno, he leído bastante sobre lo que es el género negro y he llegado a la conclusión de que nadie sabe muy bien qué es una novela negra. Hay rasgos, claro, atributos muy concretos que lo definen, pero en último término el género negro resulta tan ambiguo que nos da la posibilidad de hacer casi cualquier cosa. En mis libros siempre busco ofrecer una visión particular del mundo, de la sociedad y del ser humano, con todas sus bondades y miserias. Puedo hablar del Mal y del Bien, del amor, de la traición, de la venganza, del valor, de la amistad, de la honradez. También me permite indagar sobre la psicología del individuo; por qué piensa lo que piensa o actúa como actúa y cómo influye todo eso en los que lo rodean.

Ese eclecticismo y versatilidad que solo aporta el género negro es lo que me atrae tanto de él.

Cítenos algunos de sus autores favoritos.

Mi biblioteca es de lo más heterogénea. Entre los escritores actuales, leo mucho a Stephen King, Joel Dicker, Markaris, María Oruña… y también a Bradbury, Matheson, Borges, Steinbeck (de él, creo que lo tengo todo).

Dentro de los autores clásicos de novela negra he leído todo o casi todo de Ágatha Crhistie, Poe, Conan Doyle, Chesterton. Últimamente leo mucho a autores de esta Región, grandes escritores a los que tengo la suerte de conocer: Antonio J. Munuera, Manuel Moyano, Rubén Castillo, Paco López Mengual o Antonio Parra Sanz entre otros.

Usted fue Policía Local en Molina e investiga sobre problemas de conducta en adolescentes, ¿su trabajo anterior o el actual le han servido de inspiración?

Indudablemente. Es conveniente y aconsejable escribir sobre temas que se conocen, a ser posible de primera mano. Por supuesto, se puede escribir una novela maravillosa sobre una temática de la que no se tenga experiencia alguna, pero al final, las vivencias personales acostumbran a hacer acto de presencia en la ficción que intentas crear.

En mi caso, he de decir que, además de inspirarme a la hora de tejer las historias y personajes de mis novelas, me sirvió de acicate para mi posterior carrera como investigador y docente en la Universidad de Murcia, ya que mis líneas de investigación abordan la violencia escolar y los trastornos del comportamiento en la infancia.

¿En qué está trabajando actualmente?

Ahora mismo me hallo en proceso de revisión de otra novela, que probablemente se publique dentro de unos meses.

¿Qué importancia tiene para usted participar en ferias del libro o presentaciones?

Este tipo de actividades son muy importantes para dar visibilidad a las obras. Aunque uno empieza escribiendo para uno mismo, el proceso no estaría completo sin el lector, pieza fundamental de la literatura. Los lectores son nuestra razón de ser, algo que debemos tener siempre presente. Las ferias y presentaciones constituyen ese momento emocionante, a veces mágico, en el que el autor se encuentra con la persona o personas a las que van dirigidas sus letras. Desde el punto de vista del escritor supone, por tanto, la culminación de un proyecto.

Para el mercado literario y en concreto las editoriales (sin el cual no existiríamos los escritores), también son unos momentos clave, ya que constituyen eventos promocionales de sus catálogos y de sus autores. No olvidemos que para que se escriban y publiquen libros, es necesario vender libros. Es algo que a veces se olvida.

A mí, como a todos, me gusta ser leído. Y también necesito que mis libros se vendan, sobre todo porque me permite seguir publicando nuevos libros.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Sonrisa Saharaui
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco