MICAELA FERNÁNDEZ

Los muleños apoyaban este fin de semana el acto benéfico en favor de la niña Lucía que congregaba en el parque Cristóbal Gabarrón de la localidad a una decena de cortadores de jamón llegados de distintas partes del país donde realizaban exhibiciones de corte que daban a degustar a los asistentes a un precio de tres euros. El dinero recaudado se destinará a una nueva intervención de Lucía, vecina de El Palmar, y que, con sólo tres años necesita una costosa intervención, sería la tercera ya, en el ‘Boston Children´s Hospital’ de Massachusetts para que su corazón pueda funcionar correctamente.

5.600 euros es la cantidad recaudada en Mula donde también hubo batucada, castillos hinchables, conciertos y un sorteo con material donado por los comercios de la localidad.
Con tres meses no tenía ninguna esperanza de sobrevivir, relataba Juan, el padre de la pequeña, padece una enfermedad congénita en el corazón para la que no hay tratamiento en España y, después de recibir distintas opiniones médicas por todo el país acabaron en Estados Unidos, donde sí podían tratar a la niña pero a un precio demasiado alto para la economía de esta humilde familia murciana.
Después de dos intervenciones ya en este centro americano y de haber tenido que abonar sobre 200.000 euros para poder ser tratada, Lucía necesita una nueva operación que alcanzaría los 150.000 euros entre desplazamientos y cirugía que esperan pueda ser la última.
José María Gabarrón ha sido el muleño artífice del evento que tenía lugar en la localidad con el que ha contado con la colaboración de instituciones y comercios pero, sobre todo de amigos y gente sensibilizada con la situación de la familia de esta pequeña. El propio José María explicaba que sentía enormemente agradecido por la respuesta de los vecinos de Mula, “no esperaba menos ya que también se volcaron conmigo cuando necesité un cama especial debido a mi enfermedad”.
Actualmente Lucía lleva una vida prácticamente normal. Va al colegio y, aunque necesita apoyos en ciertos aspectos, su vida se asemeja mucho a la de cualquier otro niño. No puede realizar esfuerzos porque se cansa muy rápido pero hay que resaltar la lucha de su familia y la de todos los que los acompañan en cada actividad.