CARLOS MARTÍNEZ SOLER

Terminó el verano y volvieron las series. De hecho, en nuestro país parece que dos canales (Cuatro y Antena 3) han decidido apostar con fuerza por la ficción de calidad, de ahí que en pocos días se estrene 24 en Cuatro, y que el pasado miércoles lo hiciera Broadchurch en Antena 3, serie de la que hoy hablaremos largo y tendido.BroadchurchEsta obra británica viene avalada por los premios, 3 BAFTA (Premios de la academia de cine y TV británica)ni más ni menos, uno de ellos a la mejor serie dramática, lo cual ya dice mucho de este producto.
Broadchurch se estrenó hace meses en tierras británicas.Sin embargo, no ha sido hasta su estreno en nuestro país cuando hedecidido acercarme a ella y echarle un vistazo a su capítulo inicial.
Lo primero que debo decir de ella es que se trata de una serie que no me defraudó para nada, tampoco es que sea una maravilla, ni que cuente nada nuevo, pero como suele ocurrir con los productos ingleses, está todo tan cuidado y pensado, que resulta difícil no caer en sus garras.
Broadchurch nos cuenta la tragedia ocurrida en un pueblo del mismo nombre donde se encuentra el cadáver de un joven de 11 años en la playa, muy cerca de un conocido acantilado de la localidad. De inicio se plantea la hipótesis del suicidio, pero tras la autopsia, todo hace indicar que se trata de un asesinato.
La investigación del suceso correrá a cargo del inspector Alec Hardy (David Tennant), un reputado policía venido a menos a consecuencia de los errores cometidos en su último caso, y Ellie Miller (Olivia Colman), sargento de policía local con fuertes lazos emocionales con la familia de la víctima. Es precisamente este pequeño detalle el que detonará las primeras discusiones entre ambos personajes, ya que uno intentará que los sentimientos no le nublen el juicio, mientras que el otro apostará por la baza sentimental para abordar la tragedia.
La obra rezuma mucho a relatos como Mystic Rivery Adiós pequeña adiós, donde una cerrada comunidad de vecinos se muestra sobrecogida por el hecho acaecido, pero al mismo tiempo se vuelve reacia a participar en la investigación, pues todo aquello que suponga perturbar su hasta hora maravillosa vida no entra en sus planes, haciendo que los hechos sean muy difíciles de esclarecer y que todos sean susceptibles de ser el asesino. Este último aspecto es en el que Broadchurch juega parte de sus cartas, pues a cada paso que se da en la investigación nada es lo que parece y más son los implicados y las hipótesis que se barajan.
A todo esto ayuda su pausado ritmo, una cadencia discursiva lenta, que se toma su tiempo para que podamos conocer a los personajes y sus personalidades, todo ello acompañadode un cuidado apartado visual y una excelente banda sonora musical.
Esperemos que todo siga como hasta ahora y que Broadchurchno sea la típica serie que promete mucho, pero que termina nadando a contracorriente para acabar muriendo en la orilla.