CARLOS MARTÍNEZ SOLER

¿Qué decir del amor que no se haya dicho ya? Ese maravilloso sentimiento, portador de enormes alegrías, y en ocasiones de igual tristeza, que nos hace vulnerables, a veces estúpidos, que ha sido definido por músicos, cineastas, literatos…, y del que todos hemos bebido de su maravilloso elixir.

¡Qué poético me pongo a veces! Disculpen este arrebato de literatura, pero en ocasiones uno se viene arriba y es difícil contenerse. Me imagino que muchos os estaréis preguntado, ¿qué hace esta reflexión en una sección de crítica televisiva? No se preocupen, no se me ha ido la cabeza. La obra que hoy nos ocupa, habla de esto, del amor, y su nombre no lo podía dejar más claro: Modern Love. Serie estrenada recientemente por la plataforma Amazon y que consta de ocho capítulos en los que somos testigos de todas las variantes de amor: el amor platónico, el amor paternal, el amor desgarrado, el amor maduro, etc.

Modern Love es una de esas series que te deja con un buen sabor de boca. No es un producto redondo, sobresaliente, pues dentro de sus 8 episodios, hay alguno que no está a la altura, pero tiene esa capacidad, que muy pocas obras poseen, de conseguir la identificación con el público en algunos de sus relatos, pues resulta difícil no verse reflejado en alguna de las situaciones que esta serie nos plantea, y aunque solo sea por eso, Modern Love es un producto disfrutable, capaz de sacarnos una sonrisa y de ponernos el nudo en la garganta a partes iguales (mención especial para el capítulo protagonizado por Anne Hathaway), todo esto sin llegar a mostrarnos una versión demasiado edulcorada del amor, de esas que todos hemos visto en el cine y que en numerosas ocasiones nos han provocado vergüenza ajena.

Modern Love son pequeñas píldoras de amor realista, sincero, enmarcadas en la ciudad de New York y que se tratan de la adaptación a la pequeña pantalla de las historias de amor recogidas en una columna publicada en el The New York Times. Amazon parece haber acertado con la producción de esta serie, obra tal vez pequeña, sin grandes pretensiones, pero que seguro se colará en muchos de nuestros corazones.