ANA VACAS

Miryam reconoce que nació con un lápiz en la mano. Su padre, José Francisco ha sido siempre un pilar importantísimo en su vida, ya que fue el quien la inicio en el mundo del dibujo, acompañándola desde niña a pintar a su lado, poniéndole objetos y figuras naturales para que ella copiara; este interés por superar los dibujos de su padre le hizo que su desarrollo pictórico se acelerara de manera vertiginosa y comenzará a realizar trabajos de nivel. Ya estaba decidido su destino, no hubo ninguna otra opción que le interesara, cualquiera de las disciplinas relacionadas con arte serían su oficio.

Como ella misma expresa, el arte no es que le interese, es que lo lleva intrínsicamente; es una necesidad diaria sobre todo cuando se encuentra de bajón anímico, es lo único que le aleja de todo y de todos, sumergiéndola en el interior de la obra donde encuentra refugio. A veces esa necesidad protectora es necesaria y aporta seguridad al artista, en ese mundo íntimo pero conocido donde desprenderse de las emociones no se hace de manera pública, aunque después ese cúmulo de sentimientos se transmitan al espectador que visiona la obra.

Su idea inicial era realizar Arquitectura, sin descartar en ningún momento la pintura, pero la decisión final supero sus iniciales expectativas y se decidió a estudiar Bellas Artes en la facultad de Altea, continuando en la Facultad de Murcia y en tercero con una beca Seneca se trasladó a la Facultad de Bilbao, donde aprendió muchísimo de dibujo, grabado, serigrafia, etc…. fue un año muy productivo donde pudo adquirir experiencia y otras tendencias antes menos conocidas, participando en el diseño de un cartel para un curso de Antropología. A su vuelta  acaba el Grado en Bellas Artes  (2015) y  comienza la carrera superior de Filosofía por  la  necesidad de entender los conceptos básicos del ser humano, pero le restaba tiempo para el dibujo que era su vida, y abandona ésta a los dos años para reinventarse a nivel artístico matriculándose en la  Escuela Internacional de Diseño de Murcia (2016-2019), donde realizo el Grado en Diseño de Interiores, formalizando sus prácticas en las empresasAMGC Estudio de Arquitectura y Miguel Ángel Gil Campuzano. En estos años lleva a cabo el proyecto Casa in-hause (diseño de casa modular) y se inicia en el diseño de calzado, espadrilles y corte salón; consiguiendo el primer premio de” Diseño de espadrilles de Amara de la Cruz” (2017).

Allí encontró su camino totalmente sintiéndose identificada con la profesión, donde se sentía como en casa manejando el dibujo como prioridad y las nuevas tecnologías dentro del campo digital.  Realizó obras performance y otros en artes visuales. Su trabajo fin de carrera fue presentar todas sus obras realizadas hasta ahora, pero en pequeño formato. Acompañado por una caja móvil que abarcaba un resumen de su vida; esta caja mostraba en cada espacio un alegórico de su trayectoria, muy interesante y conceptual.

Miryam es amante de todas las artes, toca la guitarra y el bajo formando parte de un grupo de música; esta versatilidad es propia del artista pleno, a veces una necesidad no entendible por los demás, pero es imprescindible para el artista formarse y evolucionar para su madurez personal. La música aporta muchísimo, como cualquier aprendizaje de otra disciplina y son precisas estas inmersiones para crear una personalidad propia influenciada por todo lo que se estudia o interesa. Reconoce esa preocupación de encontrar concluyentemente su estilo personal; creo que externamente, observando su trabajo puede considerarse que tiene una tendencia muy transparente y definitoria quizás no perceptible para ella; amante del color y la contraposición, cambiando la concepción precondicionada de la realidad y motivada por Rene Magritte, Monet, etc

Se siente polifacética, porque considera que utiliza varias artes para llevar a cabo sus proyectos. Incluso desde pequeña; realizaba desde el diseño hasta el vestuario para sus muñecas, completándolos de manera profesional, incluyendo la escenografía con maquetas de casas impecables adornadas con innumerables trabajos manuales, aunque fuera para jugar. Esta faceta complementaria le ha facilitado inmensamente el camino cargándolo de experiencia durante el proceso. Sus encargos abarcan desde la realización de trajes de las fiestas de Caravaca, realizando uno para el grupo femenino de San Jorge, y este año la realización del vestuario infantil de la Sultana Mora hasta diseños de ropa deportiva e identidad corporativa; e incluso proyecciones de diseño en edificios para profesionales de la arquitectura como el diseño de la fachada Mirete, SL. Su capacidad abarca hasta encontrar tiempo para impartir clases de Diseño de Moda Informajoven, Caravaca, como enseñar en un centro privado clases de pintura a niños y adolescentes.

Miry es una persona activa, con una necesidad impresionante de trabajo, que tiene claro que vale para este futuro artístico, porque no hay nada que la haga sentir tan plena.  Tiene como la mayoría de los jóvenes premura por introducirse en el mundo artístico de una manera más profesional, talento le sobra, necesita una personalidad propia establecida que se adquiere generalmente con el paso de tiempo. Su agraciado aspecto y su mirada sobre todo franca, muy sincera nos acercan a una persona sencilla, humilde y con una necesidad de absorber información visual cultural incansable. Ha realizado exposiciones tanto en Murcia como en Bilbao.

Documentada en el arte e interesada por las nuevas tendencias estoy seguro de que solo le falta un suspiro de aliento y reconocimiento externo para que se desborde y nos impregne con su sensibilidad y con su pintura surrealista. Bienvenida Myri a Icon Talents.