JAIME PARRA

Cuando sus padres le insistieron a su hija Miriam para que practicara un deporte, esperaban que, como sus amigas, se decantara por el fútbol, el balonmano, el atletismo…

Nazaret Marsilla, primera en el pódium

No pensaban ni por un momento que su elección fuera el tiro con arco: “vi una serie ,y en esa serie salía una chica tirando con arco, empezó a gustarme y se lo dije a mi padre”, explica Miriam, a la que siguió su hermana pequeña Nazaret.

Que Miriam y Nazaret decidieran practicar arco implicaba que, tanto sus padres (ellas son menores de edad y el arco es un arma) como ellas tuvieran que realizar un curso teórico-práctico para que les permitieran usar un arco. El siguiente paso fue apuntarse al Club de Tiro con Arco Ab-Bulla-Celli de La Copa de Bullas.

Desde entonces, Miriam Marsilla (12 años, estudiará Segundo de la ESO en el IES los Cantos) ha participado en cuatro torneos, en los tres primeros en categoría alevín, mientras que en el último le sugirieron que pasara a sénior ya que la categoría alevín se le había quedado pequeña. Y razón tenían, ya que en su primer torneo sénior obtuvo un sexto puesto.

En septiembre volverá a competir, esta vez en sala (pabellón), que prefiere, porque el viento no dificulta y hay menos distancia hasta la diana.

Nazaret, por su parte, tiene 8 años y entrará este año a Tercero de Primaria en el CEIP Artero de Bullas. Compite contra rivales de hasta 12 años y, como su hermana, es una adelantada a su edad, ya que ha conseguido una copa al quedar segunda en un campeonato y una medalla por su primer puesto en el campeonato territorial de tiro con arco al aire libre disputado en el club Arcus Mar Menor de San Pedro del Pinatar.