MICAELA FERNÁNDEZ

El campero Miguel Gómez presenta estos días el libro ‘Badlands o Desierto de Campos del Río’, una publicación que investiga sobre las tierras desérticas que rodean el municipio y la gran belleza paisajística de este lugar.

¿Qué va a encontrar el lector en este libro?

El lector, en este libro va conocer en profundidad nuestra orografía con una historia detallada, el papel que jugamos dentro de la geología murciana, al tiempo que por la ilustración que contienen estos parajes naturales podrá apreciar la belleza impresionante que transmiten estos paisajes diferentes pero siempre con magia y enigmas.

¿Por qué surgió la idea de escribir sobre los badlands?

Personalmente, la historia de estas tierras espectaculares de una belleza extraordinaria, no estaba escrita, y menos al detalle, ya que los rincones más insólitos y bellos los he pateado yo desde la niñez, y no podía dejar en el olvido de que esta historia se quedase olvidada y menos a medio de escribirla. Una vez escrita, para mí ha sido un orgullo y satisfacción dejar una pagina en la historia de mi pueblo y que las generaciones venideras tengan una constancia exhaustiva del lugar donde habitan.

¿Qué tiene este paisaje que no tengan otros espacios de la comarca?

Nuestra Comarca tiene una historia y paisajes naturales de gran belleza, pero realmente las avalanchas de greas, margas, en definitiva esos depósitos de lodos de fango marino, que se produjo en el Mioceno sólo existen en dos, tres pueblos de la Región de Murcia, todos espectaculares, pero bajo mi punto de vista, nuestros badlands, somos únicos o nos diferenciamos en varias cosas, la altitud en momentos puntuales alcanzan los 80 metros a la base del Rio Mula, existen unas hoces impresionantes, taludes enormes de hasta 40 metros; nuestro referente de badlands frente al Castillo, identifica a Campos del Rio son de hermosura excepcional, en la distancia parece que emergen del centro de la tierra. Son distintos a todos cuanto he visto por su predisposición en escalera y forma deltaica, por este motivo es por lo que se forman grandes hoces de gran valor ecológico.

¿Qué podría proporcionar este espacio?

Sin lugar a dudas, el título del libro ya nos insta lo siguiente: ‘Murcia tiene un desierto en Campos del Rio’ creo, o mejor dicho afirmo que la formación de este entorno reúne todos los requisitos que reúne cualquier desierto, existen minerales como yeso, margas, calizas, areniscas, rosas del desierto, su aridez, escasas precipitaciones y un largo etc. El nombre de desierto es impactante desde el exterior, tendría que declararse como Bien de Interés Cultural, Turístico y geológico, y el organismo oficial correspondiente dotar de unas infraestructuras y hacer un lugar idílico para cualquier visitante, senderista, ciclista, ya que al mismo tiempo ofrece cuatro rutas geológicas bien diferenciadas.

¿Cuáles son algunos de los detalles de su investigación más curiosos?

Para mi la gran ilusión durante la investigación, fue el hallazgo de varios puntos de estructuras sedimentarias de flujo marino, producidas por el oleaje, que junto con la información de algún vestigio fósil , la imaginación me hizo reconstruir la altura del agua que tuvo en aquellos momentos el prehistórico Mar de Thetys..

Pinta, escribe…, ¿en qué está trabajando ahora?

En la actualidad he estado compartiendo el libro, con la pintura. Estoy recopilando apuntes, bocetos, dibujos y fotos, quisiera transmitir a las próximas generaciones venideras un testimonio o legado a través de un libro de ‘Raíces y costumbres laborales y sociales de Campos del Río’. En cuanto se refiere a la pintura, estoy haciendo cuadros de pintura al óleo, quisiera hacer una exposición en algún lugar importante de la provincia, y por supuesto en Campos del Rio.