JAIME PARRA

La esperada UCI del Hospital Comarcal, una reivindicación de la ciudadanía así como de los ayuntamientos del Noroeste, continúa con los preparativos para su puesta en funcionamiento. Así se lo ha asegurado el nuevo Consejero de Sanidad al Alcalde de Caravaca de la Cruz en unas semanas en que ha surgido una iniciativa en redes sociales para instar a su creación que ha recibido multitud de apoyos pero también críticas.

Urgencias del Hospital Comarcal del Noroeste

Entrevistamos a Mercedes Barba, gerente del Área IV, para que nos explique, más allá de los plazos para su puesta en marcha, qué supondría esta para el Hospital Comarcal y qué otras inversiones en el Área IV se están realizando o se van a realizar próximamente

¿Es necesaria una UCI en el Hospital Comarcal del Noroeste?

Todos los centros hospitalarios evolucionan y mejoran progresivamente en su capacidad para prestar la atención sanitaria. Desde la apertura del Hospital Comarcal del Noroeste hasta nuestros días, hemos ido aumentando en Recursos Humanos, ampliando nuestra cartera de servicios (más especialidades médicas con profesionales altamente cualificados), y ha llegado el momento en que se ha hecho necesaria una UCI adaptada a nuestra actividad asistencial.

¿Qué se espera que aporte una UCI al Hospital?

Las Unidades de Cuidados Intensivos aportan atención a pacientes inestables críticos. Pero la indicación de ingreso o no en UCI, así como la decisión de la UCI de destino entre los distintos hospitales, varía en función de las necesidades terapéuticas de cada paciente, según la patología que presentan. No todos los pacientes ni todas las enfermedades requieren la misma UCI para su atención.

De hecho, los procesos de Cirugía Torácica, Cirugía Maxilofacial, atención al Ictus, Neurocirugía, atención al paciente politraumatizado, Cirugía Vascular, Cirugía Pediátrica, la Insuficiencia Renal grave, aquellos que precisen de una Unidad de Hemodinámica Cardíaca, y muchos otros, deben ser y son tratados en hospitales de referencia con un nivel asistencial de mayor complejidad. Eso ocurre con todos los hospitales de la Región, tengan o no tengan UCI, y esa es la organización extendida en todo el Sistema Nacional de Salud, con el fin de garantizar la mayor calidad asistencial y seguridad para los pacientes.

No hay duda de que una UCI en nuestro hospital supondrá una mejora para nuestros pacientes y nuestros clínicos; será importante para el tratamiento de la insuficiencia respiratoria aguda, las descompensaciones metabólicas graves o el edema agudo de pulmón, entre otros procesos que a día de hoy se tratan en Urgencias o en la Unidad de Reanimación con todas las garantías de calidad y seguridad.

Sin embargo, creo que hay que dejar claro que, cuando contemos con una UCI en el Hospital Comarcal del Noroeste, no siempre se van a suspender los traslados a otros hospitales, sino que nuestros facultativos adoptarán la solución más conveniente para la atención a los usuarios en función de su enfermedad y sus posibilidades terapéuticas. Lo que verdaderamente importa es que los ciudadanos reciban la mejor atención que corresponda según sus necesidades asistenciales personales, independientemente del hospital donde se preste la atención.

¿Qué servicios o aspectos del Hospital tendrán que modificarse para apoyar a la UCI?

Una vez definida la puesta en marcha de la UCI, serán precisos los equipamientos propios de estas unidades, así como facultativos intensivistas y personal sanitario de enfermería cualificado para atender a pacientes críticos.

Igualmente será necesario adaptar la atención en el Servicio de Urgencias, Medicina Interna, Laboratorio, Radiodiagnóstico o Hematología. Pero esos aspectos los tendrán que definir desde la Dirección General de Asistencia Sanitaria en coordinación con nuestros clínicos, cuando llegue el momento.

¿En qué se diferencia una Unidad de Críticos de una de Semicríticos?

Las Unidades de Semicríticos son aquellas en las que se atienden a pacientes que, aun con deterioro grave de su salud, no cumplen todos los criterios necesarios para su ingreso en una Unidad de Críticos o de Cuidados Intensivos.

En la Unidad de Cuidados Semicríticos se monitoriza a los pacientes y se establece una estrecha vigilancia, superior a la que se realiza en una planta de hospitalización. Para esos cuidados intermedios ingresan aquellos pacientes con riesgo potencial de empeoramiento que requiera una rápida actuación. Es decir, la gravedad de su situación clínica no precisa el nivel de atención en UCI, pero sí requiere un control más continuado y cuidados de enfermería más especializados.

Durante la pandemia, en el Hospital del Noroeste hemos convertido la Unidad de Reanimación en Unidad para pacientes Semicríticos, con los equipamientos necesarios y atendida con gran éxito por Anestesistas y personal de enfermería perfectamente formado para ello.

¿Qué elementos van incluidos en el proyecto de ampliación del Hospital?

El proyecto de ampliación no incluye solo una UCI, sino que también recoge un nuevo Hospital de Día, y una zona con nuevos espacios para ampliar la superficie destinada a Consultas Externas. Además se ampliará y mejorará mediante reforma, la zona destinada a la Cirugía Mayor Ambulatoria.

¿Qué inversiones se están realizando en el Área IV?

A lo largo del año 2020 hemos hecho múltiples inversiones en recursos humanos, obras y equipamientos relacionadas o no con la pandemia.

Así, en equipos de alta tecnología para oftalmología, cumpliendo con los criterios de seguridad debido a la Covid, hemos invertido unos 61.000 €.

También en relación con la pandemia estamos finalizando unas obras de acondicionamiento en la planta de hospitalización de Medicina Interna (presión negativa en habitaciones, nueva sala de médicos, y puerta estanca separando ingresados por Covid de los ingresados por otras patologías), hemos acondicionado dos boxes en Urgencias con medidas de seguridad ambiental, y hemos reubicado en nuevos despachos al personal de Salud Laboral y al personal del ESAD (médico, enfermera y auxiliar de enfermería de cuidados paliativos). Todo este conjunto de inversiones han supuesto unos 245.000 €.

Además fue necesario adquirir equipos para pruebas diagnósticas de Covid en Laboratorio, un equipo de radiología portátil, y procedimos a la monitorización de camas en Medicina Interna y para pacientes semicríticos en Reanimación. Este grupo de inversiones ascendieron a 235.000 €.

Con el fin de mejorar las condiciones de espacio para pacientes y profesionales sanitarios, procedimos a alquilar un local próximo al centro hospitalario y al Centro de Salud para Consultas Externas de diversas especialidades. La reforma del local está en marcha y entrará en funcionamiento en breve.

Por último, en estos momentos estamos acometiendo obras de ampliación del Servicio de Urgencias valoradas en 700.000 €.

Sin relación alguna con la pandemia las inversiones en electromedicina, la nueva caldera de Gas Natural, la Digitalización en Radiodiagnóstico, y algunos equipos para quirófanos ha ascendido a 400.000 € durante el año 2.020.

Respecto a Atención Primaria, quiero destacar que el EAP de Bullas ya cuenta con Unidad de Fisioterapia, Trabajadora Social, y en breve tendrá una Unidad de Salud Bucodental. El Centro de Salud nunca había contado con esos servicios y nosotros hemos apostado por incorporarlos y dar total accesibilidad a la población.

¿Qué otras necesidades tiene el Área IV?

Las inversiones y mejoras que pueden llevarse a cabo en un Área de Salud pueden ser infinitas. Todas las instituciones sanitarias tienden a ofrecer a la ciudadanía cada vez más y mejores atenciones, con equipamientos de última generación y con personal en continua formación.

En el Área IV contamos con un Comité de Inversiones que se reúne periódicamente para priorizar las compras o actuaciones a programar en función de las necesidades y del presupuesto disponible.

A día de hoy se encuentra en trámite la reforma y ampliación del Centro de Salud de Caravaca, se está gestionando la instalación de una central fotovoltaica para el hospital, estamos pendientes de la adquisición de algunos equipos de Radiodiagnóstico para el Hospital, y muchas otras inversiones menores en obras y en equipos que prefiero no anunciar hasta su confirmación.

¿Desea transmitir algún otro mensaje relacionado con la UCI?

Durante las últimas semanas se están publicando algunos comentarios que pueden inducir a error a la ciudadanía. En primer lugar quiero manifestar que esos comentarios se están haciendo a título individual, y que esas personas no son portavoces de la Gerencia del Área IV ni del Servicio Murciano de Salud.

No dudo de las buenas intenciones de aquellos que lanzan mensajes pidiendo la UCI en el Hospital del Noroeste, pero en ocasiones pueden crear falsas expectativas en la población cuando nuestra Área de Salud cuente con ese recurso.

Ese tipo de campañas provocan incertidumbre en la población, causan mucho daño a la organización y ocasionan un desprestigio injustificable hacia nuestros sanitarios, que se desviven por cuidarnos y se preocupan incansablemente por nuestra salud. Durante la pandemia hemos demostrado nuestra capacidad para adaptarnos a situaciones epidemiológicas extremas, con alto nivel de seguridad y excelencia en la prestación de la asistencia.

Tenemos un buen hospital, con grandes profesionales, que prestan una atención de alta calidad en la que confiamos. Creo que todos los ciudadanos del Área IV de Salud debemos sentirnos orgullosos por ello, independientemente de que queramos legítimamente seguir mejorando.