JAIME PARRA

Nada más empezar la entrevista, Mercedes Barba, directora gerente del Área IV de Salud, quiere manifestar sinceramente su más sentido pésame a los familiares de los fallecidos por el Covid en nuestra Comarca: “Estamos viviendo momentos muy duros haciendo frente a una infección altamente contagiosa y lamento profundamente el desenlace fatal de la enfermedad en muchos casos».

Esta ha sido una de las semanas más complicadas en el Noroeste desde que empezó la pandemia, con brotes en las residencias de Caravaca y Cehegín y con las cifras de nuevos contagios disparadas en Caravaca, Cehegín y Moratalla. Por todo ello,

Mercedes Barba, junto a los alcaldes, primero de Caravaca y después de Cehegín, se ha visto en la necesidad de pedir a la ciudadanía que extreme los cuidados.

¿Cómo afrontan los sanitarios del Área IV esta segunda ola?

El mayor valor que tenemos en el sistema sanitario es su personal. El Área IV de Salud cuenta con profesionales altamente cualificados y comprometidos con la sociedad, y eso se está poniendo especialmente de manifiesto durante esta pandemia.

Los facultativos y enfermeros del Hospital Comarcal del Noroeste y de los Equipos de Atención Primaria, junto con el resto del personal sanitario y no sanitario, están entregados a trabajar con jornadas laborales interminables, sin haber disfrutado de vacaciones en muchos casos, durante 7 días a la semana y con la máxima humanización de la asistencia de la que somos capaces de ofrecer.

¿Cómo se ha organizado el Hospital Comarcal? ¿Qué ha cambiado respecto a marzo?

En el Hospital contamos con un Comité Covid constituido por los Jefes de Servicio de Urgencias, Medicina Interna, Cirugía General y Anestesiología, y Supervisores de enfermería junto con el Equipo Directivo. Éste es el órgano decisorio para ir adaptando los espacios del Hospital y la funcionalidad de los mismos a la atención de los pacientes afectados por Covid.

A día de hoy, tenemos reservada toda la planta de Medicina Interna para estos pacientes, y preparada el ala de Traumatología para más ingresos si llega el caso.

Por otro lado, aunque el acceso al Servicio de Urgencias no ha cambiado, la zona de camas de observación está dividida en dos partes bien diferenciadas; la respiratoria se encuentra en el lugar habitual de urgencias, y la no respiratoria en el espacio que ocupaba el gimnasio de Rehabilitación.

Asimismo tenemos un quirófano exclusivo para la cirugía de pacientes Covid, con el fin de no contaminar el resto de la zona quirúrgica.

Además permanecen cerradas todas la puertas de acceso a usuarios excepto la principal, y están prohibidas las visitas a pacientes hospitalizados, permitiendo la permanencia de un solo acompañante.

Por supuesto, en la medida de lo posible, hemos reforzado la plantilla de facultativos, enfermeros, auxiliares de enfermería, técnicos sanitarios y celadores allí donde ha sido necesario para cubrir todas las nuevas necesidades asistenciales.

Por último hemos invertido importantes partidas presupuestarias para mejorar los atención sanitaria  y la seguridad en general, para evitar contagios en el entorno sanitario.

¿Se están suspendiendo operaciones en el Hospital Comarcal?

Con el fin de garantizar la disponibilidad de camas de hospitalización para pacientes con Coronavirus, se ha procedido, desde hace aproximadamente una semana, a suspender y a aplazar procesos quirúrgicos no urgentes. Sin embargo por supuesto continuamos interviniendo toda la cirugía oncológica y aquellos procesos no demorables y urgentes.

¿En qué situación se encuentran las residencias de la comarca?

En las Residencias generalmente se encuentran institucionalizadas personas muy vulnerables y con mayor riesgo de complicaciones ante cualquier enfermedad.

Disponemos de un grupo compuesto por el Coordinador de Calidad, el Supervisor de Calidad, y la Supervisora de Seguridad del Paciente junto con una enfermera de enlace y un administrativo, que actúa de inmediato cuando detectamos un paciente positivo a la Covid en cualquier residencia.

Cuando aparece un foco en un Centro Sociosanitario residencial, actuamos inicialmente nosotros mediante este grupo de trabajo, en la activación  del equipo específico del Servicio Murciano de Salud denominado CORECAAS (Coordinación Regional Estratégica para la Cronicidad Avanzada y la Atención Sociosanitaria). Éste actúa en los centros durante unos días, valorando la situación y trabajando en una primera actuación integral en el Centro. Una vez finalizado su trabajo, intervenimos definitivamente nosotros para continuar prestando  la asistencia sanitaria necesaria.

Por un lado estamos actuando en la Residencia de Ancianos Santísima Vera Cruz de Caravaca, centro en el que tenemos que lamentar el fallecimiento de 7 ancianos. A fecha 10 de noviembre allí se encuentran afectados por Covid 54 residentes, y 3 religiosas (además de 10 trabajadores externos). Para prestar la asistencia sanitaria hemos medicalizado la Residencia. Una vez retirado el CORECAAS, de nuevo actuamos el Equipo Directivo del Área IV y el grupo de trabajo liderado por el Coordinador de Calidad junto con un equipo médico con la Geriatra del Hospital a la cabeza, y de enfermería a cargo de dos Supervisoras Hospitalarias altamente cualificadas; este equipo ha establecido el sistema integral conocido con “hospitalización a domicilio”.

Quiero hacer constar que tras un llamamiento al personal facultativo del Área, hemos conseguido formar un grupo de médicos voluntarios de distintas especialidades, que acuden a diario a visitar a los pacientes de la Residencia para controlar su evolución y hacer un seguimiento mediante analíticas, pruebas complementarias y tratamientos que precisan. Mi admiración y agradecimiento más sincero a estos médicos por su generosa dedicación a la asistencia a nuestros mayores.

Para llevar a cabo nuestro plan de trabajo se ha dispuesto la informatización asistencial de la Residencia de la Vera Cruz, en conexión permanente con el programa informático del Hospital, hemos regulado la dispensación de fármacos mediante una estrategia con el servicio de Farmacia Hospitalaria, hemos asegurado la calidad en la atención básica de comida, aseo, suministros de lencería, pruebas PCR y de Antígeno, y gestión de traslados al hospital cuando así lo indica el facultativo.

En segundo lugar tenemos afectada por Covid la Residencia de la Real Piedad de Cehegín, que cuenta con camas para cuidados medios, cuyos pacientes no están afectados, y camas residenciales. De estas últimas, tenemos 29 pacientes positivos a la enfermedad. También en este caso tenemos que lamentar el fallecimiento de 3 ancianos. Esta residencia está intervenida por el grupo CORECAAS, y hasta su retirada, son ellos los que prestan la asistencia sanitaria así como establecen todos los procesos de soporte y cuidados básicos.

¿El mayor conocimiento de esta enfermedad se ha traducido en una mejor atención del paciente?

La atención a estos pacientes siempre ha sido de alta calidad. En general, el conocimiento que hay actualmente sobre el virus mucho más amplio que en marzo, su forma de contagio, la capacidad que tenemos para la realización de test  diagnósticos, y la disponibilidad de tratamientos que ayudan a vencer la enfermedad, hace que sea afrontado con más seguridad en este segundo tiempo respecto al primero. Eso se acompaña de una mejor planificación por parte de la Administración Sanitaria regional y local en  esta segunda ola pandémica, lo que contribuye a aportar algo de certidumbre al personal sanitario.

Por otra parte también estamos mejor preparados en cuanto a instalaciones y equipamientos, contamos con más respiradores de altas prestaciones, mayor implantación de medidas de seguridad relacionadas con el contagio en el entorno sanitario, y se ha establecido una estrategia de formación continuada a todo el personal en el manejo de esta enfermedad.

 En abril, cuando la entrevistábamos con los datos que teníamos entonces veía poco probable que el sistema colapsase, ¿ha variado la situación con los datos actuales?

 Si algo he aprendido durante esta pandemia es a no aventurarme a hacer pronósticos sobre ocupación de camas y UCI en el conjunto de la Región. Sin duda la presión asistencial es mayor en esta segunda ola, pero estamos más preparados para evitar el colapso en centros de Atención Primaria y Hospitalarios. Nuestros hospitales funcionan como uno solo bajo la coordinación de la Dirección General de Asistencia Sanitaria, que hace una labor permanente de disponibilidad de recursos en las distintas Áreas de Salud en función de los brotes epidémicos de cada población.

¿Qué mensaje le gustaría trasladar a la ciudadanía?

El mensaje más importante es apelar a la responsabilidad de todos y cada uno de los ciudadanos en el cumplimiento de las medidas de prevención; el segundo, la confianza en los Profesionales sanitarios y en la organización de los centros sanitarios; en tercer lugar debemos proteger con nuestra responsabilidad personal y colectiva a las personas vulnerables de cualquier edad que conviven con nosotros.

Por último ruego que cada ciudadano piense en un momento dado que justo en ese instante, hay pacientes en UCI con respiración asistida, hay ancianos luchando por sobrevivir, hay sanitarios dejándose la piel por atender a nuestros pacientes, hay personas que damos por curadas pero que van a necesitar mucho tiempo para recuperarse de las secuelas, y sobre todo, hay muchos familiares de fallecidos por Covid pasando un duelo muy doloroso porque no pudieron ni siquiera despedirse de sus seres queridos.

Creo que todos los trabajadores del Área IV de Salud- Noroeste, estamos haciendo las cosas bien y necesitamos la ayuda de todos nuestros vecinos para salir de esta situación tan crítica cuanto antes. Si no es con el compromiso de todos, esto no va a ser fácil.