CARM

La publicación de la ‘Guía de los Espacios Protegidos de la Red Natura 2000 de la Comarca del Noroeste’ permitirá poner de relieve y difundir los valores naturales de esta comarca que engloba diez Zonas de Especial Conservación y cuatro de Especial Protección para las Aves.

La Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente ha editado 500 ejemplares en papel, que se distribuirán en edificios y espacios públicos de los municipios de la zona como oficinas de turismo, bibliotecas o ayuntamientos. Además, la guía estará disponible en formato digital en la página web de la Dirección General de Medio Natural (http://www.murcianatural.carm.es/web/guest).

Este libro de 240 páginas realiza un recorrido por los diferentes espacios naturales protegidos de esta comarca, que abarcan una superficie de 100.172 hectáreas repartidas en diez términos municipales (Caravaca de la Cruz, Moratalla, Cehegín, Calasparra, Bullas, Cieza, Mula, Abarán, Lorca y Ricote).

La directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro, explicó que esta iniciativa contribuirá a difundir entre los ciudadanos el rico patrimonio natural de la Región, “lo que además ayudará a mejorar su conservación”. Rosauro señaló que “una de las claves para que los ciudadanos se impliquen en la preservación de los espacios naturales de la Región es que los conozcan, y por eso una de nuestras líneas de trabajo prioritarias se centra en la educación y la sensibilización ambiental”.

Esta guía, elaborada por la Oficina de Impulso Socioeconómico del Medio Ambiente (OISMA) y a la que se han destinado 14.000 euros cofinanciados con Fondos Europeos para el Desarrollo Regional (Feder), repasa de una manera amena y atractiva los valores naturales de una zona que constituye un espacio geográfico singular dentro de la Región, desde el punto de vista físico y socioeconómico.

La Comarca del Noroeste es una zona montañosa integrada por las cuencas de los ríos Quípar, Argos, Alhárabe-Moratalla y Mula que se caracteriza por los paisajes serranos con importantes superficies forestales y por la relativa abundancia de agua.

Estos espacios, de un alto valor ecológico y paisajístico, constituyen una representación de los ecosistemas y de las poblaciones de especies silvestres en mejor estado de conservación de la Región, que cubren ambientes tan variados como humedales de interior, estepas y numerosas sierras con ambientes de media y alta montaña.