GIL LÓPEZ

En cualquier otra profesión los triunfos sirven para abrir puertas y conseguir avanzar en tu carrera, en la de ser torero esto parecer no ser así o por lo menos en el caso del joven Antonio Puerta, quien cuenta sus actuaciones por triunfos, y que el próximo día 9 de septiembre tiene una importante cita en Cehegín, en lo que ya han calificado como la corrida del año en la Región. Un mano a mano con el diestro murciano Rafaelillo y con la prestigiosa ganadería de Miura.

Eres un torero con valor y que aportas bastantes dosis de arte, ¿Cómo es que aún estas sin apoderado?

La persona que se haga cargo de mi carrera quiero que tenga los mismos objetivos que yo, que se vuelque en mi carrera igual que yo me vuelco en mi profesión, que se dedique en pleno a mi, y sobre todo que le ponga corazón. Por diversas circunstancias aún no ha llegado esa persona, no quiero que sea una cosa que me inquiete pero si es muy necesaria. A lo largo de tu carrera,

¿Hay alguna decisión que hayas tomado de la cual hoy te arrepientas?

No, te estaría mintiendo. Las decisiones correctas que he tomado se han visto reflejadas con el tiempo y sobre las decisiones negativas que alguna vez he tomado, las he usado para avanzar y aprender a no volver cometer los mismos errores.

¿Cómo has madurado en estos años que llevas como torero?

Tomas esa madurez de la vida, ese sacrifico tan importante que tienes que hacer por esta profesión y que al final haces tu vida.

Habías soñado con ser matador de toros.

Han sido etapas la verdad, ha sido todo un sueño y sigue siendo un sueño, bien en cierto que cuando quise ser torero veía a los grandes que eran verdaderos héroes para mí, y a día de hoy estoy en el mismo circuito de los toreros a los que halago y siempre he soñado con estar a su lado.

Has triunfado prácticamente en todas las corridas que has participado, pero tú carrera todavía no arranca como a ti te gustaría.

La verdad es que los éxitos profesionales en la plaza no los estoy viendo recompensados a la hora de sumar festejos, una pena porque se pasa muy mal. En el toreo siempre se ha respetado los triunfos de los toreros y en mi caso está siendo algo especial.

Has sido triunfador de la Feria de Murcia y de la corrida de Abarán, ¿No te han llamado?

No para nada, y se hace muy duro decir que después de tomar mi alternativa y ser triunfador de la feria 2015 y 2016, este año no ha sido posible que se cuente conmigo, luego en la Feria de Abarán donde hace dos años corte cuatro orejas y un rabo, y el año pasado indulté un toro tampoco han contando conmigo.

Te consideras un torero maltratado

Totalmente, te mentiría si no te dijera que en muchos momentos de mi vida me siento un torero maltratado y dejado de la mano de Dios, también por mi situación de no contar con la presencia de un apoderado. Me siento maltratado en los despachos. Muchas veces te llegas a pensar de que sirven los triunfos y las cornadas, si luego no se ve reflejado a la hora de seguir participando en los festejos.

¿Cómo ves que tu gente no entienda que no te llamen?

Me siento un torero respetado por el aficionado y por mi gente, entiendo ese malestar que tiene el aficionado que está viendo que me dedico y centró mi día a día en mi profesión. Me vuelco y muero por mi profesión.

Tienes un duro compromiso el próximo día 9, ¿Ya sueñas con ese día?

Paso momentos de todo tipo, sueño con que las cosas van a salir bien, que va a ser un día importante y muy bonito, pero también tengo mucho miedo, sobre todo por la incertidumbre de una ganadería tan emblemática, tan especial y con tantos matices, pero también es lo bonito de esta profesión, tener esa incertidumbre de no saber. Lo más bonito que estoy viviendo estos días es el apoyo del aficionado y como me dijo el maestro Rafaelillo tengo la suerte de jugar en casa.

¿Qué sientes cuando tienes que torear un hierro como este?

En este tipo de ganaderías sabes que es más complicado que salga ese toro en el que te puedas relajar y puedas hacer el toreo soñado, pero no quiere decir que eso sea así, porque también ha habido toros de Miura que se han cuajado y yo sueño con él. Sobre todo estoy ilusionado y me siento un privilegiado por volver a vestirme de luces ante una ganadería así y ante mis paisanos.

Eres consciente que se trata de una corrida histórica

Totalmente, es la primera vez que se va a lidiar una corrida de Miura en Cehegín, un mano a mano con Rafaelillo que para mi es una figura indiscutible y más con ese tipo de ganaderías, en mi pueblo y en unas fiestas en honor a la Virgen de las Maravillas a la que tanta devoción le tengo. Dos toreros que nos hemos quedado fuera de la Feria de Murcia, se juntan muchos alicientes.

¿Cuál es tu futuro a corto plazo?

Seguir mi alimentando mi ilusión, seguir queriendo funcionar y sobre todo siendo feliz en mi profesión.