AYUNTAMIENTO DE CARAVACA

Más de veinte expertos llegados de distintas universidades internacionales comienzan a trabajar este viernes, 28 de junio, en la Campaña de Excavaciones Paleoantropológicas y Arqueológicas de ‘La Cueva Negra’, situada en la pedanía caravaqueña La Encarnación.


El alcalde de Caravaca de la Cruz, José Francisco García, ha mantenido una reunión con profesor Michael J. Walker, uno de los directores de la excavación, junto junto al arqueólogo de Mupantquat, Mariano Vicente López, y la profesora de la Universidad de Murcia María Haber Uriarte.

“La campaña de excavación cumple este verano su treinta aniversario, con unos resultados que han consolidado a este lugar privilegiado de nuestro municipio en un importante foco de atención para científicos de todo el mundo”, según ha destacado el alcalde, que ha subrayado compromiso constante de la Asociación Murciana para el Estudio de la Paleoantropología y el Cuaternario (Mupantquat), que tiene un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz y la Universidad de Murcia para que cada año se pueda llevar a cabo esta excavación.

“Coincidiendo con este 30 aniversario, desde el Ayuntamiento queremos reforzar las medidas de protección al yacimiento caravaqueño y solicitar también el apoyo de la Comunidad Autónoma, a través de sus ayudas para investigación e intervención en patrimonio arqueológico, ya que es de justicia que las distintas administraciones públicas apoyen este enclave de referencia internacional para el conocimiento de la evolución humana, donde, con una antigüedad cercana al millón de años, se localizó el hacha de mano europea más antigua y la primera presencia de fuego hecho por el hombre fuera de África”.

La XXXX Campaña de Excavaciones Paleoantropológicas y Arqueológicas de la Cueva Negra del Estrecho del Río Quípar se prolongará hasta el 19 de julio. Para conocer los resultados de la misma, se realizará una presentación ante los medios de comunicación y se celebrará una jornada de puertas abiertas con el fin de que todas las personas que estén interesadas puedan conocer de primera mano cómo desarrolla su trabajo el equipo multidisciplinar y los avances que se producen cada verano.

Las excavaciones realizadas en las dos últimas décadas han aportado valiosa información sobre los primeros homínidos.  El yacimiento corresponde al final del Pleistoceno Antiguo (o Inferior). La cueva fue frecuentada por seres humanos que dejaron huella de su presencia en forma de restos del fuego y un hacha de mano, siendo ambos los más antiguos de Europa. Además, se han localizado numerosos útiles paleolíticos menores y abundantes restos de fauna, pertenecientes en muchos casos a micro mamíferos y a grandes mamíferos, de los que se pueden extraer conclusiones sobre los modos de vida y subsistencia del hombre en la Prehistoria.

Los seres humanos que habitaron en la cueva probablemente pertenecieron a la especie extinta del “Hombre de Heidelburgo” u ‘Homo heidelbergensis’, que habitaba Europa hace 890.000 años, en el Pleistoceno, y fue especie ancestral del ‘Hombre de Neandertal’ u ‘Homo neanderthalensis’.