La Escuela de Verano Municipal alcanza el ecuador con un balance más que positivo en la primera mitad de ésta época estival siendo más de cien los niños que han disfrutado de las actividades impartidas por la Asociación Aquabul a propuesta de la Concejalía de Educación.

Un año más el carácter inclusivo de la Escuela se mantiene gracias al apoyo del Ayuntamiento de Bullas y al trabajo de los profesionales de Aquabul que junto con las familias hacen posible que este proyecto sea una realidad.

Para el Concejal de Educación Antonio José Espín “el Ayuntamiento de Bullas muestra su  compromiso con la Escuela y con esta iniciativa que es inclusiva en la que tienen cabida todos los niños y también como no aquellos con necesidades especiales” añadiendo que cumple además de con ese objetivo con que papás y mamás pueden conciliar vida laboral y familiar también en verano “una satisfacción en mayúsculas para todo el Equipo de Gobierno”.

En agosto, la Escuela continúa con actividades adaptadas para todas las necesidades de los niños. Las inscripciones están abiertas y las familias interesadas pueden pasarse por el Informajoven o donde se imparte en el Colegio Ródenas.