ELENA MARTÍNEZ

María Victoria Fernández Caballero es una vecina de Bullas que reside actualmente en Estocolmo (Suecia), donde estudia un Máster de Interpretación Musical con especialidad en orquesta, en la que toca el clarinete. Forma parte de la Joven Orquesta Nacional de España, de la Orquesta de la Universidad de Almería, de la Orquesta Joven de Andalucía y de la Mediterranean Chamber Orchestra. Ha vivido durante cuatro años en Sevilla, donde realizó los Estudios Superiores de Música y los estudios de Traducción e Interpretación en la Universidad Pablo de Olavide.

-Cuéntanos tus primeros pasos en la música.

Comencé a recibir clases de música cuando solo tenía seis años. Me llamaba mucho la atención, me parecía divertido. Por ello, decidí ir a clases junto con una amiga. Al principio, era simplemente un hobby, como un juego. Además, mis padres siempre han sido bastante melómanos: cuando yo era niña utilizaban algunas grabaciones de obras de Mozart para estimular mi desarrollo.

-¿Cómo percibes, en el panorama musical, la situación de la mujer hoy en día?

La situación de la mujer siempre ha sido complicada, no solo en la música, sino en todos los ámbitos. Afortunadamente, esta situación ha mejorado notablemente en los últimos años, también en la música. De hecho, en la escuela donde me encuentro actualmente realizando mis estudios, se intenta apostar continuamente por las mujeres e incluso se han realizado muchos programas de conciertos únicamente con obras de mujeres. Creo que al menos es un bonito gesto que simboliza la nueva mentalidad, siempre en busca de la igualdad. Esperemos llegar a un día en el que no importe quién compuso la obra, sea hombre o mujer, sino que simplemente importe la música.

-¿Es cierto que hay pocas mujeres en cargos musicales importantes como, por ejemplo, el de director de orquesta, o eso es algo más del pasado y hay muchas ocupando cada vez más puestos importantes?

Es cierto que todavía hay pocas mujeres que ocupan cargos importantes, al igual que sucede en otros ámbitos profesionales. Sin embargo, creo que la tendencia está cambiando y cada vez importa más simplemente los méritos que tenga esa persona para optar a un determinado puesto de trabajo, y no tanto el hecho de ser hombre o mujer (además de otros tipos de discriminación). Eso debería ser lo justo, que simplemente consiga el trabajo quien realmente lo merezca, de forma que todos tengamos igualdad de oportunidades e igualdad de accesibilidad a educación y a puestos de trabajo.

-¿Has tenido alguna dificultad a la hora de avanzar en tu carrera por el hecho de ser mujer?

Por el momento no he encontrado dificultades reales que me impidieran conseguir alguno de los objetivos musicales que me haya propuesto. No obstante, sí me he visto en situaciones algo incómodas o con comentarios fuera de lugar. Un ejemplo de esto (aunque parezca un cliché) es realizar un examen o un concierto y posteriormente recibir más comentarios relacionados con la vestimenta o mi apariencia física, que con respecto a la música que había interpretado. Esto, por desgracia, sigue sucediendo, pues me consta que no soy la única que lo ha vivido. Y la pena de esto es que suceda por ser mujer, ya que a mis compañeros hombres no les hacían tal tipo de comentarios.

-Consejos para futuras músicos.

La música es por lo general un mundo difícil. Además, si se es mujer, es posible que te toque vivir algunas situaciones que no desearías vivir. No obstante, también es un mundo muy bonito. Lo importante es saber rodearse de las personas adecuadas, personas que aporten a tu camino musical, tanto a nivel profesional como a nivel personal. Y por supuesto, defender siempre tu posición, con respeto, pero no dejar que las actitudes que ya vivieron tantas mujeres años atrás vuelvan a repetirse y seguir luchando por un mundo justo donde no importe si se es hombre, mujer, o lo que cada uno quiera ser.