María Dolores Valverde “Si no contáramos con un conservatorio, muchas familias se replantearían apuntar a sus hijos”

"En sexto de Primaria hice las pruebas al conservatorio y entré a dar clase con María Sandoval. María fue para mí la motivación necesaria que hizo que decidiera continuar.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

M. A. V/J. P

María Dolores Valverde, flautista de Bullas, estudió en el Conservatorio Leandro Martínez Romero del año 2011 al 2016 y actualmente es componente del trío de flautas “Euterpe”.

Tras su paso por el conservatorio de Caravaca, marchó a Granada para cursar estudios superiores de música en el Real Conservatorio Superior de Música Victoria Eugenia de Granada, estudios que compaginó con los de Traducción e Interpretación. Excelente oradora, además, el suyo es un caso atípico, ya que la mayoría de los estudiantes se decantan por estudios de música o universitarios, pero casi nunca por simultanear los dos.

¿Cómo fueron tus inicios en el conservatorio?

En mi familia no ha habido músicos profesionales, pero la curiosidad de mi madre hizo que me apuntara ya con cinco o seis años a la Escuela de Música de Bullas. En ese momento no sabía si me gustaba o no la música, pero en sexto de Primaria hice las pruebas al conservatorio profesional de Caravaca y entré a dar clase con María Sandoval. María fue para mí la motivación necesaria que hizo que decidiera continuar.

¿Qué es para ti la música?

Todo, me siento bien cuando toco, me gusta tocar para el público pero también para mí. Es una responsabilidad, la flauta es como una niña pequeña a la que le tengo que prestar atención continuamente.

En la actualidad estás dando clases de flauta, ¿qué intentas transmitir a tus alumnos?

Entre otras cosas la responsabilidad, solo la limpieza del instrumento ya empieza a ser un pequeño acto de responsabilidad. Y principalmente que disfruten y tengan curiosidad, son unas niñas muy curiosas que siempre están dispuestas a aprender.

María Dolores Valverde “Si no contáramos con un conservatorio, muchas familias se replantearían apuntar a sus hijos”

¿Qué te suponía para tu familia el desplazarte desde Bullas hasta Caravaca para ir al conservatorio?

Unos cursos tenía horarios muy buenos, pero sobre todo los primeros años fue difícil cuadrarlos con los estudios. Un sacrificio importante para mis padres, me llevaban, me recogían, a veces sin parar a comer tras salir del trabajo.

¿Qué valores crees que te ha aportado el conservatorio en tu día a día?

Podría decir que he aprendido mucho a relacionarme con otras personas, otros músicos. Mucho compañerismo y comunicación.

¿Recomiendas estudiar al igual que tú hiciste una carrera musical y una carrera universitaria?

Mi experiencia he de decir que no fue difícil, siempre se me han dado bien los idiomas. Es cierto que al principio tenía miedo por tener que compaginar todo, pero al final fue una experiencia intensa que recomiendo. Tuve la suerte de que en Granada tanto el conservatorio como la facultad estaban muy cerca.

¿Qué supondría un hipotético cierre del conservatorio para la comarca?

Un descenso del nivel cultural importantísimo, la gran mayoría de los pueblos de la zona tienen bandas, asociaciones musicales, charangas, etc., y estas beben de los músicos que aprenden en el conservatorio. Muchos padres se replantearían si apuntar o no a sus hijos por la dificultad de tener que llevarlos por ejemplo a Murcia.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.